Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 2 de Octubre de 2002)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia, Temas: Prevención del Delito y Justicia Penal, Y Fiscalización Internacional de Drogas.

 

Señor Presidente:

En primer lugar, deseo expresar mi felicitación a usted por su elección y desearle los mejores éxitos en desarrollo de sus funciones. De igual forma, quiero agradecer al Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas para el Control de Drogas y la Prevención del Delito, Antonio María Costa, por su interesante presentación. Colombia observa con agrado su intención de desarrollar una novedosa aproximación a los programas y proyectos de la Oficina, sobre la base de prioridades institucionales bien definidas y en estrecha colaboración con los Estados Miembros.

Quiero así mismo, asociar mi delegación a la intervención realizada por la delegación de Costa Rica, a nombre del Grupo de Río.

Prevención del Delito y Justicia Penal

Señor Presidente:

Colombia ha reafirmado en diversos foros internacionales la importancia del principio de la responsabilidad compartida, principio que debe ser aplicado no solo en la lucha contra las drogas ilícitas, sino también en la lucha contra la delincuencia transnacional. En este contexto, la cooperación internacional es cada vez más un imperativo en lugar de una opción.

Así mismo, apoyamos el trabajo de la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal, así como los objetivos de la Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Colombia tiene en este momento el honor de presidir el Comité Ad Hoc para la negociación de una Convención contra la Corrupción, que esperamos culmine su labor a finales del 2003.

A nivel interno, estamos desarrollando una ambiciosa agenda con iniciativas que incluyen, entre otras: veedurías comunitarias para los contratos del Estado; audiencias públicas para la adjudicación de contratos; publicidad y cruce de precios para las compras oficiales; instauración de una Cátedra de Transparencia en escuelas y colegios; y, eliminación de trámites innecesarios.

Fiscalización Internacional de Drogas

Señor Presidente:

En abril del próximo año, en el marco de la Comisión de Estupefacientes, se realizará una evaluación de los progresos alcanzados y las dificultades encontradas en cumplimiento de las metas y objetivos acordados en el vigésimo período de sesiones de la Asamblea General dedicado a la lucha contra el problema mundial de las drogas.

Colombia otorga la mayor importancia a este proceso. Consideramos este encuentro como un espacio político que permitirá una discusión de alto nivel sobre el cumplimiento de los compromisos adquiridos en 1998, en especial en relación con la necesidad de fortalecer la cooperación internacional.

Señor Presidente:

La demanda, la producción y el tráfico ilícito de drogas y sustancias sicotrópicas, así como los delitos conexos como el lavado de dinero y el tráfico ilícito de armas, especialmente las pequeñas y ligeras, y de sustancias precursoras y productos químicos esenciales, socavan el desarrollo, y los esfuerzos por erradicar la pobreza, generando grandes costos económicos y sociales para los gobiernos. Pero además, este flagelo amenaza los sistemas políticos, las instituciones democráticas, la seguridad nacional, la estabilidad y la soberanía de los Estados.

El narcotráfico y el crimen transnacional son un combustible que alimenta la violencia, agudiza los conflictos y favorecen la corrupción. Si no actuamos conjunta y solidariamente, todas nuestras democracias habrán de ser vulnerables.

En Colombia estamos trabajando con base en una política integral, que incluye una estrategia coordinada de prevención del consumo a nivel nacional. Quiero en especial mencionar nuestros esfuerzos en el campo de la reducción de la oferta. En el país existen dos estrategias complementarias y diferenciadas para afrontar de manera integral el reto de eliminar los cultivos ilícitos: desarrollo alternativo y la erradicación.

La política de desarrollo alternativo busca sustituir los cultivos ilícitos realizados directamente por campesinos e indígenas como medio de subsistencia. Son cultivos en pequeña escala, cuya producción es vendida a intermediarios.

En los últimos 4 años hemos invertido en programas de desarrollo alternativo más de 132 millones de dólares de los cuales el 55% corresponde al presupuesto nacional complementado con recursos de la cooperación internacional.

Sin embargo, y a pesar del fortalecimiento que pueda obtener esta estrategia, resultaría ingenuo pensar que para el caso de Colombia es posible eliminar el 100% de los cultivos ilícitos a partir del desarrollo alternativo.

Por ello, también hemos venido desarrollando una política de erradicación a través de fumigación aérea, sobre los cultivos de grandes extensiones, que pueden ser considerados industriales. Estos cultivos son financiados directamente por el narcotráfico, organizados empresarial-mente y articulados a las redes de comercialización y distribución de narcóticos.

Señor Presidente:

En el marco de la Comunidad Andina, Colombia comparte la visión de la necesidad de articular y coordinar las políticas de desarrollo alternativo y erradicación, como condición indispensable para el éxito de una estrategia efectiva de reducción de cultivos.

Sin embargo, por más que se luche contra la droga y la violencia, estos fenómenos se mantendrán mientras en forma ilegal sigan ingresando a nuestros países, armas y municiones para los actos terroristas, o insumos y precursores químicos que alimenten esta cadena de crimen transnacional. Es necesario evitar la aparición de economías ilícitas complementarias a ambos lados de nuestras fronteras.

Por ello se necesita una respuesta amplia y conjunta, basada no en el señalamiento y la insularidad sino en la cooperación internacional a nivel político y técnico. Se necesitan políticas nacionales vigorosas y sólidas, y además directrices firmes en cada país que permitan afrontar combatir con eficacia la modalidad del delito que a cada uno afecta y combinar estas políticas nacionales con una labor articulada y mancomunada a nivel mundial.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 57