Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 26 de octubre de 2006)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Temas 67(b) y (c): Cuestiones relativas a los derechos humanos, incluidos distintos criterios para mejorar el goce efectivo de los derechos humanos y las libertades fundamentales; Situaciones relativas a los derechos humanos e informes de relatores y representantes especiales

 

Señor Presidente:

Colombia reconoce positivamente el diálogo interactivo que se ha realizado en esta Comisión con los distintos relatores, representantes y voceros del Secretario General y de las distintas agencias de Naciones Unidas, que han presentado sus informes sobre asuntos relativos a la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Mi Delegación toma nota, así mismo, de las recomendaciones contenidas en cada una de las presentaciones.

Señor Presidente:

Quiero aprovechar esta oportunidad para compartir varios comentarios frente a algunos de esos informes.

En primer lugar, destaco la importancia que otorga mi país al tema del derecho al desarrollo, asunto tratado en diversas Declaraciones, Conferencias y Resoluciones adoptadas por esta Organización, como un factor indispensable para el ejercicio pleno de otros derechos y libertades fundamentales. Colombia trabaja por la realización del derecho al desarrollo, ejecutando políticas que se encaminan a construir y fortalecer el capital humano y social. Y reitera su llamado a la comunidad internacional para fortalecer la cooperación en este frente.

En segundo lugar, Colombia, como país víctima del terrorismo, considera que este fenómeno criminal implica amenazas para el efectivo disfrute y protección de los derechos humanos, la democracia, la paz y la seguridad de las Naciones. En este sentido, acompañamos todas las iniciativas internacionales tendientes a combatir de manera conjunta y coordinada este flagelo. Y ratificamos que las medidas adoptadas en el país, incluidos los tratados multilaterales, la legislación interna y los procedimientos institucionales para investigar, procesar y penalizar las actividades terroristas, se aplican teniendo como premisa básica el respeto al Estado de Derecho y a los derechos humanos.

Un tercer tema de interés para Colombia es el de las migraciones. Mi país, ha ratificado la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de los Trabajadores Migratorios y de sus Familias. Esta Convención debe convertirse en un marco normativo común para la cooperación internacional, con miras a garantizar la protección de los derechos humanos de los trabajadores migrantes, su trato igualitario y la prohibición de cualquier tipo de discriminación.

Señor Presidente:

Mi país reconoce igualmente la labor del Representante para el tema de los derechos humanos de las personas internamente desplazadas, quien visitó a Colombia en junio pasado, atendiendo la invitación de nuestro Gobierno. Esperamos con interés el informe completo que debe presentar al Consejo de Derechos Humanos.

Hemos conocido las referencias iniciales del Representante a su visita a Colombia en su presentación ante la Tercera Comisión. Nos ha llamado la atención, que en su resumen no se hiciera mención explícita al trabajo que adelanta el Gobierno colombiano en un asunto ciertamente complejo, en cuya prevención y atención el Estado se encuentra firmemente comprometido.

En Colombia, la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional coordina el Programa de Atención Integral a la Población Desplazada que se ejecuta con un enfoque basado en la dignidad y la restitución de los derechos de los hogares desplazados. Su integración social y económica en los lugares de origen, o en los lugares de reubicación, es asimismo una prioridad del Gobierno.

Este programa cuenta con recursos nacionales y de cooperación internacional. Entre sus componentes se incluyen: la atención de emergencia que está disponible para toda la población desplazada y que ha cubierto al 82% de las personas afectadas; la promoción del retorno de las familias que se ha realizado con acompañamiento estatal y de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados teniendo en cuenta los principios humanitarios, de retorno voluntario y de seguridad; la generación de condiciones para la estabilización social y económica con acciones como créditos a proyectos productivos y capacitación técnica, así como apoyo complementario en salud, educación y vivienda.

Entre los avances más significativos en materia de estabilización socioeconómica pueden mencionarse la protección a los derechos a la salud y a la educación. Hoy, en Colombia, el servicio de salud subsidiado por el Estado cubre a 600 mil personas desplazadas. El Ministerio de Educación garantiza la educación al 100% de los niños desplazados que han solicitado este acceso en los últimos dos años. El Servicio Nacional de Aprendizaje ha capacitado en oficios técnicos a 150 mil adultos desplazados. Se han entregado subsidios de vivienda a 51 mil familias desplazadas. Y el programa Familias en Acción que entrega subsidios económicos mensuales a familias vulnerables o en condición de extrema pobreza, cubre entre sus beneficiarios a 120 mil familias desplazadas, cifra que esperamos incrementar en 2007 para llegar a 300 mil familias, las cuales se vincularán además a programas pertinentes de estabilización socioeconómica e integración comunitaria.

En materia de seguridad, la presencia de las fuerzas del Estado en todos los municipios del país que hace unos años no estaba garantizada, la desmovilización masiva de grupos armados ilegales, los sistemas de alerta temprana, y los programas de protección a líderes comunitarios, han permitido que el número anual de nuevos casos de desplazamiento en el país se haya reducido progresivamente desde 2002.

Varias de las recomendaciones que se plantean en el informe del Representante se vienen implementando de tiempo atrás en el país. Tenemos marcos legales y políticas focalizadas para la población desplazada; contamos con una entidad nacional con clara responsabilidad en este campo; el Estado destina recursos presupuestales significativos para el programa de desplazados, sin contar las inversiones en otras áreas de impacto general que repercuten en este frente. La problemática es compleja, pero el Gobierno no ahorra esfuerzos para encararla de manera decidida. Por ello, para Colombia es también importante el llamado del Representante a que los donantes apoyen cada vez más a los gobiernos en el desarrollo de estas estrategias. En este frente, mi país agradece la importante vinculación de varios países que han cooperado aportando significativos recursos a los programas ejecutados por el Gobierno Nacional.

Señor Presidente:

Colombia valora positivamente todas las recomendaciones que plantean acciones concretas para avanzar hacia la realización plena de los derechos y libertades, especialmente en los campos de prevención y promoción. Todas las recomendaciones relativas a la cooperación internacional, al desarrollo de investigación especializada y de sistemas de información, a la capacitación y ampliación del conocimiento, y al fortalecimiento institucional, resultan fundamentales para el logro de estos propósitos.

Muchas gracias señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 61