Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 2 de Octubre de 2002)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, Debate General de la Segunda Comisión.

 

Señor Presidente:

Permítame felicitarlo por su elección para presidir los trabajos de la Segunda Comisión y desearle a usted, y a los demás miembros de esta mesa, una muy exitosa gestión. Colombia se suscribe a las intervenciones del Grupo de los 77 y China y del Grupo de Río.

Perspectivas globales.

Señor Presidente:

Las perspectivas económicas mundiales son altamente desalentadoras. El esfuerzo de la última década para mejorar el sistema económico internacional, no ha logrado evitar que el entorno económico continúe deteriorándose.

La recesión económica en varios países desarrollados debilitó los precios de los productos básicos, generó una marcada reducción en nuestras exportaciones y produjo un estancamiento en las corrientes de capital. La creciente restricción en los créditos de los mercados de capital afectó especialmente a los países en desarrollo y deterioró la frágil infraestructura financiera global, imponiendo uno de los retos más difíciles para muchos de los países e instituciones aquí reunidos.

Globalización e interdependencia.

El proceso de globalización se consideró una de las mejores oportunidades para promover el desarrollo mundial. Los países en desarrollo hemos diseñado nuestras políticas nacionales en función de las posibilidades y requisitos vigentes, para obtener los beneficios que la globalización nos brinda. Es el caso de mi país, Colombia, donde se ha realizado un gran esfuerzo al incorporar las medidas indispensables para participar plenamente en el contexto internacional actual.

Sin embargo, según la CEPAL que el carácter de la agenda internacional que acompaña la globalización, es "asimétrico e incompleto, y no logra proporcionar un mecanismo que brinde una coherencia global en las políticas macroeconómicas, en las pautas internacionales que resulten en una adecuada tributación del capital, y en los acuerdos de movilización de recursos que compensen las tensiones distributivas entre los países" .

El fin de semana pasado en la ciudad de Washington, el Instituto de Finanzas Internacionales reveló la escalofriante realidad de la región latinoamericana. Los ingresos de capital neto que recibirá la región éste año, no superan los 30 billones de dólares. El año pasado, caracterizado por el derrumbe de varias de nuestras economías, la región obtuvo ingresos que superaron los 45 billones de dólares, es decir que ingresaron 15 billones de dólares más. Esto, cuando hace 5 años percibimos más de 106 billones de dólares en inversiones.

Las reflexiones giran en torno a las causas del mal desempeño en la región de América Latina. Algunos las atribuyen precisamente a la globalización, di, otros intuyen que fue la aplicación de un modelo económico inadecuado para el contexto regional y otros la relacionan en gran medida, con la falta de gobernabilidad.

América Latina cumplió con muchos de los requisitos acordados en el Consenso de Washington. Varios países revirtieron normas proteccionistas, liberalizaron sus economías e iniciaron importantes procesos de privatización con el ánimo de crear un marco de prosperidad para sus mercados emergentes. Sin embargo, tal y como lo muestran hoy las cifras, los resultados son desalentadores.

Financiamiento para el desarrollo.

Señor Presidente:

Ante este panorama, que por supuesto va más allá de nuestras fronteras regionales, la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo, celebrada en la ciudad de Monterrey, México, identificó varios de los obstáculos económicos y financieros que desestimulan el crecimiento global para muchos países en desarrollo, y fijó una estrategia de financiamiento colectiva basada en una alianza mundial de apoyo al desarrollo.

Colombia enfatiza la necesidad de crear un ambiente que integre competitivamente las economías de los países en desarrollo. Para ello, es definitivo que actúen de la mano gobiernos, organizaciones no- gubernamentales, la comunidad internacional y varios de los sectores de la sociedad civil. La reestructuración de la arquitectura financiera internacional es fundamental.

Comercio internacional.

Señor Presidente:

Colombia considera que es indispensable continuar con los esfuerzos iniciados en Doha. Los acuerdos y compromisos adquiridos en la Declaración Ministerial son esenciales para generar una infraestructura comercial viable, que promueva una senda de crecimiento sostenible.

Insistimos en la necesidad de contar con un sistema de comercio internacional realmente libre, abierto, basado en normas, seguro, justo, no discriminatorio y transparente. Un sistema que fomente de manera efectiva el desarrollo equitativo entre todos los pueblos del mundo.

Creemos que las barreras proteccionistas como los picos o crestas arancelarias, los subsidios, especialmente a los productos básicos, y las medidas anti-dumping y para-arancelarias, entre otras, deben ser eliminadas o corregidas a fin de facilitar el acceso a los mercados de los productos de los países en desarrollo.

Así mismo, es necesario impulsar programas de asistencia técnica que conduzcan a mayores y mejores niveles de competitividad de las empresas medianas y pequeñas de los países en desarrollo, para lo cual, la transferencia de tecnología en términos favorables se hace indispensable.

Desarrollo sostenible.

Otro gran desafío que tenemos por delante es el de implementar los acuerdos de la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible celebrada hace apenas unas semanas en Johannesburgo. Colombia sigue comprometida con los principios de Río y con el Programa 21. Al igual que muchos países en desarrollo, incorporamos la dimensión del desarrollo sostenible en nuestros Planes de Desarrollo locales.

No obstante, son muchos los retos que aún tenemos frente a nosotros para conseguir que las variables económicas, sociales y ambientales se traduzcan en un verdadero desarrollo sostenible. La Cumbre de Johannesburgo identificó varios de los obstáculos para la aplicación de una política integral y sostenible, pero hubiéramos deseado llegar a un acuerdo más concreto para la implementación pronta y efectiva de la Agenda 21.

Señor Presidente:

Deseo terminar mi intervención de manera optimista, recordando el llamado que hizo el Señor Nitin Desai durante el inicio de este debate general hace dos días. A pesar de las limitaciones, tenemos en nuestras manos todas las herramientas necesarias para diseñar una política multilateral que englobe los compromisos de las tres históricas Conferencias recientes. Contamos con la participación activa de las Instituciones de Bretton Woods y de nuevos socios interesados en fomentar el desarrollo global conjuntamente con nosotros. Además, tenemos el apoyo político de todos los Jefes de Estado y de Gobierno que hacen parte de Naciones Unidas, y de muchas organizaciones no gubernamentales que están dispuestas a colaborar en este proyecto.

Debemos, resolver en el corto plazo, tal y como lo afirmó el señor Desai, la crisis generada por la arquitectura financiera internacional vigente, la inestabilidad del sistema económico y financiero mundial y los obstáculos que impiden la implementación de los acuerdos adquiridos en Johannesburgo, en Doha y en Monterrey. Colombia reafirma los compromisos adquiridos en esos eventos, así como su disposición de participar activamente para convertirlas en realidad.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 57