Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 25 de octubre de 2006)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 53: Desarrollo Sostenible

 

Señora Presidenta:

Mi delegación se asocia a la declaración hecha esta mañana por la delegación de Sudáfrica en nombre del Grupo de los 77 y China. Colombia reconoce la responsabilidad de cada Estado de fijar políticas para el logro de los objetivos del desarrollo sostenible, esto es, de metas de desarrollo humano, de crecimiento económico y avance social, que vayan de la mano con acciones de protección de los recursos naturales y del medio ambiente, sustento de bienestar para generaciones actuales y futuras.

Señora Presidenta: Mi delegación se une al reconocimiento que hace el Secretario General sobre la importancia de implementar medidas para mejorar la coordinación y aumentar la capacidad de prevención y respuesta de los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales en el desarrollo de actividades relacionadas con la reducción de desastres. En esta perspectiva, Colombia reconoce que la atención de desastres debe sustentarse también en acciones que tengan en cuenta los parámetros del desarrollo sostenible, para que se integren las acciones de protección a la población, con los propósitos del desarrollo económico y social, y del manejo ambiental integral. Consideramos determinante la recomendación del Secretario General de alentar a los donantes y a las instituciones de financiación, a invertir en la reducción de los desastres como un componente integral de la cooperación para el desarrollo.

Mi país también valora la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres como un marco significativo en la adopción de medidas más eficaces en este campo, y para prestar apoyo a los agentes nacionales que trabajan en distintos niveles. Apoya la implementación de la Declaración de Hyogo y el Plan de Acción de Hyogo 2005-2015, sobre el tema de reducción de desastres. Y destaca la importancia de fortalecer la coordinación y cooperación de los diversos actores que participan en el proceso de alertas tempranas, y de integrar de forma adecuada sus actividades y sus conocimientos, según lo convenido en la Segunda Cumbre Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción de Desastres.

Señora Presidenta:

La importancia que el Gobierno de Colombia le asigna al tema de reducción de desastres se refleja, entre otros instrumentos, en el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres aplicado desde 1988, con la coordinación de instituciones estatales y la participación de entes gubernamentales locales y de la sociedad civil. Gracias a este mecanismo, que se ha fortalecido durante el gobierno del presidente Álvaro Uribe, hemos podido avanzar en el manejo de riesgos, en la capacitación de la comunidad, en el desarrollo de sistemas de alertas tempranas, en la atención a los efectos de los desastres naturales, y en general en la disminución de la vulnerabilidad de las poblaciones en las distintas zonas del territorio nacional.

Con la experiencia vivida, Colombia, que tiene factores diversos de riesgo por sus condiciones naturales y geográficas, ha podido comprobar que la reducción de desastres resulta factible en la medida que las autoridades nacionales, con apoyo y asistencia técnica internacional, y con participación e información de los sectores privados y de la comunidad, puedan determinar, evaluar y reaccionar frente a los riesgos, antes de que se produzcan esos fenómenos.

Mi delegación considera que también cabe a la Organización de las Naciones Unidas y a las organizaciones regionales internacionales, apoyar los esfuerzos de los países afectados por los desastres, en los procesos de prevención, recuperación y rehabilitación. Estos esfuerzos de cooperación y asistencia técnica de la comunidad internacional, deben ser adecuadamente coordinados y deben contribuir ante todo a fortalecer la capacidad institucional de los países. Especialmente, en sus acciones de formulación y ejecución de políticas de prevención y respuesta de los Estados frente a los desastres, en sus acciones de evaluación de riesgos, y en el intercambio de mejores prácticas y de información técnica.

Señora Presidenta:

Colombia continúa otorgando prelación al tema del Cambio Climático y a la implementación de acciones que se encaminen a reducir los factores de vulnerabilidad identificados como generadores de este fenómeno. Mi país, sigue trabajando en acciones para la aplicación del Mecanismo de Desarrollo Limpio. En el Taller Regional sobre la Décimo Quinta Sesión de la Comisión sobre Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, realizado en Ciudad de México el pasado mes de septiembre, la CEPAL reconoció el trabajo de nuestro país en las acciones implementadas para aplicar ese mecanismo.

Desde hace más de tres (3) años, el Ministerio del Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial de Colombia cuenta con una Oficina de Cambio Climático. Esta Oficina asesora la viabilidad de la aplicación de proyectos enmarcados en este frente. Hasta la fecha se han presentado siete (7) ante la Convención de Cambio Climático y otros se encuentran en etapa de formulación. Los principales proyectos corresponden a temas de energía hidroeléctrica y eólica, además de proyectos en el área forestal.

Quiero aprovechar para compartir otro de los programas centrales que impulsa el Gobierno de Colombia, que tiene relación directa con los temas del desarrollo sostenible, y con los objetivos de la Convención sobre Cambio Climático. Se trata del Programa de Familias Guardabosques, que tiene como uno de sus propósitos combatir la tala de bosque tropical y de la selva amazónica.

Este Programa consiste en el pago periódico por parte del Gobierno de un subsidio económico que ha permitido que 43 mil familias del país sustituyeran cultivos ilícitos por el cuidado del bosque y siembras alternativas. Este programa, que ha tenido un decisivo impacto social y ambiental abarca una extensión de 2 millones de Hectáreas, y ha permitido que estas familias recuperen 136.000 hectáreas de bosque tropical, además de permitir cultivos alternativos. El acompañamiento técnico ambiental recibido, ha posibilitado a las Familias Guardabosques adoptar soluciones colectivas a problemáticas ambientales, como la recuperación de cuencas y el control a la contaminación, con acciones sustentadas en el uso y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

Señora Presidenta:

Colombia acoge favorablemente la recomendación del Secretario General, para que se promueva un vínculo institucional entre la Secretaría de la Convención sobre Cambio Climático y las Naciones Unidas. Al estar nuestro país en una de las regiones de mayor índice de biodiversidad de especies en el planeta, y al ser Colombia uno de los países reconocidos como megadiversos por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, nuestra delegación considera importante que se examine el vínculo que existe entre el Cambio Climático y la reducción de la biodiversidad, fenómeno que también pondría en riesgo el bienestar futuro de la Humanidad. Es importante que las Naciones Unidas den a este vínculo una prioridad clara, para que se identifiquen y diagnostiquen las consecuencias del Cambio Climático sobre la vida en sus distintas manifestaciones. Es necesario entender todas las dimensiones del Cambio Climático, para que las Naciones del mundo se decidan a emprender, sin demoras, acciones cada vez más eficaces frente a un fenómeno generador de desastres, de vulnerabilidad para el desarrollo y de riesgos para la sostenibilidad futura de las sociedades.

Muchas gracias señora Presidenta.

ˆarriba

« regresar

Periodo 61