Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 11 de Octubre de 2004)

Intervención de la Embajadora María Angela Holguín, Representante Permanente de Colombia, Tema 97: Control Internacional de Drogas Ilícitas.

 

Señor Presidente:

Quiero felicitarlo por asumir la presidencia de esta Comisión. Asimismo, manifestarle a Usted y a los miembros de la mesa, nuestro de deseo de colaborar con los trabajos durante la presente sesión.

Agradecemos también la presentación del Director Ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, Sr. Antonio Maria Costa y reconocemos su valiosa labor.

Reiteramos las intervenciones en este tema realizadas por Brasil en nombre del Grupo de Río y por Perú en nombre de la Comunidad Andina.

Colombia es un país que conoce de cerca la dinámica nefasta de las drogas ilícitas. Conoce cómo este tráfico debilita sociedades e instituciones. La política de Seguridad Democrática del Presidente Alvaro Uribe Vélez es la más exitosa que haya aplicado Colombia en los últimos años para para fortalecer el Estado de Derecho en el país y para luchar contra la producción y el tráfico de drogas que alimenta la violencia y el terrorismo, el tráfico de armas y el lavado de activos.

Desde el inicio del Gobierno del Presidente Uribe, se han reducido en un 30% los cultivos ilícitos, tal y como lo confirma la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, 137 mil hectáreas de cultivos ilícitos han sido erradicadas. Agradecemos a Estados Unidos por el reconocimiento que hiciera el pasado viernes ante esta Comisión, en cuanto a los esfuerzos y logros del Gobierno del Presidente Uribe en este sentido.

Esta reducción es el resultado de la política exitosa de erradicación con la que está comprometido el Gobierno. La cooperación internacional, bilateral y multilateral, ha sido un componente esencial para lograr estos resultados. Asimismo, las políticas regionales coordinadas son esenciales, para eliminar totalmente el flagelo del narcotráfico de nuestros países.

Gran parte de las hectáreas erradicadas han sido transformadas en cultivos lícitos, bien sea con programas de reforestación, conocidos como "Programa de Familias Guardabosques" y con los Programas de Proyectos Productivos agroforestales y agrícolas, mediante cooperativas comunitarias sostenibles donde se genera una importante fuente de trabajo, en la cual la mujer desempeña un papel principal.

Señor Presidente:

Así como hemos contado con la cooperación internacional para erradicar los cultivos ilícitos, para mejorar la interdicción aérea y marítima, y para fortalecer las instituciones y el sistema judicial, queremos ahora contar con cooperación para brindar oportunidades laborales a las poblaciones campesinas que dejan los cultivos ilícitos para subsistir sin la violencia y el temor que rodea al narcotráfico.

Crear entornos sostenibles para la población que abandona los cultivos ilícitos, y generar desarrollo social y económico, requiere de inversión nacional y de cooperación internacional. La aplicación del principio de responsabilidad compartida debe hacerse a través de acciones concretas que permitan mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de los países afectados por el cultivo, la producción y el tráfico ilícitos de drogas.

Creemos que los resultados de la lucha contra las drogas ilícitas deben motivar a los donantes a unirse a los programas que el Gobierno Nacional desarrolla en favor de las poblaciones que participan en estos programas, en medio de grandes dificultades presupuestales, en especial los programas de Desarrollo Alternativo.

Señor Presidente:

El Programa de Familias Guardabosques de la presente administración reúne ya a 22 mil familias que han abandonado los cultivos ilícitos y se han dedicado a reforestar y a cuidar los bosques tropicales, recibiendo un subsidio de 2.000 dólares anuales. El objetivo es llegar a 50 mil familias en el 2006. El subsidio es entregado a las mujeres para asegurar el bienestar de la familia. Este programa cumple un doble objetivo. Combate la producción de drogas ilícitas y recupera los bosques destruidos para la siembra éstas.

Para la sostenibilidad económica de estas familias, el programa también comprende la producción agrícola en los límites del área reforestada. Esto permite un ingreso adicional para las familias durante el período de reforestación.

Queremos invitar a la comunidad internacional y al sistema de Naciones Unidas a conocer más de cerca este programa alternativo innovador y sumarse al esfuerzo de los colombianos que quieren progresar y superar la dependencia económica de los cultivos ilícitos.

Este programa beneficia a familias, a comunidades y al medio ambiente, que es destruido por el cultivo ilícito, por las sustancias y precursores químicos utilizados para la producción y fabricación de drogas ilícitas y por la tala de bosques para sembrar más coca o amapola.

El programa de familias guardabosques es integral. También se concentra en la educación y la capacitación de los actores que participan en este programa. La capacitación técnica para el manejo de cultivos y bosques requiere de un programa de alfabetización que beneficia a miles de personas, niños y adultos, que han sido privadas del derecho a la educación básica, como consecuencia de la violencia.

Es un programa que exige de coordinación local, regional y nacional. La comunidad internacional puede jugar un papel muy importante en los ámbitos de capacitación técnica para la sostenibilidad de miles de personas decididas a incorporarse a la sociedad civil colombiana, ejerciendo una actividad lícita.

El Gobierno del Presidente Uribe está decidido a superar el flagelo de las drogas ilícitas y el país entero lo acompaña en esta tarea prioritaria. Superado el problema mundial de las drogas tendremos un país sin violencia y sin terrorismo. Un país con mejores oportunidades económicas y sociales y con seguridad para todos.

Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 59