Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 14 de noviembre de 2005)

Intervención de la Embajadora María Angela Holguín, Representante Permanente de Colombia, Debate conjunto sobre Fortalecimiento de la coordinación de la asistencia humanitaria y la ayuda de emergencia de las Naciones Unidas, incluida la asistencia económica especial: (i) Informe del Secretario General.

 

Señor Presidente:

Mi delegación se une a la intervención de Jamaica a nombre del G77 y China.

Agradecemos al Secretario General por sus informes sobre asistencia humanitaria. Felicitamos al Sr. Jan Egeland, por su compromiso y su liderazgo en el trabajo de OCHA y felicitamos a su personal por su compromiso y dedicación en la ayuda humanitaria. Las naciones afectadas merecen la ayuda y asistencia del sistema, que debe hacer de su recuperación una prioridad.

Queremos reiterar nuestra solidaridad con las víctimas del tsunami, del terremoto en Paquistán y de los huracanes en el Caribe y el Golfo de México. El sistema de la ONU tiene un gran reto para contribuir con la reconstrucción y el retorno a la normalidad de la vida de los pobladores de las zonas afectadas, trabajando de cerca con sus gobiernos para consolidar así estrategias y programas de largo plazo que permitan un paso efectivo hacia la recuperación.

La asistencia humanitaria debe darse con la convicción profunda de trabajar y cooperar con los Estados y apoyar los esfuerzos de los Gobiernos, mejorar su capacidad de respuesta y su infraestructura para hacer frente a estos retos. Esta es la única manera de asegurar sostenibilidad en la superación de las emergencias. Asimismo, la asistencia debe darse siguiendo los principios rectores de neutralidad, imparcialidad y humanidad.

Debemos ser estrictos en la no politización de la asistencia humanitaria. Debemos respetar los principios rectores de ésta. De lo contrario, lo único que se logrará es debilitar la capacidad de respuesta del sistema, con una consecuente pérdida de legitimidad y credibilidad. Elaborar estrategias que busquen suplantar a los Estados y debilitarlos en su capacidad de respuesta, no traerá los beneficios esperados. Crear marcos operativos para situaciones concretas no será positivo para el sistema. Los éxitos de corto alcance no deben confundirse con la sostenibilidad y la capacidad para la superación de emergencias.

Es importante un enfoque de necesidades, pues de esta manera se respetan los principios y se da respuesta eficiente y efectiva a la solución de problemas concretos. El ejemplo del Comité Internacional de la Cruz Roja debe ser la regla y no la excepción en la asistencia humanitaria. La credibilidad y legitimidad del CICR se deben a su trabajo respetuoso del derecho internacional humanitario alrededor del mundo durante varias décadas. El sistema de la ONU debe tomar de estas experiencias exitosas.

Señor Presidente:

El Coordinador Humanitario nos propone estudiar su propuesta del Fondo Renovable Central para Emergencias. Mi delegación considera que los esfuerzos que se realicen por mejorar la coordinación humanitaria de la ONU merecen consideración y análisis, y éste es uno de ellos. La Asamblea General deberá revisar esta propuesta sin debilitar su capacidad de decisión en la materia. No estamos de acuerdo con que se le pida a la Asamblea General crear estructuras nuevas para luego no tener reporte de ellas. Es esta medida, la Asamblea seguiría perdiendo capacidad de gestión, decisión y supervisión.

La actualización de este Fondo debe hacerse con un criterio de rendición de cuentas a la Asamblea General, la cual debe orientar su trabajo y sus prioridades para asegurarse que el Fondo responda de acuerdo con las necesidades derivadas de las emergencias que se presenten. La rendición de cuentas hacia la Asamblea General va mucho más allá de un informe anual de gestión del Fondo, del cual sólo se tomaría nota. Creemos que la Asamblea General deberá supervisar la gestión y estamos dispuestos a trabajar con otros Estados para encontrar la mejor manera de hacerlo. Este es un proceso que permite revitalizar la Asamblea General.

Señor Presidente:

Este año ha sido especialmente difícil para la asistencia humanitaria. Mi delegación apoya las iniciativas que busquen mejorarla, siempre teniendo presente el consentimiento y la cooperación con los Estados como eje fundamental para su funcionamiento.

Gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 60