Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Cuarta Comisión

(Nueva York, 27 de octubre de 2005)

Intervención de la Embajadora María Angela Holguín, Representante Permanente de Colombia, Tema 27: Asistencia actividades relativas a las Minas.

 

Señor Presidente:

Le agradezco por presidir nuestros trabajos el día de hoy.

Si somos consecuentes con nuestro discurso de condenar todo acto terrorista que afecte de manera directa a los individuos, debemos estar listos para prohibir la total fabricación y comercialización de las minas antipersonal. Las minas, como lo experimentan numerosas sociedades causan destrucción, muerte y mutilación de seres humanos. Así ha quedado plasmado en la Convención de Ottawa, que no alcanza aún los resultados anhelados, pero seguiremos en los esfuerzos por lograr la meta de cero minas.

En situaciones de conflicto y post-conflicto el tema del desmantelamiento de las minas es fundamental. Alrededor del mundo, grupos armados ilegales y terroristas, con recursos por cuenta de la vinculación de algunos con la delincuencia transnacional organizada, han sido los causantes de este otro tipo de amenaza contra personas inocentes. Las minas son talvez uno de los más crueles instrumentos de violencia que ha conocido la humanidad, el más indiscriminado y donde generalmente son niños y población inocente sus víctimas

Colombia destruyó más de 18 mil minas antipersonal que estaban en sus depósitos. Sin embargo, no basta con destruir las existencias, tenemos la responsabilidad de lograr un país libre de minas antipersonal y seguro para el tránsito de personas y vehículos. El desminado hace parte también de una política integral de recuperación del campo para lograr el progreso de los sectores rurales del país, en donde la seguridad es un elemento fundamental.

Las fuerzas armadas tienen equipos dedicados a la delicada misión del desminado, pero no es suficiente. Conscientes de la necesidad de incrementar nuestra capacidad operativa, la Oficina del Vicepresidente de Colombia, encargada del tema, ha elaborado una propuesta para la conformación de grupos y subgrupos a fin de avanzar lo más rápido posible y evitar que nuestra población sea víctima de las minas antipersonales.

Conscientes del imperativo de desarrollar una estrategia en Educación para la reducción del riesgo, que responda a las necesidades de la población y se adapte a nuestras particularidades en cada región y comunidad estamos consolidando una estrategia que involucre a las ONG´S, a las autoridades, los líderes comunales y a la población en general.

En la asistencia a las víctimas adelantamos acciones encaminadas al seguimiento de cada caso para su oportuna atención. Tenemos un registro general desde 1990 y caso por caso desde mayo de 2005. Se está dando prioridad institucional de atención integral a niños, niñas, adolescentes y jóvenes. En la remodelación y dotación de algunos hospitales se han recaudado fondos con eventos realizados en alianza con UNICEF y se ha contado con el apoyo del Gobierno del Japón.

La cooperación internacional para el desarrollo efectivo e implementación de estas propuestas es valorada. Hacemos un reconocimiento especial a UNICEF, Organización Internacional para las Migraciones -OIM-, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD- y al Centro Internacional de Desminado Humanitario de Ginebra, por el trabajo que realizan con el Gobierno para erradicar todas las minas del país. Asimismo, reconocemos la labor de nuestro Organismo Regional la OEA; la cooperación técnica de la Unión Europea, de los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Suiza y Japón; y de Instituciones religiosas que también se han vinculado a este esfuerzo nacional.

Señor Presidente:

La complejidad del problema que producen las minas antipersonal y las municiones abandonadas sin explotar, exige la vinculación de todos los estamentos del Estado, de la sociedad civil colombiana y por supuesto de la cooperación internacional ordenada y coordinada con el gobierno acorde con el Plan Estratégico Nacional para hacer efectiva la solución que la población colombiana anhela.

Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 60