Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 16 de Septiembre de 2002)

Intervención de la Señora Ministra de Relaciones Exteriores de Colombia S.E. Carolina Barco, ante la Sesión Plenaria de Alto Nivel Relativa a la Nueva Alianza para el Desarrollo de Africa.

 

Señor Presidente:

La delegación de Colombia saluda la realización de esta sesión plenaria de la Asamblea General, concebida como parte del proceso de evaluar y orientar los esfuerzos de las Naciones Unidas en favor del desarrollo de Africa.

Los beneficios de la paz, la independencia y el desarrollo de Africa son un compromiso histórico de nuestra organización. Recordemos aquí los logros de la descolonización; la liberación Sudáfrica del yugo del apartheid; el programa para el desarrollo de Africa en el decenio de los años noventa y las misiones de mantenimiento de la paz en el continente.

Las acciones de las Naciones Unidas en estas áreas son un patrimonio que le pertenece a todos los Estados miembros de la organización y todos nos sentimos representados en su contenido. Por lo tanto, al participar en este debate, mi país reafrirma su convicción de que las Naciones Unidas deben responder a las necesidades especiales de Africa y trabajar por su favorable incorporación a las corrientes de la globalización, conforme lo acordaron los Jefes de Estado en la Declaración del Milenio.

Señor presidente:

Saludamos la oportunidad de escuchar con claridad la voz de Africa en este recinto. La voz de Africa dirigiéndose al resto del mundo para presentarle sus aspiraciones de desarrollo económico y social, de democracia con transparencia en la gestión pública, de paz y seguridad continental, tal como quedaron plasmadas en la Carta consitutiva de la Unión Africana y en la Nueva Alianza para el Desarrollo de Africa -NEPAD.

Los elementos constitutivos de NEPAD se erigen en punto obligado de referencia para mi país y deberían serlo también para la Organización de Naciones Unidas, en sus esfuerzos de acortar las distancias entre los países del Norte y del Sur, entre Africa y el resto del mundo.

Mi país reconoce en NEPAD la visión y el esfuerzo de los propios países africanos por ser los rectores de su desarrollo, y cree que ésa es la vía más adecuada para eliminar los efectos inconvnientes de la asistencia externa. Para bien o para mal, el resurgimiento africano no depende de la simple voluntad de sus gobernantes y sus líderes sociales. La comunidad mundial tiene mucho que aportar con sus recursos humanos, técnicos, financieros.

Destacamos, en particular, la decisión política de constituir un mecanismo de evaluación propio del cumplimiento de las metas de NEPAD, o "peer review mechanismo", como una medida original, llena de buenas intenciones y valerosa.

Las Naciones Unidas y las demás organizaciones internacionales deben responder a los pueblos de Africa con un enfoque basado en esta nueva realildad. Nos parece apropiado que la Asamblea General haya asignado una sesión especial en octubre para concluir el examen del programa UN-NADAF para Africa en los años noventa, y simultáneamente, evaluar la aplicación que viene dándose a las recomendaciones del Secretario General en su informe de 1998, respecto a las causas de los conflictos y la promoción del desarrollo de Africa.

Permítame mencionar, señor presidente, que durante los 20 meses que Colombia ha venido desempeñándose como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, hemos contribuido a que las Naciones Unidas sigan comprometidas en la solución de los diferentes conflictos que hoy día agobian al continente. Y a través de nuestro contacto con líderes africanos y de nuestra participación en tres misiones del Consejo a Africa, conocemos mejor los dilemas de la paz y el desarrollo de los pueblos africanos. Y nos resulta evidente que en ausencia de paz no puede haber ni desarrollo, ni integración al resto del mundo, ni futuro para una sociedad.

En esta solemne ocasión, Colombia desea renovar su determinación para trabajar con otros en las Naciones Unidas, y al margen de toda acción de carácter bilateral que pueda realizar, para enfocar la atención de la organización y de la comunidad internacional hacia las aspiraciones que los pueblos africanos han definido en la nueva Carta constitutiva de la Unión Africana y en su programa de Nueva Alianza para el Desarrollo de Africa - NEPAD.

Muchas gracias, señor presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 57