Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Sexta Comisión

(Nueva York, 16 de Noviembre de 2000)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, en nombre de los Países miembros del Grupo de Rio, tema 157 "Inmunidades Jurisdiccionales de los Estados y de sus Bienes".

 

Mi delegación tiene el honor de intervenir en nombre de los Estados Miembros del Grupo de Río.

Señor Presidente,

El tema de las inmunidades jurisdiccionales de los Estados y de sus bienes, uno de los más apasionantes e interesantes del derecho internacional, tiene a su vez una enorme importancia práctica. En la medida en que se han incrementado las relaciones internacionales de caracter comercial en las que tiene participación el Estado, este tema ha ido adquiriendo cada vez mayor trascendencia. El orden económico imperante en la actualidad obliga a los Estados a multiplicar sus actuaciones de naturaleza comercial. Ello se ha ido reflejando en numerosa jurisprudencia de los tribunales nacionales, así como en un incremento de las legislaciones nacionales y de la codificación a nivel internacional sobre esta materia.

El sistema interamericano, al cual pertenecen los países miembros del Grupo de Río, reconoce en el Código de Derecho Internacional Privado la posibilidad de que el Estado actúe o contrate como persona privada y autoriza la competencia de los tribunales para conocer de las causas en esa materia.

Tradicionalmente se ha considerado que el Estado posee inmunidad absoluta, criterio que ha sido igualmente aceptado por los tribunales. Sin embargo esta teoría ha evolucionado con el tiempo dando paso cada vez más a la de la inmunidad relativa, aceptada por la jurisprudencia, la legislación interna de los Estados y consagrada, finalmente, en diversos instrumentos internacionales.

Como es de todos conocido, los grandes lineamientos en esta materia se han basado en la clásica diferenciación entre los actos jure imperii y jure gestionis. Estos grandes criterios de distinción, que en teoría son fáciles de establecer, en la practica han demostrado ser de difícil aplicación, especialmente en lo relativo a la naturaleza del acto o del objeto del acto. La jurisprudencia ha demostrado que el criterio de diferenciación no es de tan fácil comprensión y aplicación. Lo anterior determinó que los Estados consideraran la necesidad de hacer una codificación a nivel universal del tema relativo a las inmunidades jurisdiccionales de los Estados y de sus bienes. El Grupo de Río considera muy importante la determinación y clarificación de estos criterios en el proyecto que en definitiva se adopte sobre este tema.

Señor Presidente,

Un largo periodo ha transcurrido desde que la resolución 32/151 de la Asamblea General encomendara a la Comisión de Derecho Internacional estudiar el tema de la inmunidad. El mandato que le fuera otorgado en el año 1977 fue muestra de la convicción de los Estados sobre la importancia practica del tema y sobre la necesidad de su codificación y desarrollo.

Otro tanto ha devenido desde que la Comisión de Derecho Internacional adoptara el texto final del proyecto de Convención y lo remitiera a la Asamblea General, con la recomendación de que se convocase una Conferencia de Plenipotenciarios para examinar el proyecto, idea apoyada por el Grupo de Río desde sus comienzos. Han transcurrido 9 años en los que numerosos grupos de trabajo al interior de la 6ª Comisión han estudiado el tema y en los que el proyecto de artículos fué revisado por la Comisión de Derecho Internacional, que individualizó las cuestiones sustantivas pendientes, sin que hayamos podido obtener un texto aceptable para todos.

Señor Presidente,

Teniendo en cuenta el análisis realizado en las sesiones del año pasado y en la presente Asamblea General por el grupo de trabajo de la 6ª Comisión, presidido por el Sr. Gerald Hafner a quien expresamos nuestros agradecimientos por los esfuerzos que ha realizado en orden a solucionar las cuestiones sustantivas pendientes del proyecto de convenio, consideramos que aun cuando existen aspectos en los que debemos profundizar y trabajar con mayor detenimiento, se han producido importantes avances en las negociaciones y estamos cada vez más cerca de concretar el resultado que todos esperamos.

El Grupo de Río siempre ha sido partidario de la celebración de una Convención en este tema. Queremos por ello reiterar y enfatizar la necesidad de adoptar un instrumento de esa naturaleza, con la convicción de que nos permitirá contar con una normativa que impedirá los conflictos que se presentan en la practica, por falta o excesiva proliferación de legislación a nivel interno.

En este sentido el Grupo de Río apoya decididamente la propuesta presentada por la delegación de Dinamarca en las sesiones del grupo de trabajo de la presente Asamblea, con miras a no perder el impulso del momento y mantener los logros alcanzados a fin de consolidarlos, en el sentido de que este tema debe ser analizado a futuro en una instancia más especifica. Es por ello que apoyamos decididamente el establecimiento de un grupo especial sobre la materia. Creemos que sólo con un avance de este tipo se podrá alcanzar el objetivo final, ya sea para resolver las cuestiones sustantivas pendientes o bien para determinar la necesidad de una Conferencia en la materia. Es nuestro deseo que el proceso que hemos retomado no pierda su impulso, por lo que esperamos que las sesiones que se fijen para el funcionamiento de ese Grupo sean apropiadas en duración y oportunidad. El Grupo de Río se compromete desde ya a brindar su cooperación en ese proceso.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 55