Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 11 de Diciembre de 2001)

Intervención del Representante Alterno de Colombia, S.E. el Embajador Nicolás Rivas, Tema 44: La situación en Centroamérica: procedimiento para establecer la paz firme y duradera, y progresos para la configuración de una región de paz, libertad, democracia y dearrollo

 

Señor Presidente:

Mi delegación desea expresar sus agradecimientos al Secretario General por la presentación del informe sobre la situación en Centroamérica, así como a la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Guatemala por el informe sobre los derechos humanos en ese país.

El informe sobre la situación en Centroamérica muestra la fundamental contribución de las Naciones Unidas a la región durante el último decenio. Las operaciones de mantenimiento de la paz y las misiones de observación y verificación no solo han apoyado la pacificación de Centroamérica, sino que han contribuido en la consolidación de sus instituciones democráticas y en la vigencia de los derechos humanos.

Mi delegación quiere resaltar la eficacia de la labor de seguimiento del proceso de paz de El Salvador adelantada por el PNUD y el Departamento de Asuntos Políticos, en particular la supervisión de los aspectos pendientes de los acuerdos de paz, y el apoyo a los esfuerzos del gobierno por incorporar algunas de esas cuestiones en un programa de desarrollo más amplio. A pesar de algunas dificultades propias de la consolidación de la paz, constituye un acontecimiento histórico que los propósitos políticos, sociales y morales originales fijados en dichos Acuerdos sean hoy parte esencial del patrimonio nacional salvadoreño que merecen el apoyo del pueblo.

También expresamos nuestra satisfacción por la consolidación de los sistemas democráticos de Centroamérica a través de la organización y celebración de elecciones generales donde ha prevalecido la paz, la participación y la tolerancia. No cabe duda que las elecciones han demostrado ser medios eficaces para fomentar la paz, la democracia, la libertad y el desarrollo para los ciudadanos de la región.

Merece igualmente nuestro reconocimiento la asistencia del sistema de las Naciones Unidas para el mejoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones rurales en los países de la región, al igual que las contribuciones del Programa Mundial de Alimentos para hacerle frente a los efectos de la grave sequía que azota a Centroamérica. El PNUD y la CEPAL, junto con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, han apoyado los esfuerzos de la región en materia de lucha contra la pobreza y alivio de la deuda externa a través de estrategias e iniciativas como la de países pobres altamente endeudados. Por otra parte la Organización Mundial de la Salud, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, el Programa Mundial de Alimentos y el Fondo de Población de las Naciones Unidas adelantan diversas acciones para mejorar la atención sanitaria, en especial para los afectados por el VIH/SIDA.

Señor Presidente:

Centroamérica hoy se ve transformada por los avances presentados en el último decenio. Los conflictos internos se han ido superando con gobiernos democráticos y transformaciones políticas, económicas y sociales. No obstante, aunque los conflictos armados y la violación contínua de los derechos humanos han terminado, la región debe emprender esfuerzos conjuntos para superar la pobreza y las desigualdades estructurales. Son preocupantes los efectos devastadores de desastres naturales como terremotos, sequías, inundaciones y huracanes ocurridos a lo largo de este año, tanto por sus implicaciones económicas como sociales. Es también preocupante el deterioro que han sufrido las economías centroamericanas debido principalmente a un entorno económico internacional desfavorable.

Es preciso instar a los gobiernos centroaméricanos a formular políticas eficaces para reducir los daños ocasionados por los desastres naturales y por el entorno económico desfavorable, así como a proteger a los grupos más vulnerables. Estos esfuerzos nacionales y regionales merecen la solidaridad de la comunidad internacional, cuya cooperación sostenida con la región resulta indispensable para que los avances de los últimos años no se pierdan y para que el desarrollo económico, institucional y social de Centroamérica sea irreversible. Los países amigos de la región, los organismos internacionales y los empresarios e inversionistas internacionales deben comprometerse sin reservas en este propósito.

Colombia ha respaldado y acompañado desde sus comienzos el proceso de paz en Centroamérica, y ha estimulado y reconocido los esfuerzos realizados y los logros alcanzados. Por eso sabemos que la paz y la democracia no serán sólidas si no son apoyadas amplia y sostenidamente hasta lograr el desarrollo. Para una paz firme y duradera no basta el final del conflicto, sino que se hace necesario el desarrollo económico y social. Acceso universal a alimentos, vivienda, educación, trabajo y a los servicios públicos básicos.

Es entonces éste el momento de renovar nuestro compromiso y seguir invirtiendo en una paz que nos interesa y nos compromete a todos. Es preciso continuar el apoyo y la cooperación económica, financiera y técnica internacional para promover el desarrollo económico y social de la región, a fin de complementar los esfuerzos de los pueblos hermanos y los gobiernos centroamericanos en los objetivos de consolidar la paz y la democracia. Por eso Colombia copatrocina el proyecto de resolución sobre la situación en Centroamérica y respalda su adopción por consenso.

Señor Presidente:

Colombia, como miembro del Grupo de Amigos de Guatemala, reconoce los importantes desarrollos que ha tenido el cumplimiento del acuerdo de paz, así como el trascendental rol de las Naciones Unidas a través de MINUGUA en dicho proceso de paz.

Dignos de destacar son los avances en materia de derechos humanos, con la firma y ratificación de varios instrumentos internacionales por parte del gobierno de Guatemala, así como los esfuerzos coordinados en pro de la consolidación de la paz por parte de la MINUGUA. Sin embargo los acontecimientos ocurridos en los últimos meses ponen en grave riesgo el proceso de paz y la unidad nacional. Colombia exhorta al gobierno de Guatemala para que continúe renovando su compromiso con el programa de paz, y a la ONU para que renueve el mandato de MINUGUA y siga apoyando la consolidación de la paz en ese país. También hace un llamado a la comunidad internacional para que renueve su apoyo a la consolidación de la paz en Guatemala.

Por otra parte, todos los actores del proceso deben reanudar cuanto antes los diálogos, de tal forma que pueda continuar la aplicación del programa de paz. En un proceso tan ambicioso es inevitable que se presenten obstáculos de diversa índole. Superarlos no solo exige el firme compromiso de todas las partes, sino también de la comunidad internacional que debe intensificar su apoyo al proceso.

Señor Presidente:

Colombia copatrocina el proyecto de resolución que asegura la continuación de MINUGUA en Guatemala como otra manifestación de su firme compromiso con el pueblo hermano guatemalteco y con su Gobierno en sus esfuerzos por consolidar la paz y proyectar el desarrollo que merecen.

Muchas Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 56