Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 30 de Octubre de 2002)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, Fortalecimiento de las Naciones Unidas: Un programa para profundizar el cambio.

 

Señor Presidente:

Permítame iniciar mi intervención expresando mis agradecimientos al Secretario General por la detallada presentación de su informe, el cual motiva la celebración de la presente sesión y la del día de mañana, así como manifestar que mi país comparte plenamente lo expresado en la intervención que realizará mañana la República Bolivariana de Venezuela en nombre del G-77 y China sobre este mismo tema.

Señor Presidente:

Ningún tema de cuantos abordamos en el seno de las Naciones Unidas podrá tener un desarrollo exitoso sin antes entender en su magnitud la importancia que significa para la Organización un fortalecimiento de la misma, basado en profundos cambios que la totalidad de los Estados Miembros coincidimos en señalar hoy.

El Informe del Secretario General refleja y comparte esa misma preocupación común y, al establecer sobre la base de una serie de acciones el camino a seguir por parte de la organización durante los próximos años, arroja igualmente luces sobre la necesidad de enfrentar los desafíos actuales de forma expedita y efectiva.

Señor Presidente:

Colombia reconoce los logros alcanzados por la Organización en los últimos años en un amplio espectro de temas. Es innegable el liderazgo que las Naciones Unidas han demostrado en la erradicación de la pobreza y en la lucha para combatir la pandemia del VIH/sida, como también es innegable el resultado alentador derivado, por ejemplo, de operaciones del mantenimiento de la paz en diversos puntos geográficos como Sierra Leona, Kosovo, y Timor Oriental. Alcanzar cada uno de estos resultados ha permitido confirmar que los ideales sobre los cuales se basa la existencia misma de las Naciones Unidas son en realidad verdaderos pilares fundamentales que reafirman el noble deseo plasmado en su Carta, la cual propugna por un mundo más próspero, pacífico y justo.

En este marco, conviene resaltar la importancia cada vez más creciente que los Estados miembros hemos conferido y seguimos otorgando a las Naciones Unidas al enfrentar los problemas que entraña nuestro mundo contemporáneo. Este recurso frecuente a utilizar y aprovechar el enorme potencial con que cuenta la Organización hace de ella una institución sólida y respetable, que responde dentro de sus limitaciones a los desafíos planteados y que ha incorporado dentro de su campo de acción el aporte de más actores internacionales, dentro de los cuales sobresalen desde hace algunas décadas numerosos agentes no estatales que representan a la denominada sociedad civil. Sus puntos de vista oxigenan y enriquecen en grado sumo las discusiones y la búsqueda de soluciones en temas sensibles que ocupan nuestra agenda permanentemente.

Señor Presidente:

Como lo señala el Secretario General en su informe y, sin desconocer los logros alcanzados, es mucho lo que falta aún por hacer. Un foro tan importante por su universalidad y composición, como es la Asamblea General de las Naciones Unidas, puede mejorar todavía más su funcionamiento a la luz de su contribución a la labor de la Organización. Los problemas detectados hasta la fecha (superposición de temas, debates repetitivos y estériles, negociación de resoluciones con poca repercusión política, entre otros) deben, a nuestro juicio, encontrar una pronta solución que redunde en un mejor funcionamiento de tan importante órgano.

Otro aspecto crucial en el proceso de fortalecimiento de las Naciones Unidas es, así mismo, la reforma del Consejo de Seguridad. Si bien el Grupo de Trabajo de composición abierta establecido para tal fin ha consagrado algo más de dos lustros a esta importante tarea, los logros alcanzados en este campo son apenas perceptibles. Colombia considera que es importante alcanzar un acuerdo entre los miembros de este importante órgano para aumentar el número de los mismos, pues es generalizada la impresión de contar en la actualidad con un Consejo de Seguridad escasamente representativo en su conformación.

Señor Presidente:

Tal como lo expresé en mi intervención del pasado 7 de octubre acerca del tema "Seguimiento a la Cumbre del Milenio", los objetivos de desarrollo del milenio constituyen la razón de ser de nuestras actividades para los próximos años, y requieren de parte de todos los Estados miembros ingentes esfuerzos para alcanzarlos. Colombia confiere particular importancia a la necesidad de dar a la ciencia y la tecnología un papel más protagónico y activo en la sociedad, especialmente en aquellos países donde sus alcances aún son bastante limitados.

A lo anterior cabe añadir la plena conciencia de la capacidad de las Naciones Unidas en la solución pacífica de conflictos y en la consolidación de la paz post-conflictos, núcleo fundamental y verdadera razón de ser de la Organización desde su creación como garante de la paz y la seguridad internacionales. El terrorismo, tristemente frecuente en los últimos tiempos en todo el orbe, constituye altísima prioridad para los Estados miembros en su lucha por combatirlo, y la Organización podrá desempeñar un papel de avanzada en el asesoramiento encaminado a reforzar los marcos legislativos y administrativos nacionales que permitan contar con herramientas sólidas para enfrentarlo.

Señor Presidente:

El Secretario General ha presentado en su informe una lista de treinta y seis acciones o medidas encaminadas a enfrentar los desafíos derivados de las fallas detectadas en el funcionamiento de la Organización. Permítame concluir mi intervención manifestando a usted que Colombia acoge con singular complacencia la voluntad de dar solución a los problemas acuciantes que aquejan a las Naciones Unidas y que mi país desea brindar todo su apoyo para que dichas iniciativas se puedan llevar a feliz término en su conjunto e individualmente. Todas ellas significarán un mejor futuro para la Organización y, por ende, para sus Estados miembros.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 57