Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 2 de Octubre de 2001)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, Tema 166: Medidas para Eliminar el Terrorismo Internacional.

 

Señor Presidente:

Los acontecimientos del pasado 11 de septiembre han puesto nuevamente en evidencia que el terrorismo internacional, con su estela de desolación y muerte, constituye uno de los más importantes desafíos para nuestra Organización. Un desafío que exige de nuestra parte una respuesta urgente, enérgica y efectiva.

Combatir el terrorismo internacional es una responsabilidad de todos. En Colombia una de las manifestaciones del terrorismo se ha apoyado en otra actividad criminal que también tiene repercusiones globales: la actividad relacionada con el problema mundial de las drogas ilícitas. Nuestra experiencia nos ha demostrado que la lucha de la comunidad internacional contra el problema mundial de las drogas, donde se ha aceptado el principio de la responsabilidad compartida, es un puntal determinante en la lucha contra el terrorismo. De igual forma, el éxito en el combate al terrorismo internacional dependerá de la medida en que hagamos efectivo también en este campo el principio de la responsabilidad compartida. En esta lucha a cada Estado le debe corresponder una tarea de acuerdo con sus condiciones y capacidad para llevarla a cabo.

Señor Presidente:

Los actos, métodos y prácticas terroristas constituyen acciones criminales injustificables y contrarias a los propósitos y principios de las Naciones Unidas. Ponen en peligro la convivencia pacífica y civilizada de nuestros pueblos, la estabilidad de nuestras instituciones y la paz y la seguridad mundial.

Pero hay una realidad que nos golpea y desconcierta: la incapacidad de nuestra Organización para actuar en forma permanente, consistente y efectiva frente al terrorismo internacional. Tenemos que encontrar métodos e instrumentos que nos permitan, mediante una acción unificada y concertada en el ámbito global, regional y nacional, prevenirlo, combatirlo y derrotarlo. Para ello debemos adelantar acciones simultaneas en distintos frentes.

Colombia considera fundamental el fortalecimiento institucional de la ONU en materia de lucha contra el terrorismo internacional. La dimensión de esta amenaza a la paz y la seguridad amerita que nuestra organización establezca una responsabilidad concreta a traves de una oficina, un programa o un organismo del más alto nivel y con apropiada financiación, para coordinar esfuerzos en la prevención, el combate y la erradicación del terrorismo internacional.

Es cierto que en cada período de sesiones la Asamblea General ha venido aprobando una resolución sobre medidas para eliminar el terrorismo internacional. En ella se condenan enérgicamente todos los actos, métodos y prácticas terroristas, se califican de injustificables cualquiera que sean sus consideraciones políticas, filosóficas, ideológicas, raciales, étnicas o religiosas, y se exhorta a los Estados a adoptar medidas y a cooperar en la lucha contra el terrorismo internacional. Pero también sabemos que en los últimos años no ha habido consenso sobre esa resolución y que la Asamblea General ha debido adoptarla por votación. Debemos aprovechar el momento que se ha creado con esta tragedia para retomar el impulso, flexibilizar posiciones y lograr una unidad que resulta fundamental para avanzar en la lucha contra este flagelo del siglo XXI.

Tenemos que superar las diferencias de criterio que han impedido durante muchos años llegar a un consenso sobre una definición de terrorismo internacional y sobre las personas a quiénes deben aplicarse los convenios sobre terrorismo. Colombia considera que el terrorismo internacional se diferencia de otros graves crímenes por su finalidad de producir terror en la población y desestabilizar u obligar a un gobierno, o a una organización internacional, a hacer o dejar de hacer algo. Para nosotros, reitero, el terrorismo se define por su finalidad y, por lo tanto, condenamos cualquier acción terrorista, independientemente de quienes sean sus autores, sus motivaciones, métodos, prácticas o lugares de perpetración. Debemos liberar de una vez por todas el tema del terrorismo de su contenido político para poder combatirlo como lo que es, un grave crimen contra la vida de personas inocentes. Ha llegado el momento de expresar, a una sola voz, nuestro firme rechazo a los actos terroristas y a quienes los apoyan y patrocinan, de enunciar una política de cero tolerancia con el terrorismo internacional.

