Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 2 de noviembre de 2006)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 58: Actividades Operacionales para el Desarrollo

 

Señora Presidenta:

Mi delegación se asocia a la declaración hecha por la Delegación de Sudáfrica en nombre del Grupo de los 77 y China.

Con la aprobación de la Resolución 59/250 sobre la revisión trienal de la política relativa a las actividades operacionales para el desarrollo, el sistema de Naciones Unidas se dotó de una importante herramienta conceptual y de evaluación, cuyo valor y vigencia mi delegación desea resaltar. Así mismo, Colombia quiere reafirmar que el trabajo de las agencias y programas debe atender, entre otros, los principios de universalidad, neutralidad, multilateralismo, alineamiento y pertenencia.

Mi país acoge con agrado que el informe del Secretario General E/2006/59, haya atendido la petición realizada durante el Segmento de Alto Nivel del Consejo Económico y Social correspondiente al año 2005, sobre la necesidad de desagregar los datos estadísticos relativos a financiación de las actividades operacionales para el desarrollo. Ello permitirá diferenciar las contribuciones destinadas a apoyar la cooperación para el desarrollo a largo plazo de las dirigidas a la asistencia humanitaria.

Como fruto de los rigurosos debates realizados en la Organización, se llegó a una definición precisa de los medios de implementación de las actividades operacionales, que incluyen la provisión adecuada de recursos financieros, la transferencia de tecnología y la creación de capacidad nacional. Dichos medios deben ser fortalecidos, de conformidad con los compromisos de desarrollo acordados en las principales Cumbres y Conferencias, teniendo como eje principal la creación de capacidad nacional.

Al dar especial énfasis a los factores que propician el desarrollo a largo plazo, los países en desarrollo estarán en mejores condiciones de generar un hacer y un saber propios, como garantía para implementar, a partir de sus necesidades particulares, las actividades que propicien un crecimiento sostenido y sostenible. De esta manera, podría disminuir su vulnerabilidad frente a las distorsiones, desequilibrios y asimetrías externas, y frente a las consecuencias de los desastres naturales y el deterioro ambiental.

Dentro de este enfoque, mi país realiza los mayores esfuerzos por avanzar en el fortalecimiento de sectores clave como la agricultura, infraestructura, educación, salud, vivienda, agua y saneamiento, que coinciden con los señalados en el informe del Secretario General.

Por lo anterior, vemos con preocupación que para los componentes de desarrollo de largo plazo se asigne el 20% de las contribuciones destinadas a las actividades operacionales para el desarrollo. Como señalamos antes, consideramos necesario que se mantenga una clara diferenciación de los recursos asignados a la asistencia humanitaria, que debe preservar su ámbito separado.

Es interés de Colombia que el financiamiento de las actividades operacionales para el desarrollo dependa en mayor medida de los recursos básicos, a fin de disminuir la dependencia de fondos de menor predecibilidad, los que deben tener carácter complementario. De igual manera, resulta importante equilibrar el uso de los recursos destinados al funcionamiento e infraestructura administrativa frente a los orientados a los programas centrales de las diversas entidades.

Señora Presidenta:

En el año 2004, el Gobierno de Colombia definió la Estrategia de Cooperación Internacional 2006-2010, cuyo marco fundamental son los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los propósitos del Plan Nacional de Desarrollo. Bajo este marco institucional, la cooperación internacional está dirigida a la "consecución de apoyo necesario para atacar los elementos que contribuyen a la continuidad de la violencia y su degradación, responder al impacto que ésta genera sobre la población civil, en especial a los grupos más vulnerables, y a fortalecer las condiciones que permiten el crecimiento económico y el desarrollo social". Colombia requiere el apoyo resuelto de la comunidad internacional para cumplir estas metas.

Debo resaltar que esta nueva estrategia es producto de la activa participación de la comunidad internacional y de la sociedad civil. Como resultado de dicho proceso de consulta, se han establecido tres áreas prioritarias: objetivos de desarrollo del milenio, lucha contra el problema mundial de las drogas y protección del medio ambiente y reconciliación y gobernabilidad. Estas áreas dan continuidad a los bloques temáticos y componentes de la Estrategia de Cooperación 2003 -2006.

El Gobierno Nacional espera que la comunidad internacional renueve su ofrecimiento de cooperación, orientada al fortalecimiento del Estado Social de Derecho, la promoción de los derechos humanos, el desarrollo regional y la asistencia humanitaria. Dentro de ese marco, creemos prioritario la creación de alternativas económicas para la población reinsertada a la vida civil y brindar a las víctimas una reparación integral.

Finalmente, señora Presidenta, la estrategia nacional de cooperación reconoce la necesidad de que los países de renta media, como Colombia, sean objeto de nuevas aproximaciones y tratamientos, con el fin de poder acceder a recursos de cooperación internacional. La actual clasificación ubica a estos países en una situación de inequidad que no refleja la realidad y ahonda su vulnerabilidad.

Muchas gracias, señora presidenta.

ˆarriba

« regresar

Periodo 61