Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Cuarta Comisión

(Nueva York, 29 de Octubre de 2004)

Intervención de la Embajadora María Angela Holguín, Representante Permanente de Colombia, Tema 22: "Asistencia para las actividades relativas a las minas"

 

Señor Presidente:

Deseo comenzar por agradecer al Secretario General la presentación de su informe sobre el tema que nos ocupa, el cual ilustra los progresos alcanzados desde agosto del 2003 y agosto del 2004.

Señor Presidente:

El 6 de septiembre de 2001, en el marco de la Cumbre del Milenio, Colombia demostró su firme compromiso con la erradicación de las minas antipersonales al depositar el instrumento de ratificación de la Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales y sobre su destrucción, comúnmente denominada "Convención de Ottawa", con lo que se convirtió en el Estado Parte número 103.

El pasado 24 de Octubre, en una ceremonia con la presencia del presidente Alvaro Uribe Velez y Su Majestad, la Reina Noor, como representante de Naciones Unidas, el ejercito Colombiano, en cumplimiento de los compromisos acordados en la Convención de Ottawa, destruyó 6,814 minas, lo que trae, a la fecha, la destrucción de más de 20,000 minas que Colombia tenía bajo su poder. Esta cifra es el arsenal completo almacenado por las Fuerzas Militares.

Tal y como lo permite dicha convención, solo quedaron 986 minas para fines de instrucción y entrenamiento. Hemos destruido todas las máquinas de fabricación de minas antipersonal en INDUMIL. El Gobierno ha implementado el Sistema de Información sobre Minas Antipersonales, y hemos incluido en el Plan de Desarrollo la elaboración e implementación del Plan Nacional de Acción contra Minas Antipersonales, aprobado el 27 de enero del 2003, después de 20 mesas de concertación y que además está en permanente revisión con las comunidades y con los gobiernos locales y regionales.

Señor Presidente:

Nada de lo anterior se hubiera podido lograr sin la valiosísima colaboración y asistencia técnica de organismos internacionales y gobiernos como los ya mencionadas, UNICEF, OIM, PNUD, AID, la Unión Europea y los gobiernos suizo, canadiense, norteamericano, LA OEA, el Reino Unido, entre otros.

Igualmente, quisiera destacar la valiosa y comprometida colaboración de los miembros de las Fuerzas Militares y las Fuerzas Armadas de Colombia, las cuales constituyen el 60 por ciento de las víctimas de las minas antipersonal en nuestro país. En el último año 554 colombianos, en su mayoria de las fuerzas armadas, fueron victimas de las minas sembradas por los terroristas, Sin embargo, los miembros de las Fuerzas Militares y Fuerzas Armadas de Colombia, en el año 2003 destruyeron 705 campos minados, decomisaron 70 toneladas de explosivos y evitaron la explosión de 6.900 artefactos explosivos improvisados. Su compromiso en el combate a este flagelo es un ejemplo para el país y para el mundo.

Señor Presidente:

Es excepcional, que Colombia, un país bajo una amenaza terrorista constante, se comprometa de ésta manera a liberarse del uso de las minas antipersonales y luchar por la completa erradicación de este artefacto para el bienestar de los ciudadanos. Esto es una demostración al mundo de la reiterada voluntad de paz de mi país.

Sin embargo, la criminalidad organizada es insensible al dolor de los ciudadanos. Contrario a la tendencia universal expresada en el Tratado de Ottawa, sigue sembrando nuestros campos con esos artefactos crueles y cobardes. Los grupos armados al margen de la ley continúan sembrando indiscriminadamente minas antipersonales en territorio colombiano. Son por todos ampliamente conocidas las nefastas consecuencias que un sólo artefacto de ellos, o tan solo la sospecha de su presencia, genera en una población entera por un amplio período de tiempo. Las minas antipersonales no sólo afectan profundamente la integridad física y psicológica de poblaciones enteras, sino que su impacto negativo se traduce en efectos colaterales de suma gravedad, tales como la inutilización de tierra cultivable y la destrucción de recursos naturales, bienes y servicios, entre muchos otros.

Señor Presidente:

Para finalizar, quisiera reitera el agradecimiento de Colombia a los países, organizaciones e instituciones que le proporcionan ayuda a nuestro país con asistencia para actividades relativas a las minas. Y en este sentido, Colombia apoya la iniciativa de crear un día internacional para la concientización del problema de las minas.

Miramos con positivismo la realización de la Cumbre de Nairobi a finales de este año y esperamos que los resultados de ésta sean positivos para un mundo libre de minas e insistimos en la urgencia de alcanzar finalmente una universalización de la convención, vinculando a quienes hoy son los más importante productores de este tipo de minas. Condenamos la fabricación y uso indiscriminado de minas por parte de actores no estatales y urgimos a la comunidad internacional que esto suceda.

Muchas Gracias Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 59