Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 4 de Diciembre de 2001)

Intervención del Representante Alterno de Colombia, S.E. el Embajador Nicolás Rivas, Tema 48: Causas de los conflictos y la promoción de la paz duradera y el desarrollo sostenible de Africa

 

Señor Presidente:

La delegación de Colombia aprecia la oportunidad de participar en este debate sobre la aplicación de las recomendaciones que el Secretario General presentó hace tres años a la Asamblea en su informe sobre las causas de los conflictos y la promoción del desarrollo en Africa.

Deseamos expresar nuestro reconocimiento a los distinguidos embajadores de España y de Paquistán por haber guiado con acierto los trabajos del Grupo de Trabajo durante los últimos meses, así como a la oficina de OCSAL por el apoyo brindado. Hemos notado con satisfacción, además, el esfuerzo que ha hecho la Secretaría General para poner en el portal de Internet de Naciones Unidas y al alcance del público, la amplia información disponible en la organización sobre los programas orientados al Africa.

Señor Presidente:

Los esfuerzos de las Naciones Unidas en favor de Africa en las esferas temáticas de la educación, la prevención de conflictos y la consolidación de la paz después de los conflictos - objeto de nuestro examen este año - han arrojado resultados positivos pero insuficientes, a la luz de los grandes retos para la paz y el desarrollo que enfrenta el continente.

Esta parece ser la conclusión principal del Grupo de Trabajo y con la cual estamos de acuerdo. Pero nos resulta desalentador que la atención que se presta al Africa en diversos órganos, fondos y programas de Naciones Unidas no tenga una dinámica capaz de apoyar de manera más decidida la paz y el desarrollo en el continente.

Este año, además de las consideraciones en esta Asamblea, en su segmento de nivel ministerial el Consejo Económico y Social se ocupó de los problemas del desarrollo sostenible. El Consejo de Seguridad también siguió vigilando el desempeño de varias misiones de paz en la región. Sus miembros realizaron una visita a la República Democrática del Congo y a los países vecinos, y celebraron varios encuentros de nivel ministerial en Nueva York con los signatarios del Acuerdo de Cese al Fuego de Lusaka y el Acuerdo de Paz de Arusha.

La delegación de Colombia ha tenido la satisfacción de contribuir a estos esfuerzos desde su posición en el Consejo de Seguridad y ha promovido una mayor colaboración con los organismos regionales existentes en Africa. En el mes de agosto pasado, durante nuestra presidencia, promovimos una reflexión sobre los enfoques regionales para la gestión de conflictos en Africa, como respuesta a los resultados de una misión inter agencial de Naciones Unidas al Africa occidental, dirigida por el señor Ibrahim Fall en representación del Secretario General.

Por considerar que los puntos de vista escuchados en aquella sesión de reflexión, contribuyen a la gestión de prevención de conflictos y consolidación de la paz después de los conflictos en Africa, permítame - señor Presidente - dejar consignadas algunas observaciones ampliamente compartidas sobre el enfoque regional.

1. Los enfoques regionales deben entenderse como complementos en vez de sustitutos de los enfoques nacional o global en la gestión de conflictos

2. El éxito de los enfoques regionales depende, entre otros aspectos, de que los principales protagonistas coincidan en la definición de la región y de que haya una percepción positiva del papel de los actores externos a ella.

3. Las diferencias de percepciones entre los actores regionales y los actores externos, incluido el Consejo de Seguridad, pueden limitar la efectividad de las gestiones de prevención, preservación o consolidación de la paz.

4. No obstante la utilidad de los enfoques regionales, el respeto por la soberanía de cada país deberá seguir orientando la gestión de los actores externos.

Dicho lo anterior, mi delegación se complace en la decisión adoptada por el Secretario General de establecer una Oficina de las Naciones Unidas para el Africa Occidental con sede en Dakar, por un período inicial de tres años. Consideramos importante su objetivo de promover una estrategia regional de aproximación a los problemas de la paz y el desarrollo, en estrecho contacto con la CEDEAO (Ecowas) y con énfasis en la prevención de conflictos y la consolidación de la paz en los países que están emergiendo de un conflicto.

En este mismo sentido, debemos celebrar la decisión de la CEDEAO el pasado mes de julio, de prorrogar por un nuevo período de tres años la Moratoria para la fabricación, importación y comercialización de armas pequeñas y ligeras en el Africa occidental. Es ésta una medida que, de contar con el apoyo de los principales países exportadores de armas en el mundo, podría repercutir de manera favorable en la paz y desarrollo de toda la región. Somos conscientes además que existen iniciativas semejantes en otras regiones del continente, en particular la región integrada por los miembros de SADAC y del Cuerno de Africa.

Señor presidente:

Para mi delegación resulta evidente que las orientaciones sobre las condiciones más favorables para generar la paz e impulsar el desarrollo, deben provenir de los propios países africanos, en el proceso de asumir la responsabilidad por su propio destino, como hemos hecho todos los pueblos que una vez fuimos colonias europeas, tanto en Africa como en Asia, América Latina y el Caribe.

Por tanto, registramos complacidos la decisión que adoptaron los países africanos de impulsar una Nueva Alianza (New Partnership) para el Desarrollo de Africa, durante la trigésima séptima Reunión Cumbre de la OUA, celebrada el mes de julio en Zambia. Apoyamos, así mismo, la exhortación que han dirigido a las Naciones Unidas para que la organización responda de manera más eficiente y mejor coordinada a las aspiraciones inscritas en esta nueva alianza, y para que se considere la posibilidad de convocar una Asamblea General Extraordinaria con objeto de examinar las opciones de solidaridad y apoyo que deben seguirse brindando al continente.

Creemos que las Naciones Unidas está ubicada en una posición altamente favorable para canalizar la atención de la comunidad internacional hacia las necesidades de la paz y el desarrollo de Africa, así como para trabajar de común acuerdo con las organizaciones regionales del continente y asistir a los países para fortalecer su capacidad de gestión de gobierno, con una amplia participación de las organizaciones de la sociedad civil africana.

Señor presidente:

Mi delegación apoya los términos de la resolución que nos proponemos adoptar este año para seguir atentos a la aplicación de las recomendaciones que dirigió el Secretario General a la Asamblea en el año 1998. Nos parece conveniente hacer un alto en las deliberaciones del Grupo de Trabajo, con el objeto de abrir espacio a la evaluación que haremos el año entrante a la forma como se aplicó la Agenda de Naciones Unidas para el Desarrollo de Africa durante los años noventa. Nuestro compromiso con la paz y el desarrollo de Africa seguirá siendo indeclinable.

Muchas gracias, señor presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 56