Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 16 de enero de 2007)

Intervención de la Sra. María Andrea Albán, Directora de Asuntos Económicos, Sociales y Ambientales Multilaterales, Ministerio de Relaciones Exteriores. Junta Ejecutiva de UNICEF: Informe Anual al Consejo Económico y Social

 

Señor Presidente:

Permítame, en primer lugar, felicitarlo por su elección como presidente de esta importante Junta como representante de la Región de América Latina y el Caribe. Sin lugar a dudas, bajo su hábil liderazgo llegaremos a unos acuerdos fundamentales para la UNICEF y para el beneficio de la niñez en el mundo. Igualmente quiero felicitar a los demás miembros del buró por su elección.

En el informe que muy diligentemente presenta la Secretaria Ejecutiva al ECOSOC, se resaltan medidas tomadas por la UNICEF para mejorar la eficacia de su gestión: alianzas con otras instituciones; mayor sinergia entre sus programas; implementación de sistemas de planificación, administración de recursos humanos, planificación conjunta con otras agencias; orientación de la cooperación al fortalecimiento de la capacidad de los países; apoyo a los países en la aplicación de compromisos internacionales en materia de infancia.

En términos generales estamos de acuerdo con este informe. NO obstante, quisiéramos llamar la atención sobre los siguientes asuntos.

- El informe señala que la UNICEF requiere recursos planificados de largo plazo, predecibles con el fin de responder de forma adecuada a nivel nacional de los países. En ese sentido, consideramos de la mayor importancia que en efecto los recursos sean predecibles y estables. Quisiéramos ver un aumento de estos recursos a nivel nacional de los países. NO se puede sostener la operación de la UNICEF en su mayor parte con recursos financieros voluntarios.

- La construcción de la capacidad, resulta fundamental para mejorar la capacidad de absorción de los recursos a nivel de los países. Se hace necesario mejorar los recursos destinados para esta actividad, al igual que sus campos de acción. Es importante que UNICEF apoye en mayor medida a las instituciones nacionales en el diseño y aplicación de políticas y programas relativos a la infancia y en el desarrollo legislativo, además de las áreas que esta cubriendo en la actualidad. De este modo se asegura un mayor impacto y un uso más eficaz de los recursos del Fondo en función de las prioridades que definen los países.

En este sentido, es particularmente importante la inclusión de las prioridades de los países en materia de infancia en la formulación de los UNDAF y de los Planes Maestros de Operación 2008-2012. En el caso colombiano, es importante el continuo apoyo de la UNICEF en la formulación y ejecución del plan nacional de desarrollo 2006- 2010, la aplicación de la ley de infancia y adolescencia, recientemente adoptada, y la aplicación del plan decenal de niñez. Asimismo, la continuidad del apoyo en la Estrategia de Municipios y Departamentos por la Infancia y la Adolescencia.

En relación con el tema de coherencia, las recomendaciones del informe son coincidentes con las señaladas en el informe del Secretario General titulado "Delivering as One". Sin embargo, se deben reforzar algunas estrategias, tales como:

- La coordinación entre UN, Gobiernos nacionales y ONGs debe incluir una revisión de los mandatos y experticias de cada uno para crear proyectos de intervención escalonada que reduzcan la excesiva intervención en ciertas etapas de la crisis y la ausencia de apoyo en otras.

- Se debe revisar las políticas de movilización de fondos y de destinación de los mismos de este Fondo. Si este es un Fondo que se nutre permanentemente o si hará llamados de urgencia de acuerdo a las crisis presentadas.

- Se deben reforzar los programas de desarrollo de la capacidad de los Estados para hacer frente a las emergencias así como el traspaso a los Estados de competencias en la prevención y atención de las mismas.

- La coordinación en cuanto al rol de cada agencia en la transición de la emergencia a la rehabilitación y al desarrollo debe ser central en esta discusión.

Finalmente, las estrategias y programas de asistencia deben contar con un componente de rehabilitación, y visualización de la acción conjunta con los Estados frente a los beneficiarios a fin de evitar la perpetuación de la dependencia e incentivar el traspaso de los proyectos a las autoridades nacionales facilitando el retiro de los actores humanitarios internacionales

Muchas Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 61