Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Primera Comisión

(Nueva York, 16 de Octubre de 2002)

Intervención del Representante Permanente de Colombia en Ginebra, S.E. Camilo Reyes Rodriguez, Tema 66 (v): "El tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos".

 

Tengo el honor de apoyar la presentación que, en nombre de Japón, Sudáfrica y Colombia, acaba de hacer la Embajadora Representante Permanente del Japón en Ginebra del proyecto de resolución L.33 llamado "Tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos".

El Gobierno de Colombia desea de nuevo expresar su satisfacción por el número de copatrocinios que también este año ha recogido el proyecto de resolución que acaba de presentar la distinguida Embajadora del Japón. El apoyo de las delegaciones a esta resolución reitera la voluntad de la comunidad internacional, ya expresada a través de la adopción del Programa de Acción de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Tráfico Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras en Todos sus Aspectos, de otorgarle a ese problema la importancia que merece en la agenda internacional, y de asumir las responsabilidades para empezar a resolverlo.

En el año que ha pasado se ha consolidado el apoyo político para tratar el tema de las armas pequeñas y ligeras y se han adelantado innumerables actividades a nivel local, nacional, y regional. Ha sido muy estimulante constatar y participar en reuniones para aplicar en términos concretos el Programa de Acción en Bruselas, Santiago de Chile, San José de Costa Rica, Tokio, Zagreb, Pretoria y Windohec.

Puesto que el problema de las armas pequeñas y ligeras afecta en forma distinta a las diferentes regiones del mundo, las innumerables actividades que se están llevando a cabo a nivel nacional y regional reflejan por su variedad las aproximaciones a diferentes aspectos del problema. Podemos decir que el trabajo que generó la Conferencia es enormemente útil en términos de un incremento en la seguridad ciudadana, en la seguridad democrática y en la seguridad internacional.

Por otro lado, es indispensable reconocer y estimular el invaluable trabajo que están desarrollando las organizaciones no gubernamentales en la implementación del Programa de Acción. Podríamos decir que en el caso de las armas pequeñas, en el contexto de la Organización de las Naciones Unidas, es difícil conseguir un mejor ejemplos de asociación entre los Estados y la sociedad civil. Quisiera aprovechar esta oportunidad para insistir en la importancia que tiene que los diferentes Estados se esfuercen en tomar las medidas indispensables para aplicar el Programa de Acción. Sé que esto ya se ha dicho repetidas veces, pero la designación de un punto focal y el diseño de un Plan Nacional son medidas indispensables para empezar a aplicar el Programa.

Finalmente, quisiera de nuevo señalar la importancia de mantener el ímpetu político que se generó desde hace un año para asumir efectivamente el problema de las armas pequeñas y ligeras.

Muchas Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 57