Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 9 de octubre de 2006)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 61: Adelanto de la Mujer

 

Señor Presidente:

Colombia reafirma su voluntad de implementar la Plataforma de Acción de Beijing y los demás Convenios que incluyen la equidad de género entre sus objetivos.

En nuestro Plan Nacional de Desarrollo y en las políticas relacionadas con los Objetivos del Milenio, se sitúa a la mujer como eje de construcción de la paz y el desarrollo. La política "Mujeres Constructoras de Paz y Desarrollo", articulada con las políticas de Reactivación Social y Seguridad Democrática, incluye acciones para incentivar el empleo, la educación y la cultura; ampliar su participación política; enfrentar las violencias contra las mujeres; y fortalecer las instituciones que trabajan en este campo.

En Colombia, como lo indican todas las cifras de matrícula, el acceso a la educación en todos sus niveles, es equitativo entre hombres y mujeres. De este modo, la educación sigue cumpliendo su papel fundamental en el ejercicio de los derechos de la mujer, incluido su desempeño laboral.

Para superar las condiciones de pobreza que afectan particularmente a la mujer, el empleo y el desarrollo empresarial son ejes fundamentales de trabajo del Estado. En mi país, las medidas para promover el crecimiento económico, han permitido aumentar el empleo productivo tanto para hombres como para mujeres. Pero, además, el Gobierno desarrolla programas de microcréditos y de capacitación en temas empresariales para las mujeres cabeza de familia, y promueve ferias especializadas de negocios para empresas de mujeres, que se encaminan al propósito de asegurar ingresos más estables y equitativos.

La participación de la mujer en las decisiones políticas es fundamental. En Colombia esta participación ha sido notable, incluidos altos niveles decisorios, como ministerios, altas cortes de justicia, y las presidencias del Congreso de la República. Hace un año, los 16 partidos y movimientos políticos más influyentes suscribieron el Pacto por la Inclusión efectiva de las Mujeres en la Política, cuyo seguimiento realiza la Procuraduría de la Nación. El propósito de este Pacto es impulsar el papel de las mujeres en la democracia y en los espacios de poder formal. Papel que es fundamental para el avance de las sociedades.

Señor Presidente:

En el frente de la violencia contra la mujer, debo decir que los resultados positivos de la Política de Seguridad Democrática, con la reducción de todos los índices de criminalidad en el país, han generado un entorno de mayor tranquilidad y convivencia para todos los hombres y mujeres de Colombia.

Además, quiero destacar logros específicos en este campo. Este año, se formuló el Plan Estratégico para la Defensa de los Derechos de la Mujer ante la Justicia, que busca perfeccionar la práctica de los derechos y procedimientos establecidos en nuestra legislación en tres campos: los Derechos en situaciones de violencia intrafamiliar, los Derechos de la Mujer tras la ruptura de la unión marital, y la protección de las mujeres frente a la discriminación laboral.

También, en agosto de 2006, el Comité Interinstitucional contra la Trata de Personas aprobó la Estrategia Nacional contra este delito que afecta de manera grave a las mujeres. La estrategia incluye acciones de prevención, capacitación de funcionarios, persecución penal, cooperación internacional, protección a víctimas y testigos, y sistemas de información.

Adicionalmente, la Presidencia suscribió un Convenio con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, con el fin de incorporar el enfoque de género en las políticas de prevención, atención y protección de las personas en situación de desplazamiento.

Señor Presidente:

El fortalecimiento institucional, normativo y de la información en materia de mujer es fundamental para asegurar eficacia en las políticas. En este campo, en Colombia se creó en enero de este año el Observatorio de Asuntos de Género, con carácter permanente, cuyo objeto es desarrollar un sistema de indicadores y mecanismos de seguimiento a las políticas y planes oficiales, que permitan realizar los ajustes necesarios. Y se expidió el Manual de Transversalidad de Género para entrenar a funcionarios sobre la forma de incorporar la perspectiva de género en las políticas públicas.

En materia normativa el país sigue avanzando. A Ley de Cuotas, la Ley de Mujer Rural, la Ley de Igualdad de Oportunidades y a las normas contra la violencia intrafamiliar, se suma la nueva ley para enfrentar y sancionar penalmente el acoso laboral y otros hostigamientos en el marco de las relaciones de trabajo. También se adoptó el nuevo Código de la Infancia y la Adolescencia, que incluye la perspectiva de género en todos sus contenidos. Y el Protocolo Facultativo de la Convención para la Erradicación de la Discriminación contra la Mujer, que fue aprobado por el Congreso de la República, ha pasado ya el examen de la Corte Constitucional, paso necesario para su ratificación.

Señor Presidente:

Las políticas públicas no son neutras y de su formulación depende que se logre equidad de género o que se refuercen las desigualdades. Colombia recibe con interés el Estudio a fondo sobre todas las Formas de Violencia contra la Mujer y el informe sobre los avances en la implementación de la Declaración de Beijing. Las recomendaciones del Secretario General deben tenerse en cuenta en los distintos países, y en este escenario multilateral, para que reflejen en nuevas decisiones que nos permitan asegurar la equidad de la mujer y fortalecer su papel dentro de la sociedad.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 61