Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 11 de noviembre de 2005)

Intervención de la Embajadora María Angela Holguín, Representante Permanente de Colombia, Debate conjunto sobre el Informe del Consejo de Seguridad a la Asamblea General (A/60/2) [9] y la Cuestión de la Representación Equitativa y el aumento en la composición del Consejo de Seguridad y otros temas relacionados [117]

 

Señor Presidente:

Permítame unir nuestra voz de rechazo y condena a los ataques terroristas en Jordania y expresar a su gobierno y a su pueblo nuestra solidaridad.

Agradecemos al Embajador Denisov, Representante Permanente de la Federación Rusa, Presidente del Consejo de Seguridad, por la presentación del informe del Consejo a la Asamblea General. El informe hace un recuento de las situaciones que se han tratado en el Consejo. Éste presenta la complejidad de estas, particularmente en África y en el Medio Oriente. Nosotros acompañamos todos los esfuerzos para alcanzar la estabilidad y la paz en estas regiones. Reconocemos el trabajo del Consejo en este año particularmente complejo. Igual que en años anteriores, debo reiterar que nos hubiera gustado ver un documento no sólo de compendio de cuestiones examinadas sino uno con algo de contenido sobre el proceso de toma de decisiones de este órgano.

Apoyamos el desarrollo que ha tenido el tema de la lucha contra el terrorismo y felicitamos a los Presidentes de los comités por su trabajo. Creemos que no podemos perder el entusiasmo del inicio, ya que este tema es prioritario para la paz y seguridad mundiales. No hay duda que se han logrado avances significativos y que para seguir afianzando esta lucha global desde el contexto multilateral se deben fortalecer y consolidar mecanismos para apoyar a todos los Estados que soliciten ayuda para combatir el terrorismo de manera eficiente.

Asimismo, damos la bienvenida a las misiones en el terreno por parte de los miembros del Consejo. Creemos que es una forma de conocer y entender las realidades en su verdadero contexto y dimensión, con información clara y directa. Esto permite tomar decisiones más ajustadas y encontrar soluciones adecuadas para cada situación. En este sentido, reconocemos la labor del Embajador de Brasil, Ronaldo Mota Sardenberg, en la misión que el Consejo realizó en Haití.

La situación de Haití merece un trabajo coordinado y de largo plazo de Naciones Unidas para fortalecer las instituciones democráticas y darle sostenibilidad a una estrategia integral de desarrollo que permita el progreso y el bienestar económico y social de la población y la estabilidad política en un ambiente de seguridad y paz. El Consejo debe liderar la primera etapa de estabilización y el sistema debe responder con los programas de desarrollo económico que le den sostenibilidad a los esfuerzos y compromisos adquiridos por las autoridades haitianas y por la comunidad internacional, en su apoyo y cooperación.

Señor Presidente:

Creemos que la revisión de los métodos de trabajo del Consejo para promover la transparencia y participación de otros Estados es fundamental, en especial, cuando en el Consejo, tal y como se indica en el informe, "se reafirmó la tendencia observada en años recientes hacia el aumento constante del volumen y el alcance de las actividades." Este aumento constante en especial en el alcance de las actividades del Consejo amerita una mayor consulta con los Estados Miembros, con los grupos regionales y con otros actores relevantes para tomar decisiones más informadas que permitan encaminar las situaciones hacia soluciones viables y duraderas.

Es importante que el Consejo en aras de su efectividad y de una labor exitosa se concentre en las amenazas a la paz y la seguridad internacionales. La dispersión de la agenda con temas que no están directamente relacionados con su mandato central puede afectar su eficiencia y solidez en el ejercicio de sus funciones.

Así como la fórmula "Arria" ha mostrado sus bondades en las consultas del Consejo con las organizaciones no gubernamentales y miembros de la sociedad civil, creemos que la misma fórmula es necesaria y urgente para hacer consultas con los Estados. Esta se podría implementar a partir de este momento y no requiere sino de la voluntad del Consejo. Una fórmula que le facilite a los Estados tratar temas de fondo con el Consejo, le permitiría a sus miembros tener mayor y mejor información sobre las realidades nacionales y regionales. Esto sólo puede contribuir a que el Consejo tome decisiones más ajustadas a los contextos particulares y de esta manera contribuya a una solución duradera de los casos tratados.

En la búsqueda de soluciones sostenibles, que debe ser el objetivo, creemos que el Consejo debe ampliar su enfoque en el seguimiento de las situaciones bajo su estudio. No sólo monitorear soluciona los problemas. Consideramos que el Consejo debe hacer sugerencias al sistema para que éste se movilice, elabore y ejecute proyectos de impacto que contribuyan a la solución de las crisis. Una mejor identificación de las necesidades nacionales harán que el Consejo pueda enfrentar las crisis de una manera más propositiva para encontrar soluciones duraderas.

Sobre este tema de los métodos de trabajo, creemos que una consulta amplia contribuiría a la elaboración de propuestas tendientes a mejorar la acción del Consejo en el ejercicio de su mandato. En este sentido, creemos que la iniciativa de Suiza, Costa Rica, Liechtenstein, Singapur y Jordania de invitar a los Estados Miembros a emprender una reflexión en torno al tema, es constructiva y estamos abiertos para debatirla como un nuevo elemento que alimente este debate.

Señor Presidente:

Quiero reafirmar el compromiso de mi país con lograr una reforma en la composición del Consejo siguiendo los lineamientos y propuestas planteados por el Grupo de Unidos por el Consenso y consignadas en el documento A/59/L.68. Esta propuesta tiene importantes fortalezas. Es flexible, democrática, abierta, participativa y tiene un énfasis regional, que es único en este debate. Esta propuesta evitaría aumentar las diferencias en el sistema multilateral.

Consideramos la reforma del Consejo de Seguridad como parte de la gran reforma que hemos emprendido. En el pasado este asunto nos quitó tiempo y energía, nos distrajo de otros temas que son esenciales para la mayoría de nuestros países.

Señor Presidente:

Hemos visto gratamente que su presidencia está enfocada en las reformas que aliviarán las necesidades y problemas de los pueblos que, en últimas, son los grandes beneficiarios de las decisiones que acá tomamos.

Creemos que los grandes retos de hoy requieren de la unidad de todos los miembros. Si la ONU quiere ser eficiente y efectiva para dar respuestas contundentes a los grandes desafíos del mundo de hoy debe buscar la unidad, la cooperación y el consenso de sus miembros, elementos esenciales que deben ser nuestra guía en todo este proceso de reforma, incluyendo la del Consejo de Seguridad, tanto en sus métodos de trabajo como en su expansión.

Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 60