Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 11 de Noviembre de 2002)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, Tema 38: La situación en Centroamérica: Procedimientos para establecer la paz firme y duradera, y progresos para la configuración de una región de paz, libertad, democracia y desarrollo.

 

Señor Presidente:

Me complace expresar los agradecimientos de mi delegación al Secretario General por la presentación del informe sobre la situación en Centroamérica, así como del decimotercer informe sobre derechos humanos de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Guatemala. Sobre el tema que nos ocupa en esta tarde, Colombia comparte plenamente lo expresado en este recinto por Costa Rica en nombre del Grupo de Río.

El aporte de las Naciones Unidas a la región centroamericana durante la última década se ha traducido en importantes logros que se reflejan en el creciente fortalecimiento de las instituciones democráticas y en la consolidación de la paz, a la luz de la promoción y el respeto de los derechos humanos en Centroamérica. El Informe sobre la situación en Centroamérica da cuenta de ello y por eso deseo destacar que dichos resultados han redundado en el mejoramiento visible de las condiciones de vida en amplias zonas del campo centroamericano, otrora afectado por largos años de conflicto armado, y cuyos habitantes -especialmente aquellos que pertenecen a los sectores más vulnerables de la población- pueden ahora mirar hacia adelante con las esperanzas fincadas en un futuro más promisorio para ellos y para las generaciones venideras.

Señor Presidente:

Han transcurrido ya dos décadas desde que se comenzara el proceso de paz en Centroamérica y, precisamente desde sus inicios, Colombia ha estado permanentemente atenta al desarrollo del proceso, no como observador pasivo sino como país amigo, profundamente interesado en estimular y apoyar el sostenimiento de una paz firme y duradera. Podrá parecer paradójico a los ojos de muchos que una nación como la mía, que enfrenta un conflicto interno desde hace décadas, al mismo tiempo busque fórmulas para alcanzar la paz en otras latitudes, mas lo cierto es que la realidad ha demostrado que el acompañamiento durante el proceso para la consolidación de la paz enriquece la visión del mismo y permite complementar los esfuerzos de otros pueblos en la aplicación de modelos que cuenten con algunos elementos en común, dentro de sus realidades particulares.

Permítame por tanto, renovar ante usted, Señor Presidente, y ante toda la comunidad de las Naciones Unidas, el firme compromiso de mi país en la consolidación de una paz duradera en Centroamérica, de cara a la necesidad de impulsar profundas transformaciones que se concreten en el desarrollo económico y social de la región. Colombia, como miembro del Grupo de Amigos de Guatemala, reconoce los profundos esfuerzos realizados por este hermano país en el cumplimiento de los acuerdos de paz, así como el papel preponderante que ha jugado MINUGUA a lo largo del mismo.

La continuación de MINUGUA en Guatemala significa una garantía esencial para alcanzar los objetivos propuestos desde que se pactó la paz. Colombia cree en el compromiso del pueblo y del gobierno guatemaltecos en el cumplimiento de los acuerdos de paz y por ello apoya la solicitud de prolongar la renovación del mandato de MINUGUA a partir del 1° de enero de 2003.

Señor Presidente:

Con relación a El Salvador, resaltamos las acciones que han llevado a concluir el cumplimiento de los acuerdos de paz, lo cual significa el avance hacia nuevas etapas de convivencia y progreso en ese país. Así mismo, como integrantes del Grupo de Amigos del Secretario General, quisiéramos reiterar la necesidad de formalizar por parte de la Secretaría el momento culminante de la verificación. La falta de ese finiquito, en nuestro sentir, mantiene sin razón una situación de incertidumbre.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 57