Colombia apoya sin vacilaciones los trabajos del Comité Especial sobre terrorismo y se compromete a participar de manera constructiva en la próxima reunión del Grupo de Trabajo de la Sexta Comisión que negocia el proyecto de convenio general sobre terrorismo preparado por la India, con miras a que se adopte en el presente período de sesiones. Igualmente, esperamos que los Estados puedan superar sus diferencias sobre el proyecto de convenio para la represión de los actos de terrorismo nuclear, cuya adopción se hace hoy más necesaria y urgente.

Señor Presidente:

Los atentados del pasado 11 de septiembre no solo sembraron la muerte y la zozobra en la ciudad sede de nuestra organización, sino que además han creado una nueva realidad económica. La banca multilateral debe actuar de manera conjunta y coordinada para disminuir los perjuicios económicos que generan los actos terroristas, particularmente en los países en desarrollo.

Por otra parte es indispensable privar al terrorismo internacional de sus fuentes de financiación. Esta demostrado que las redes financieras que utiliza el terrorismo internacional son similares a las que sirven al tráfico de drogas ilícitas y al comercio ilegal de armas. En desarrollo del principio de responsabilidad compartida Colombia hace un llamado para adelantar una lucha frontal contra el lavado de activos que alimenta estos graves problemas que debe enfrentar la humanidad.

La legislación colombiana ha establecido estándares exigentes que nos permiten mostrar hoy una exitosa experiencia en la acción judicial contra las fuentes de financiación del crimen organizado. Una experiencia que podemos aplicar a la lucha contra el terrorismo internacional. Adicionalmente, hemos logrado una muy fluida cooperación con organismos nacionales de los Estados Unidos y de varios países suramericanos y europeos. Hemos cumplido todas las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional para eliminar el lavado de activos y estamos dispuestos a cooperar y a prestar la asistencia técnica que sea necesaria.

En este convencimiento Colombia, como miembro del Consejo de Seguridad, votó a favor de la Resolución 1373, por la cual se impone a todos los países la obligación de prevenir y eliminar la financiación de actos terroristas y cooperar en este empeño. Igualmente, hemos asumido la responsabilidad que nos corresponde por ejercer la Presidencia del comité de sanciones sobre Afganistán, a través del cual se aplica a los talibanes el único régimen de sanciones vigente y activo en las Naciones Unidas destinado expresamente a combatir el terrorismo internacional. Nuestra experiencia nos permite afirmar que aún hay mucho por hacer en materia de efectividad de las sanciones. El mecanismo de monitoreo aprobado el pasado mes de julio ha representado un importante avance en la materia.

Señor Presidente:

En días pasados, nuestro país respaldó la convocatoria a la reunión de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, mecanismo básico de defensa colectiva de los países americanos. En ella se estableció que los ataques terroristas contra los Estados Unidos de América son ataques contra todos los Estados del hemisferio y que serán enfrentados por todos mediante mecanismos de asistencia recíproca. También participamos activamente en la reunión de consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización de los Estados Americanos en la que se decidió, por iniciativa de Colombia, entre otros países, la negociación de una convención interamericana contra el terrorismo y el fortalecimiento del CICTE-Comité Interamericano Contra el Terrorismo, con miras a intensificar la lucha contra este crimen mediante la adopción de medidas urgentes dirigidas a mejorar la cooperación interamericana en esta materia.

Permítame terminar reiterando el firme compromiso de mi país con la lucha contra el terrorismo internacional e insistiendo en la necesidad de una respuesta urgente, enérgica y efectiva de la Organización de las Naciones Unidas frente a esta amenaza real a la paz y la seguridad internacional.

Muchas Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 56