Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 6 de Octubre de 2000)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, en nombre de los países miembros del Grupo de Río sobre el tema 92e: "La financiación del desarrollo, incluidas las transferencias netas de recursos entre los países en desarrollo y los países desarrollados".

 

Señor Presidente:

Me es grato intervenir a nombre del Grupo de Río en el tema 92e. de la Agenda titulado "La financiación del desarrollo, incluida las transferencias netas de recursos entre los países en desarrollo y los países desarrollados".

Señor Presidente:

La consideración de este tema por la Asamblea General nos parece muy importante y oportuna en el contexto de la globalización económica. Una de las características fundamentales de este proceso es la integración de los mercados financieros, y este aspecto presenta a los gobiernos, y la comunidad internacional en general, nuevos desafíos en materia de la promoción del desarrollo y el bienestar social.

En efecto, los esfuerzos de los países del Grupo de Río para erradicar 1a pobreza y para atender las necesidades básicas de sus poblaciones han sido afectados por las periódicas crisis financieras internacionales, lo que ha dado lugar, en muchas ocasiones, a transferencias negativas de recursos financieros de nuestra región a los países desarrollados.

Teniendo en cuenta la necesidad que tiene la región de América Latina y el Caribe de contar con suficientes recursos financieros para el desarrollo, particularmente flujos de inversión extranjera directa, apoyamos todas las medidas conducentes hacia la creación de un sistema financiero internacional estable que responda a los desafíos del desarrollo, especialmente en los países en desarrollo, de acuerdo con el objetivo acordado por la Asamblea General en su resolución 54/197. Al efecto, agradecemos el valioso informe que este año nos presenta el Secretario General complementado por los aportes de informes de las Comisiones Económicas Regionales y la UNCTAD.

Los países miembros del Grupo de Río estimamos que la consideración de este tema es fundamental para que las Naciones Unidas cumpla con el objetivo de promover en el orden económico internacional, y en particular en el sistema financiero internacional, la debida consideración de los aspectos de equidad y justicia social. Esto es particularmente importante en momentos en que la comunidad internacional debate la reforma del sistema financiero internacional. Señor Presidente,

Los Jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de Río en su "Declaración de Cartagena de Indias: Un compromiso para el Milenio'' adoptada el pasado mes de junio, prestaron especial atención, entre otros asuntos, a la reforma del sistema financiero internacional. En este sentido, quisiera resaltar algunos aspectos que constituyen los puntos de vista de nuestra región sobre este importante asunto:

1) Prevención de crisis externas.

En primer lugar, creemos que la extraordinaria expansión de 1os mercados financieros internacionales, así como la volatilidad de los flujos de capital de corto plazo, hace necesaria que la prevención de las crisis externas, sea el eje de nuestros esfuerzos, tanto en el plano nacional como en el regional y global.

En el plano nacional, coincidimos en la importancia de promover políticas macroeconómicas responsables, basadas en finanzas públicas sanas, prudencia monetaria y regímenes cambiarios adecuados, a fin de aprovechar los beneficios que presenta una economía internacional crecientemente integrada. Esto permitirá lograr un crecimiento estable y de largo plazo, reduciendo la vulnerabilidad de los países de la región y procurando evitar desequilibrios externos como fluctuaciones en la producción y empleo.

2) Actualización de las instituciones encargadas de regular el sistema financiero internacional.

En segundo término, la evolución del sistema financiero mundial durante los últimos años hace necesaria la actualización de las instituciones encargadas de regularlo. Al mismo tiempo, proponemos que estas instituciones realicen esfuerzos adicionales para difundir y promover en todos los países la aplicación de estándares internacionalmente aceptados en materias tales como la supervisión y la regulación bancaria y financiera, como dos puntales de la estabilidad de los mercados financieros internacionales.

3) Objetivos del fortalecimiento de la arquitectura financiera internacional.

En tercera instancia, resaltamos que uno de los objetivos centrales del fortalecimiento de la arquitectura financiera internacional debe ser la creación de un marco propicio para la estabilidad de los mercados financieros, dentro del cual, en situaciones extremas, se brinde asistencia financiera adecuada, en el momento oportuno y en el volumen suficiente, a países en procesos de ajuste de balanza de pagos, los cuales han sido causados muchas veces por factores externos.

Es importante no olvidar que el manejo de las situaciones criticas depende de la disponibilidad y oportuna provisión de liquidez internacional para evitar el contagio de las crisis financieras y reducir sus efectos negativos.

Creemos que las instituciones financieras internacionales deberán mejorar las facilidades crediticias a través de mecanismos transparentes, concertados y no discriminatorios que contribuyan a que los países en dificultades recuperen con prontitud la solvencia y el acceso a los mercados financieros internacionales. En tal sentido, exhortamos al sector financiero privado a desempeñar un papel activo y constructivo en la prevención y solución de las crisis.

En particular, proponemos complementar el fortalecimiento del sistema financiero global con un mayor desarrollo de las instituciones financieras regionales y subregionales, aprovechando sus ventajas comparativas, promoviendo la coordinación de sus actividades y evitando la duplicación de funciones.

Otro objetivo del nuevo sistema financiero internacional debe ser el de ofrecer un marco propicio para el acceso a los recursos de largo plazo y para la asistencia técnica en apoyo al desarrollo económico y social, así como proveer financiamiento a proyectos sociales y de infraestructura. Ello resulta necesario para reducir la pobreza, elevar los niveles de bienestar de las sociedades y fortalecer las políticas de apoyo a las redes de seguridad social, con el fin de que podamos mejorar sustancialmente las condiciones de vida en nuestra región.

Para terminar, Señor Presidente, quisiera expresar que las delegaciones de los países miembros del Grupo de Río estamos dispuestas a colaborar con Ud. y las demás delegaciones para que este tema de la agenda sea objeto de una resolución que exprese la voluntad consensuada de la comunidad internacional en materia de la promoción del financiamiento del desarrollo, incluida las sugerencias apropiadas para las reformas necesarias de la arquitectura financiera internacional.

En tal sentido, tenemos particularmente en cuenta que respecto de este año, así como de los inmediatamente precedentes, los debates y las resoluciones en este punto de la agenda constituyen un valioso aporte para la consideración de los aspectos sistémicos de la agenda provisional del evento intergubernamental e internacional de alto nivel sobre el tema de la financiación del desarrollo auspiciado por Naciones Unidas.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 55