Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 2 de octubre de 2006)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, en el Debate General de la Segunda Comisión

 

Señora Presidenta:

Deseo felicitarla a usted y a los demás miembros de la mesa por su elección para presidir y coordinar las labores de esta Comisión. Mi delegación se asocia a la declaración hecha por la delegación de Sudáfrica en nombre del Grupo de los 77 y China.

En el informe "Objetivos de Desarrollo del Milenio una mirada desde América Latina y El Caribe", en cuya elaboración participaron todas las agencias del sistema bajo la coordinación de la CEPAL, se muestra que uno de los mayores desafíos para nuestra región es disminuir el grado de inequidad existente. Alcanzar ritmos de crecimiento económico sostenido es condición indispensable, pero no suficiente, para cambiar esta realidad que también caracteriza a otras regiones.

En este contexto, Colombia quiere destacar la importancia de que al tema del desarrollo sostenible y sus tres pilares (crecimiento económico sostenido, desarrollo social y protección del medio ambiente) se asigne la prioridad principal que le corresponde en la agenda de Naciones Unidas. En ese sentido, debe enfatizarse que, si bien el logro del desarrollo sostenible es responsabilidad primaria de los propios países, el éxito o fracaso de los esfuerzos nacionales depende cada vez en mayor medida de factores externos.

A pesar de los esfuerzos desplegados durante más de dos décadas, los países en desarrollo, no han logrado consolidar procesos de desarrollo sostenible. Esta realidad es aun más notoria casi quince años después de que se adoptara la Agenda 21 en Río de Janeiro, sin haberse cumplido las promesas iniciales de cooperación internacional para el desarrollo.

Reiteramos, por ello, la importancia de dar cumplimiento a las metas de Ayuda Oficial al Desarrollo y de fijar cronogramas específicos para este fin. En esa perspectiva, una atención adecuada debe otorgarse a las necesidades de los países de ingresos medios. Más allá de las cifras estadísticas macroeconómicas, estos países también enfrentan problemas de pobreza y condiciones estructurales que limitan el alcance de los objetivos del milenio.

Mi delegación, por otro lado, apoya la realización de la primera Conferencia de seguimiento del Consenso de Monterrey, a celebrarse en Doha. Esa conferencia constituye una oportunidad para promover una reforma de la arquitectura financiera internacional. Colombia, como otros países en desarrollo, ha avanzado en la aplicación de normas de supervisión y regulación bancaria y financiera. Estos esfuerzos deben encontrar una respuesta similar en otros países, en particular los países desarrollados, a fin de construir un sistema financiero internacional más estable y seguro.

Señora Presidenta:

Mi delegación comparte la decepción general que ha ocasionado la suspensión de las negociaciones de la Ronda de Doha y reitera la necesidad de redoblar los esfuerzos y alcanzar su conclusión exitosa. Ello requiere, ante todo, de una mayor flexibilidad de los países que aplican subsidios a la exportación y distintas formas de ayuda doméstica. Esta injustificada situación revierte en niveles elevados de protección a los productos agrícolas en varios países desarrollados, y son causa de las distorsiones y los obstáculos que impiden un sistema multilateral de comercio equitativo y transparente.

Tal como lo afirmara el Grupo de Cairns, en reunión que se llevó a cabo el pasado mes de septiembre, estamos dispuestos a continuar propiciando condiciones para una exitosa conclusión de la ronda del desarrollo. Especialmente, en lo relativo al acceso a mercados, siempre que se acuerden los compromisos correspondientes en materia de reducción y eliminación de subsidios.

Mi delegación desea manifestar su satisfacción por la reciente realización del Diálogo de Alto Nivel sobre Migración Internacional y Desarrollo, que se constituyó en una valiosa oportunidad para conocer las preocupaciones, experiencias y propuestas respecto de este fenómeno económico y social. Se comprobó en esa ocasión la importancia de la migración internacional, la cual pone al descubierto una de las facetas más importantes de la globalización: la movilidad del factor trabajo.

Tenemos la certeza de que las Naciones Unidas, como institución central del multilateralismo, es el escenario más adecuado para el tratamiento continuo de este asunto. Debemos asegurar un seguimiento comprensivo de esta problemática teniendo siempre como guía la situación del migrante, sus derechos, y su aporte a las economías de los países de origen y de destino.

Quisiera también destacar el tema de desastres naturales, incluído en la agenda de la Asamblea. Colombia apoya la Declaración y el Plan de Acción de Hyogo, así como el fortalecimiento de la coordinación y cooperación, a fin de integrar las actividades y los conocimientos de los diversos sectores que participan en el proceso de alertas tempranas. Este es uno de los resultados esperados con mayor expectativa en el marco de la Segunda Cumbre Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reducción de Desastres.

Mi país tiene un gran compromiso en el tema de la prevención de desastres naturales. Quiero hacer referencia al Programa de Familias Guardabosques, que hace pocas semanas fue evaluado muy positivamente por Naciones Unidas. Este programa tiene entre sus objetivos combatir la tala de bosque tropical y darle nuevas oportunidades a los colombianos que están involucrados en la siembra de cultivos ilícitos.

Hoy en día, hay 43,000 Familias Guardabosques que cuidan 2,000,000 de hectáreas, dentro de las que se ha erradicado la droga en un 80%. Gracias a los pagos que realiza el gobierno, estas familias ya han comprado 32,000 hectáreas y se han podido recuperar más de 136,000 hectáreas de bosque tropical.

Por último, señora Presidenta, mi delegación comparte la necesidad de establecer mecanismos y prácticas para que los mandatos de la Organización tengan plena eficacia en el terreno y reitera que el trabajo de las agencias y programas debe atender, entre otros, los principios de neutralidad, multilateralismo, alineamiento y pertenencia, establecidos en la Resolución 59/250. Es necesario, asimismo, fortalecer la capacidad para responder de una manera flexible a las necesidades de los países receptores, en concordancia con los planes y políticas nacionales.

En tal sentido, es interés de Colombia que el financiamiento de las actividades operacionales para el desarrollo, dependa en mayor medida de los recursos básicos a fin de disminuir la dependencia de fondos de menor predecibilidad, los que deben tener carácter complementario. De igual manera, resulta importante equilibrar el uso de los recursos destinados al funcionamiento e infraestructura administrativa frente a los orientados a los programas centrales de las diversas entidades.

Para concluir, deseo reiterarle que tanto usted, como los demás miembros de la mesa, cuentan con el apoyo y colaboración de nuestra delegación para el éxito de su gestión.

Muchas gracias, señora Presidenta.

ˆarriba

« regresar

Periodo 61