Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 20 de Septiembre de 2001)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, con ocasión del Dialogo de Alto Nivel sobre el Fortalecimiento de la Cooperación Económica Internacional para el Desarrollo mediante Asociación.

 

Señor Presidente:

Mi delegación desea en primer lugar felicitarlo por su elección como Presidente del 56 período ordinario de sesiones de la Asamblea General. Estamos seguros que bajo su conducción obtendremos resultados muy positivos en los diferentes temas que discutiremos en los próximos meses.

Permitame además Sr. Presidente, unirnos al repudio universal por los excecrables actos terroristas perpetrados en esta ciudad, en Washington y Filadelfia el pasado 11 de septiembre y expresar al pueblo y al gobierno de los Estados Unidos nuestra más sentida condolencia y solidaridad.

Señor Presidente:

Al unirnos a lo expresado por Irán en nombre del Grupo de los 77 y China, la delegación de Colombia quisiera destacar brevemente algunos aspectos que creemos deben ser tenidos en cuenta en este dialogo sobre la integración de los países en desarrollo a la economía global en el nuevo siglo.

Un aporte para el proceso de FFD.

El dialogo que hoy realizamos, que desafortunadamente se ha visto afectado en su nivel por los terribles acontecimientos ocurridos en este país la semana pasada, debe constituir ante todo un aporte más al proceso preparatorio de la Conferencia Internacional sobre Financiamiento para el Desarrollo prevista para marzo del 2002 en Monterrey, México. La Cooperación económica es de hecho un elemento que está estrechamente vinculado con el financiamiento del desarrollo.

Los retos de la globalización

Una de las mayores preocupaciones que tenemos los países en desarrollo y en particular países de ingresos medios como Colombia, es cómo alcanzar y mantener en el tiempo nuestras metas de crecimiento económico y desarrollo en un ambiente internacional exigente, marcado por el fenómeno de la globalización y la interdependencia.

En Colombia hemos tratado de aprovechar las oportunidades que brinda la globalización, hemos modernizado nuestras instituciones y hemos abierto nuestra economía. Contamos con un sector privado trabajador y pujante, con un Estado más descentralizado y una participación de la sociedad civil mucho más amplia en todas las esferas de nuestra vida nacional. No obstante, por razones de diferente índole, hemos sentido también los efectos adversos de este fenómeno que, por sus características propias ha sido arrollador y excluyente para muchos.

Disminuir los efectos negativos de la globalización.

Creemos entonces que un objetivo primordial en toda esta discusión debe ser buscar fórmulas para evitar que esos logros y avances, que con tanto esfuerzo hemos realizado algunos países, se vean drásticamente golpeados ante situaciones de crisis económicas y financieras internacionales como las vividas en años recientes.

Si bien es cierto que cada país es responsable por su propio proceso de desarrollo, no es menos cierto que la interdependencia de hoy nos hace más vulnerables a las acciones de los otros, particularmente de aquellos que cuentan con el tamaño suficiente para desestabilizar la economía global o regional.

Por otra parte, la globalización también ha acentuado problemas de la sociedad moderna como las drogas ilicitas, la delincuencia organizada, el lavado de dinero y el terrorismo.

Nuestro Gobierno está comprometido con una acción implacable para enfrentar estos fenómenos. Ya la sociedad colombiana ha realizado sacrificios y esfuerzos considerables. Por eso contamos con la autoridad moral para acudir a los principios de corresponsabilidad, reciprocidad y equidad, para contar con el apoyo y la participación de todos los Estados, instituciones financieras internacionales y Agencias de Naciones Unidas, a fin de enfrentar de manera conjunta estos problemas globales.

En este contexto la cooperación económica para el desarrollo mediante asociación juega un papel importante y debe ser fortalecida en todos estos campos.

Papel de las Naciones Unidas.

Creemos que las Naciones Unidas están llamadas a combatir los efectos nocivos de la globalización y promover la cooperación internacional para conseguir que sus aspectos positivos se extiendan a más regiones, más naciones y más personas.

Junto con las instituciones financieras multilaterales, las Naciones Unidas deben construir un nuevo marco para prevenir y superar los riesgos y las crisis económicas. Necesitamos un sistema financiero estable, ordenado, transparente, coordinado y predecible. Uno en el cual podamos mejorar nuestra capacidad de alerta temprana, controlar eficazmente la volatilidad de los capitales y asegurar una adecuada liquidez para apoyar de manera oportuna a los países afectados por las crisis. Es prioritario, asimismo, crear redes de protección social que puedan ser utilizadas en tiempos de crisis financiera.

Los países en desarrollo lograremos integrarnos más eficazmente a la economía global cuando estas condiciones estén dadas. Cuando nuestra participación en las instituciones financieras internacionales, en el Banco Mundial y en el Fondo Monetario Internacional sea más equitativa. Cuando podamos tomar parte en las decisiones que nos afectan directamente. Cuando el sistema de comercio internacional sea verdaderamente libre, abierto, basado en normas, seguro, justo, no discriminatorio y transparente. Cuando la dimensión del desarrollo sea su prioridad fundamental.

Señor presidente:

Tecnologías de la información y las comunicaciones.

Otro aspecto de gran importancia en todo este debate es el desarrollo humano y tecnológico. La revolución tecnológica y la globalización han puesto a trabajar al mundo a un nuevo ritmo. Es evidente que quienes hoy poseen y tienen acceso a la tecnología, particularmente, a las tecnologías de la información y las comunicaciones, tienen ventajas comparativas claras para favorecer sus procesos de desarrollo y su incursión en la economía global.

La integración de los países en desarrollo a la economía global depende en gran medida del acceso a la tecnología y a las innovaciones tecnológicas. Mientras este aspecto no sea superado por nuestros países, y mientras la brecha digital no sea disminuída, estaremos compitiendo en condiciones muy difíciles y desventajosas.

Es por lo tanto indispensable juntar esfuerzos y dirigir los recursos necesarios de cooperación económica hacia este campo, promoviendo la creación de productos y procesos a través de la investigación y desarrollo, alentando el uso de tecnologías sanas para la producción y el consumo y adelantando programas de desarrollo humano tendientes a mejorar la calidad de la educación en todas sus etapas.

Señor Presiente:

Erradicación de la pobreza.

Finalmente creemos que las metas de desarrollo que la comunidad internacional ha venido fijando en los últimos años constituyen nuestros objetivos centrales de trabajo.

La erradicación de la pobreza, la disminución de la mortalidad infantil y materna, la universalidad de la educación, el acceso a los servicios de salud reproductiva, la equidad de género y el desarrollo sostenible, entre otros, serán metas posibles solo si preservamos los principios y valores rectores en que se basan las relaciones internacionales de nuestro tiempo.

La solidaridad, la tolerancia, la responsabilidad compartida, la equidad, el respeto por la naturaleza, y ante todo la libertad, deben prevalecer para que la globalización nos beneficie a todos por igual.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 56