Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 18 de Octubre de 2005)

Intervención de la Embajadora María Angela Holguín, Representante Permanente de Colombia, Tema 67: Promoción y Protección de los Derechos del Niño.

 

Señor Presidente:

Deseamos agradecerle por presidir nuestros trabajos el día de hoy. Colombia reitera una vez más su compromiso con la Convención de los Derechos del Niño y sus protocolos facultativos. Apoyamos la declaración de Argentina en nombre del Grupo de Río.

Creemos que Naciones Unidas, en especial Unicef y la Oficina del Representante Especial, han hecho una gran labor para mejorar la vida de la niñez alrededor del mundo. Han tenido y tienen oportunidades únicas para hacer una contribución efectiva en el bienestar de la niñez. Bienestar que se consigue mediante el apoyo a los programas nacionales, o en ocasiones, establecimiento de programas, orientados a crear un ambiente propicio para el desarrollo pleno de la niñez, con salud, educación, vivienda, respeto de sus derechos, libre de violencia, maltrato, abuso y explotación en cualquiera de sus formas.

La ONU al comprometerse con un enfoque de cooperación y apoyo a las capacidades nacionales puede mostrar resultados concretos, que conviertan las palabras en acciones y en proyectos tangibles que marquen una diferencia real en la vida de los niños y niñas del mundo.

Creemos que el sistema debe fortalecer, de manera conjunta con los Gobiernos y en apoyo a sus esfuerzos, programas que creen bienestar en la población infantil. Población afectada, en todas las regiones del mundo, por situaciones de pobreza, orfandad, SIDA, tráfico, abuso y explotación sexual, daño físico y psicológico, desastres naturales o conflictos.

En esta búsqueda de dar soluciones a las necesidades de la infancia en el mundo, un enfoque integral es necesario y en ocasiones, es importante trabajar incluyendo el componente familiar y comunitario. En este sentido, es importante cooperar con los Estados en estrategias e iniciativas orientadas hacia la capacitación escolar y técnica que tengan como objetivo lograr empleo productivo en la vida adulta. Lo anterior, para dar respuesta a situaciones de pobreza y a situaciones de desmovilización y desvinculación de niños reclutados. La inversión en pequeña y mediana empresa, la vinculación del sector privado, el trabajo coordinado con la sociedad civil y un gran esfuerzo en capacitación son algunos de los ejes que se fortalecerían con la cooperación de la ONU.

Señor Presidente:

Creemos que hay dos líneas de acción donde la ONU puede mostrar resultados en mi país, que enfrenta el reto de los menores reclutados por grupos armados ilegales. El primero, es la prevención y el segundo es la asistencia y rehabilitación al menor desmovilizado. Creemos que en ambos componentes, el tema de la educación y la capacitación son fundamentales. En ambos componentes, tanto la Oficina del Representante Especial como Unicef, cada uno dentro de sus mandatos, tienen un trabajo importante que realizar.

La prevención y la rehabilitación implican el compromiso con proyectos tangibles orientados a mejorar la vida de los niños y de sus familias, con un efecto directo en las comunidades afectadas por el reclutamiento de menores. Aparte de la educación, un enfoque integral y holista favorece la permanencia de los menores en las escuelas y programas de rehabilitación. Asegurar la educación también significa garantizar una alimentación balanceada y suficiente, espacios de esparcimiento, música, arte y deporte y apoyo a las familias para que mantengan a los menores en el sistema educativo. Por ejemplo, Colombia da un subsidio adicional a las familias para que envien a los niños y niñas a la escuela.

Ya la ONU en el tratamiento de los niños afectados por los conflictos armados decidió establecer unas listas para identificar en dónde hay niños reclutados, bien sea por actores armados ilegales o por fuerzas públicas. Una vez identificados los países, en vez de caer en la tentación frecuente de señalar, lo que la ONU debe hacer es diseñar programas y proyectos de prevención y apoyo a la desmovilización y a la rehabilitación, trabajando de cerca con los Estados afectados por esta situación. En vez de quedarse en la crítica, la ONU tiene la oportunidad de mostrar resultados concretos, visibles y positivos mediante la cooperación para hallar soluciones a esta problemática.

Una estrategia fundada en la cooperación y en la ejecución de proyectos, traería resultados sostenibles en el corto, mediano y largo plazo. Nos gustaría ver lo antes posible propuestas claras de la ONU sobre proyectos y programas que el sistema podría realizar, aliado a los Estados Miembros, para atender de manera integral y sostenible las necesidades de los niños alrededor del mundo, en especial, aquellos afectados por los conflictos, la violencia, el abuso y la explotación en todas sus formas.

Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 60