Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 10 de noviembre de 2006)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 68. Informe del Consejo de Derechos Humanos

 

Señor Presidente:

La delegación de Colombia toma nota del primer informe del Consejo de Derechos Humanos ante la Tercera Comisión, presentado por el embajador Luis Alfonso de Alba.

Señor Presidente:

De acuerdo con los Artículos 97 y 98 del reglamento de la Asamblea General de las Naciones Unidas, los temas de Derechos Humanos deben ser considerados, analizados y decididos en primera instancia en la Tercera Comisión.

Colombia considera necesario que las recomendaciones del informe del Consejo de Derechos Humanos, órgano subsidiario de la Asamblea General, sean examinadas en esta Comisión, incluidos aquellos asuntos que requieren adopción final por parte de la Asamblea.

En la Tercera Comisión, que es universalmente representativa, se asegura la experticia y el nivel interactivo de diálogo entre todos los Estados miembros de las Naciones Unidas, requerido para la toma de decisiones frente a temas que por su naturaleza conciernen a todos los países. Por esta razón, reconocemos positivamente que el Plenario haya finalmente decidido remitir a esta Comisión el estudio de los temas que hoy nos ocupan.

Señor Presidente:

Mi delegación reconoce positivamente la creación del Consejo de Derechos Humanos como órgano responsable de promover el respeto universal por la protección de los derechos humanos, incluidos los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

Destaca, así mismo, la importancia de que el trabajo de este Consejo se rija por los principios de universalidad, imparcialidad, objetividad y no selectividad, y se fundamente en la cooperación y diálogo internacional constructivo, de acuerdo con los criterios establecidos en la Resolución 60/251 de la Asamblea.

Señor Presidente:

Colombia considera de importancia primordial la función asignada al Consejo de Derechos Humanos, en el párrafo operativo 6 de la Resolución que dio origen a este organismo, consistente en examinar, mejorar y racionalizar todos los mandatos, mecanismos y responsabilidades en este campo. Y considera igualmente que esta función debe avanzar de manera simultánea y sincrónica con el establecimiento del Examen Periódico Universal. Es importante tener una visión integral de estos dos procesos, previstos en las Decisiones 1/103 y 1/104, para asegurar coherencia en el sistema y evitar las duplicidades que afectaron el trabajo de la antigua Comisión.

Para lograr resultados más eficaces en el campo de Derechos Humanos, es importante que el Consejo avance hacia un esquema que evite la excesiva proliferación de mecanismos, para mantener sólo aquellos procedimientos que sean indispensables de acuerdo con criterios razonables, sin duplicaciones ni paralelismos en el trabajo. Un esquema en el que se puedan equiparar las distintas categorías que hoy existen de relatores, representantes, expertos, grupos de trabajo, y en el que exista sinergia, racionalización y coordinación eficiente. Un esquema en el que los mandatos de los expertos no desborden el ámbito de competencia de las distintas Convenciones de derechos humanos y las funciones de los diversos órganos de los tratados.

Mi delegación se ha referido durante la discusión de varias resoluciones a la necesidad de que en esta coyuntura exista la previsión necesaria para que las decisiones que se adopten en la Sesión 61 de la Asamblea no generen obstáculos al avance del proceso de revisión de mandatos que se adelanta en Ginebra. Se debe tener cuidado en no incluir en las Resoluciones lenguajes que impliquen la extensión en el tiempo o la ampliación en su alcance, de los mandatos, mecanismos y procedimientos que están siendo objeto de revisión.

Colombia espera que el trabajo del Consejo de Derechos Humanos en esta materia permita diseñar un sistema más organizado y eficaz, que promueva la cooperación y el diálogo como sustento para fortalecer las capacidades nacionales, y que promueva relaciones de confianza con los Estados. Y espera que se cumpla a cabalidad con el cronograma establecido en la Decisión 1/105 del Consejo para que tanto las decisiones sobre la revisión de mandatos y sobre el Examen Periódico Universal culminen antes de junio de 2007.

Señor Presidente:

En el primer período de sesiones, el Consejo abordó temas significativos, como el derecho al desarrollo, la aplicación efectiva de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, y otras materias relacionadas con derechos económicos, sociales y culturales.

El Consejo ha recomendado a la Asamblea General la adopción de dos proyectos de resolución. Uno se refiere al proyecto de Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, que fue acordado por consenso entre los miembros del Consejo.

El segundo se refiere al proyecto de Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada en esa instancia mediante votación. Mi Delegación ya tuvo la oportunidad de pronunciarse sobre este tema en días pasados, al lamentar que en un asunto de carácter general y de primera importancia como éste, el Consejo no hubiera realizado un esfuerzo mayor por acordar un texto adecuado, más preciso, con posibilidades de ejecución y desarrollo por parte de todos los Estados miembros. Un texto que representara, por su aplicabilidad universal, beneficios concretos para las comunidades indígenas de todo el mundo. Un texto definido con esos criterios, seguramente habría recibido el consenso necesario para su aprobación en el Consejo.

Señor Presidente:

Al ser esta la primera vez que la Tercera Comisión aborda las recomendaciones del nuevo Consejo de Derechos Humanos, esperamos que la participación y el diálogo interactivo de los Estados miembros de las Naciones Unidas permitan llevar a la adopción de decisiones que permitan satisfacer las expectativas generadas con la creación de este órgano subsidiario de la Asamblea.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 61