Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 17 de Octubre de 2000)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, Tema 11: "Informe del Consejo de Seguridad".

 

Sr. Presidente:

Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer el apoyo que recibimos por parte de los Estados miembros de esta organización, quienes depositaron su voto de confianza al elegirnos como miembros no permanentes del Consejo de Seguridad para el periodo 2001-2002. Colombia asume este reto con gran responsabilidad defendiendo posiciones apegadas estrictamente a la carta de Naciones Unidas y sus principios fundamentales.

Sr. Presidente:

Luego de revisar el informe que tenemos ante nosotros sobre las labores del Consejo de Seguridad quisiera resaltar tres puntos:

1. Metodología del Informe: Reconocemos y aplaudimos los avances alcanzados en el contenido y la metodología utilizada en la elaboración de este informe. Sin embargo, como ya lo hemos expresado en otras oportunidades, sigue existiendo un problema grande por insuficiente información para los estados que no son miembros del Consejo de Seguridad debido al alto número de sesiones informales. En 1999, hubo ciento treinta reuniones formales, reseñadas en el informe A/55/2. Pero también se hicieron doscientas treinta y siete reuniones informales, de las cuales no sabemos nada, salvo lo que cada país pudo averiguar por su cuenta. Este es un vivo ejemplo de la desinformación en la que vivimos los Estados que estarnos fuera del Consejo de Seguridad.

Colombia entiende que existe cierto tipo de reuniones que deben ser de carácter privado debido a la sensibilidad del tema que se discute, pero hay ocasiones en las cuales creemos que conviene una mayor apertura para beneficio de la transparencia en las decisiones.

Los problemas de paz y seguridad mundiales son de igual preocupación para los miembros del Consejo como para los no miembros. Por eso llamamos la atención sobre la necesidad imperante de reformar esta práctica, o por lo menos de revisar la forma como pueden incorporase las opiniones y perspectivas de otros estados que pueden contribuir con ideas novedosas. Los debates abiertos han sido un paso importante, pero hay que explorar otros mecanismos para aumentar la transparencia en los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad.

2. Los verdaderos temas del Consejo de Seguridad: Creemos que hay que evaluar las competencias del Consejo de Seguridad. Según el articulo 24 de la carta de Naciones Unidas, el Consejo tiene la "responsabilidad primordial de mantener la paz y seguridad internacionales".

Hay asuntos temáticos "nuevos" en la agenda, cuya relación con la paz y la seguridad internacionales no es clara, y suelen ocupar por los menos una sesión al mes de discusión en el Consejo de Seguridad. Son temas que ya tienen sus propios foros de discusión, y por lo tanto al ser trasladados al Consejo de Seguridad en la forma como se ha venido haciendo, afectan las acciones de otros órganos de Naciones Unidas. Estos temas son tan importantes en la agenda mundial y afectan de forma tan directa a un alto número de países, que consideramos inadecuado que se sustraigan de una valoración más amplia sin que ese procedimiento represente un beneficio real para el Consejo de Seguridad.

3. Las operaciones de Paz: En este último año, se ha incrementado la inquietud general sobre la efectividad de las operaciones de paz creadas por el Consejo de Seguridad. La falta de claridad en los mandatos de algunas misiones no sólo conduce a una pérdida de legitimidad de la Organización, sino que esta cobrando vidas humanas. Esto tiene que cambiar. No podemos continuar disculpando a la organización por las fallas que se siguen repitiendo día a día. El Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad de evaluar esta práctica. No podemos seguir enviando Cascos Azules a regiones sumidas en un conflicto, como una señal de esperanza para la población civil, cuando la realidad es que quizás esta no sea la forma más expedita de alcanzar la paz.

Si no se establecen mandatos claros, con los recursos tanto humanos, económicos como logísticos adecuados para que una misión sea exitosa, es mejor que ésta no sea creada. No podemos volver a repetir los errores que caracterizaron los casos ampliamente documentados de Ruanda, Bosnia Herzegovina y Sierra Leona, sólo para mencionar unos ejemplos. Lo anterior es aún más crítico si se reconocen las graves deficiencias que existen en las acciones preventivas.

Señor Presidente:

Por esto creemos que la organización tiene hoy un desafío muy importante. El informe presentado por el "grupo de expertos sobre las Operaciones de Paz de las Naciones Unidas", contenido en el documento A/55/305, hace una serie de recomendaciones para mejorar las operaciones de paz. Para poder adoptar y adaptar estas sugerencias, debe haber un trabajo conjunto entre la Asamblea General, el Consejo de Seguridad y la Secretaria. De nada servirá que cada uno de estos órganos, haga sus planteamientos de manera independiente, ya que lo único que se lograría con esto es aplazar una vez más la reforma que se necesita para las operaciones de paz.

Existen argumentos que se inclinan a indicar que este tema es más de la competencia del Consejo que de la Asamblea. Es obvio que gran parte de las operaciones de paz son de competencia del Consejo, sin embargo no hay que olvidar que estas decisiones afectan a un gran número de personas, y por ello es indispensable que se dé un debate amplio que conduzca a construir consensos de alta aceptación y representatividad, con el fin de no retrasar la tan anhelada reforma.

Señor Presidente:

Para concluir quisiera recalcar la importancia que tiene para Colombia la Reforma del Consejo de Seguridad. Las inquietudes que hoy hemos expresado, son un reflejo de la necesidad de convertir al Consejo de Seguridad en un órgano más representativo, cuyas prácticas sean tan transparentes que no generen el más mínimo grado de desconfianza, y cuyos miembros puedan contribuir de una manera más balanceada a las decisiones que se toman en este órgano.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 55