Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Eventos Especiales

(Nueva York, 14 de diciembre de 2011)

Intervención de S.E. Sr. Embajador Alvaro Sandoval Bernal, Director de Asuntos Jurídicos Internacionales, Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, Asamblea de Estados Partes del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional - Tema 7, Debate General

 

Señora Presidente,

La delegación de Colombia desea congratularla con motivo de su elección como Presidente de la Asamblea de Estados partes del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y reitera su compromiso de coadyuvar en el desarrollo del mandato que le ha sido conferido.

A su vez, renovamos nuestros reconocimientos al Embajador Christian Wenaweser por la encomiable y substantiva labor cumplida como Presidente de la Asamblea de Estados partes y los notables progresos alcanzados por este foro en el curso de su significativa labor.

Colombia celebra la eleccion de la senora Fatou Bensouda como Fiscal de la Corte y asegura su concurso en el ejercicio de las funciones de su mandato. Sea esta la ocasion para enaltecer la labor cumplida por el Fiscal Moreno Ocampo, signada siempre por el sentido de justicia y la enhiesta actitud que observo como primer fiscal de la Corte, con lo cual su nombre ha trascendido en la historia de este tribunal.

Señora Presidente,

Colombia ha participado de forma continúa y decidida en el empeño librado por la sociedad internacional de penalizar con todo rigor los crímenes que lesionan la condición y la dignidad humanas. Inspirados en ese propósito concurrimos a la Conferencia de Plenipotenciarios que dio vida al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional; ratificamos este instrumento a escasos meses de su entrada en vigor; participamos activamente en las sesiones de las Comisiones preparatorias y, luego de instalada la Corte, en los grupos de trabajo establecidos con el objeto de desarrollar o aplicar disposiciones de ese instrumento internacional y, en especial, en el Grupo de trabajo sobre el crimen de agresión que, de forma inspiradora, lideró la delegación del Liechtenstein.

Como parte de este compromiso, destacamos con particular beneplácito la suscripción, en mayo del año en curso, del "Acuerdo entre la República de Colombia y la Corte Penal Internacional sobre la ejecución de las penas impuestas por la Corte Penal Internacional". Colombia es el primer Estado del continente americano signatario de un tratado de esta índole y el séptimo en todo el mundo, situación que fortalece nuestro compromiso con la justicia penal internacional.

A su turno, renovamos nuestra voluntad de proseguir en el esfuerzo común para erradicar la impunidad y en ese derrotero hemos adelantado esfuerzos considerables que se revelan, entre otros, en la aplicación de la Ley de Justicia y Paz, que ha permitido la desmovilización y el encausamiento de integrantes de grupos armados ilegales.

En procura de una justicia genuinamente integral y retributiva que, a la par con la penalización de los responsables, consulte el interés supremo de quienes han sido afectados por el conflicto interno y asegure un resarcimiento proporcional, la administración del presidente Santos auspicio la denominada Ley de victimas y restitución de tierras aprobada el presente año por el Congreso de la Republica.

La Ley en comento consagra medidas judiciales, administrativas, sociales y económicas, individuales y colectivas, en beneficio de las víctimas en un marco de justicia transicional, que posibilitan hacer efectivo sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación con garantía de no repetición, de forma que se reconozca su condición de víctimas y se les dignifique a través de la materialización de sus derechos constitucionales.

Señora Presidente:

Colombia atribuye especial importancia al fomento de la cooperación recíproca de los Estados partes y la Corte Penal Internacional. En ese sentido y al amparo de la complementariedad positiva, la Corte puede proporcionar asistencia técnica dirigida a fortalecer el aparato judicial de los Estados que así se lo soliciten. Considerando que, el interés supremo que inspira el Estatuto de Roma es el de penalizar los crímenes más graves de trascendencia internacional y que, en virtud del principio de complementariedad, son los Estados partes los primeros llamados a impartir justicia para investigar y juzgar a los perpetradores, la cooperación proporcionada por la Corte resulta altamente beneficiosa en el propósito de erradicar la impunidad.

En este orden de ideas, la delegación de Colombia celebra los esfuerzos de la Secretaría encaminados a fomentar un intercambio más fluido de información entre los Estados Partes, la Corte Penal Internacional y otros organismos internacionales, en relación con el principio de complementariedad positiva que permea el Estatuto de Roma, como se evidencia en el Informe de la Secretaría sobre la complementariedad (ICC-ASP/10/2) y encomia los esfuerzos orientados al fortalecimiento de las jurisdicciones domésticas.

Señora Presidente,

Nuestra delegación estima de particular significado las investigaciones emprendidas por la Corte Penal Internacional y las medidas adoptadas en la materia por la Fiscalía, las cuales representan avances concretos en los procesos penales correspondientes. En su proceder, la Corte ha obrado con rigor, imparcialidad y eficacia, todo lo cual auspicia la voluntad de ratificación de los Estados que aún no son parte del Estatuto de Roma y, a su vez, contribuye a disuadir a potenciales perpetradores de crímenes graves de trascendencia internacional.

Es preciso reiterar, sin embargo, que la ausencia de un mecanismo coactivo que le permita a la Corte materializar las ordenes de detención y entrega, hace aún más perentorio fortalecer la cooperación que deben brindar los Estados partes a ese tribunal para hacer efectivas esas medidas.

Una vez entren en vigor las enmiendas en virtud de las cuales se tipifica el crimen de agresión y se incorporan nuevas conductas en el articulo 8 del Estatuto de Roma, como crímenes de guerra, el derecho penal internacional dispondrá de un acervo normativo mas solido que contribuirá a unificar la regulación de los conflictos armados y a contrarrestar, de forma efectiva, la impunidad.

Señora Presidente,

Consideramos de señalada importancia la labor adelantada por el Fondo fiduciario para las víctimas y coincidimos con el énfasis que debe otorgarse a los proyectos encaminados a atender los requerimientos de rehabilitación física y sicológica de las víctimas más vulnerables y marginadas. En el presente año Colombia efectuó una contribución voluntaria al fondo.

De igual forma, apoyamos el desarrollo integral del Plan de Acción para lograr la universalidad y plena aplicación del Estatuto de Roma, y congratulamos a los Estados que recientemente han ratificado este tratado.

Señora Presidente,

Mi delegación reitera su plena cooperación en el desarrollo del presente período de sesiones de la Asamblea de Estados partes y renueva su adhesión a los principios que informan el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Gracias, Señora Presidente.

ˆarriba

« regresar