Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 8 de noviembre de 2006)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 41: Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

 

Señor Presidente:

Mi Delegación toma nota de las actividades de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en los distintos países del mundo, reflejadas en el informe recibido para esta sesión.

Señor Presidente:

El Gobierno de Colombia desarrolla un intenso trabajo conjunto con distintas agencias y organizaciones internacionales, incluida la Oficina del ACNUR, con el objeto de atender la población desplazada y los refugiados. La comunicación e interacción permanente con estas agencias, y con ACNUR, se han reflejado en iniciativas de acción preventiva, protección, acompañamiento para el retorno, implementación de la legislación interna y fortalecimiento de la cooperación internacional. La Agencia Presidencial para la Acción Social ha trabajado con ACNUR y otras entidades de cooperación en proyectos conjuntos como el Plan de Acción para el fortalecimiento de las unidades de atención y orientación de la población desplazada ubicadas en varias ciudades.

La Oficina del ACNUR en Colombia, en su Balance de la Política Pública de Prevención, Protección y Atención al Desplazamiento, y en su Plan de Acción 2006, ha reafirmado su compromiso de apoyar al Estado y a la sociedad civil colombianos, en la promoción de una respuesta integral para fortalecer la protección de los derechos de la población internamente desplazada. Esta Oficina ha reconocido positivamente, en varias oportunidades, las normas nacionales dirigidas a la atención de la población desplazada. Y ha destacado que existe hoy mayor movilización de las instituciones del Estado en este frente, un posicionamiento amplio del tema del desplazamiento en la agenda pública, y la asignación de más recursos, aunque insuficientes, para atender esta problemática. Nuestro país agradece la cooperación internacional que recibe el Estado para desarrollar las acciones del Programa Nacional de Atención a la Población Desplazada, cuyos resultados positivos ya he expuesto en esta Comisión en otros debates.

En esta materia, mi país sigue dando pasos innovadores y efectivos. Con la implementación de la Ley de Justicia y Paz, y la creación de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, se han establecido reglas para garantizar la participación de las víctimas del desplazamiento en procesos judiciales que se inician en el marco de la desmovilización de agrupaciones violentas. Las previsiones de esta ley en el campo de la reparación, contemplan acciones que pueden permitir la devolución de bienes tomados ilegalmente. Además, la política de seguridad democrática y la desmovilización de más de 42,000 personas antes pertenecientes a grupos violentos que generaban desplazamientos forzados, contribuyen claramente al propósito común de proteger la vida, la libertad y los bienes de los colombianos.

La Oficina del ACNUR en Colombia también ha venido coordinando, con diferentes entidades del Estado y principalmente con el Ministerio de Relaciones Exteriores, los procedimientos de atención a los extranjeros solicitantes de refugio y de los refugiados reconocidos por el Gobierno. En este frente, se han desarrollado actividades de capacitación a funcionarios, asesoría técnica y jurídica, asistencia humanitaria de emergencia a solicitantes de refugio y programas articulados con la empresa privada y entidades estatales para la integración local efectiva de refugiados.

Señor Presidente:

Es un hecho que el papel de la Oficina del ACNUR en el mundo es hoy significativo tanto en el frente de la atención a refugiados y apátridas, como en la atención a personas desplazadas internas. Colombia considera importante que en el cumplimiento de su mandato y en la reforma propuesta para esta Oficina, se propenda por asegurar a plenitud que su acción se continúe enmarcando en los principios de la asistencia humanitaria relativos a la imparcialidad, neutralidad y humanidad. Y que sus actividades se mantengan como hasta ahora, concordantes con las resoluciones relevantes de la Asamblea General que han definido su mandato, los principios rectores de la atención al desplazamiento interno y la Carta de Naciones Unidas.

De acuerdo con diversas resoluciones de las Naciones Unidas, las autoridades nacionales tienen la responsabilidad primordial de ofrecer protección y asistencia a los desplazados internos dentro de su jurisdicción. En este campo, el papel de las agencias de las Naciones Unidas, incluido el ACNUR, es fundamental en el apoyo y asistencia a las capacidades nacionales, sin afectar las responsabilidades, obligaciones y decisiones soberanas de los Estados.

Los países que cuentan con legislación, políticas y programas nacionales integrales en este campo, que tienen instituciones estatales coordinadoras con capacidad de dirección y gestión, y que destinan importantes recursos nacionales para la asistencia humanitaria, como es el caso de Colombia, precisan la importancia que reviste la asesoría, asistencia y colaboración que el ACNUR, en el campo de las poblaciones refugiadas, desplazadas y apátridas, pueda brindar como complemento a las acciones estatales. Así, se asegura la sinergia necesaria, y el empleo eficaz y eficiente de los recursos que los distintos actores gubernamentales, los entes de cooperación internacional y el sector privado, destinan para impulsar los programas gubernamentales. Así, también, se asegura el deseado fortalecimiento de la capacidad institucional nacional en este frente. Y se produce un resultado más visible y confiable en beneficio de la población destinataria de la asistencia.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 61