Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 16 de Octubre de 2003)

Intervención del Embajador Nicolás Rivas, Representante Permanente Alterno de Colombia, Tema 56: Cuestión de la Representación equitativa en el Consejo de Seguridad y del aumento del número de sus miembros y cuestiones conexas.

 

Señor Presidente:

El tema de la representación equitativa en el Consejo de Seguridad y el aumento del número de sus miembros y cuestiones conexas nos remonta a los origenes mismos de la Organización, cuando países como Colombia expresamos nuestra firme oposición a la adopción del Veto por considerarlo antidemocrático.

El transcurrir de los años, y las dificultades que han surgido una y otra vez para que el Consejo de Seguridad tome las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales, nos han dado la razón a quienes nos oponíamos al veto. Ahora se ha hecho cada vez más evidente la necesidad de buscar los mecanismos adecuados para lograr una representación equitativa en el Consejo de Seguridad. El panorama mundial es muy distinto del que existía cuando se aprobó la Carta de San Francisco. Las alianzas se han replanteado y han surgido gran cantidad de nuevos Estados en desarrollo que reclaman, con razón, una representación en el Consejo que corresponda al peso que hoy tiene el mundo en desarrollo en el panorama internacional. Llevamos entonces diez años debatiendo el tema dentro del Grupo de Trabajo.

Colombia considera que la reforma, los métodos de trabajo y la cuestión del veto conforman un todo. Son asuntos que deben resolverse de manera integral y simultánea. Por mandato claro y expreso de la Asamblea General, el Grupo de Trabajo tiene la competencia para decidir tanto sobre la expansión como sobre la reforma de los métodos de trabajo de Consejo de Seguridad.

En este Grupo de Trabajo Colombia ha reiterado su histórico rechazo al veto por considerarlo una institución antidemocrática y, ahora, anacrónica. Si no es posible suprimir el veto, su uso debe estar restringido a los asuntos del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas.

Hemos propuesto también que la expansión del Consejo atienda los principios de distribución geográfica equitativa y de igualdad soberana de los Estados. Consideramos que es adecuado, y urgente a la luz de los últimos acontecimientos, aumentar el número de sillas proporcionalmente. Como no hemos logrado hasta hoy un acuerdo sobre la expansión en la categoría de Miembros Permanentes, consideramos que es posible avanzar por ahora solo en la ampliación en la categoría Miembros no Permanentes.

Mi país es consciente que existen dificultades de alto nivel político para concretar, en el corto o mediano plazo, la misión encomendada, pero no podemos ser inferiores a ella. Debemos proseguir y avanzar como ya se ha hecho y evidenciado. Si bien los resultados no son tan contundentes como sería lo ideal, lo cierto es que si se han visto mejoras en los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad, particularmente en cuanto se refiere a su transparencia.

Cambiar la estructura del Consejo de Seguridad es darle un vuelco al sistema que contempla la Carta de la ONU. Así lo ha entendido el Grupo de Trabajo que ha adelantado su difícil labor con dedicación y responsabilidad, bajo la acertada dirección de los últimos Presidente de la Asamblea General. Confiamos en la capacidad y liderazgo del nuevo Presidente de la Asamblea para continuar esta importante labor.

Colombia Reitera su disposición de continuar avanzando en este escenario, que considera el más adecuado y, da la bienvenida a la iniciativa del Señor Secretario General de la ONU sobre la creación de un Grupo de Alto Nivel, conformado por eminentes personalidades, por considerar que las recomendaciones que de él emanen serán un valioso aporte al Grupo de Trabajo, y en general a todo el sistema de Naciones Unidas en su imperiosa necesidad de reforma y actualización.

Señor Presidente:

Colombia recuerda que en 1999 el Grupo de Trabajo llegó a la conclusión de que un aumento en la Membresía del Consejo de Seguridad implica automáticamente la consideración del tema del veto, del proceso de toma de decisiones, de la efectividad, y de la transparencia del Consejo. Por ello, el enfoque debe ser integral. Cualquier cambio en la estructura del Consejo debe tener en cuenta su capacidad de tomar decisiones de manera ágil y efectiva. Este es uno de los pilares fundamentales para que opere el multilateralismo efectivo que reclama el mundo, donde la ONU está llamada a continuar jugando un papel central.

ˆarriba

« regresar

Periodo 58