Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate General

(Nueva York, 24 de septiembre de 2007)

Intervención de S.E. Sr. Francisco Santos Calderón, Vicepresidente de la República de Colombia, en la Reunión de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre Cambio Climático

 

Señor Presidente:

Permítame, saludarlo y expresar nuestro apoyo y agradecimiento al Secretario General por promover este debate sobre cambio climático. Deseo destacar la importancia de realizar avances significativos hacia un régimen de cumplimiento post-Kyoto para lograr los objetivos de la Convención Marco de Cambio Climático de manera efectiva. Los efectos del calentamiento global marcarán el futuro de las generaciones venideras. No podemos heredarles a nuestros hijos y nietos un planeta inhóspito en el que tengan que enfrentarse a desastres naturales cada vez más frecuentes, niveles críticos de escasez hídrica y alimentaria, temperaturas más altas del promedio y episodios prolongados de sequía. Estas NO son las condiciones en las que, como generación, encontramos al planeta y estas no son las condiciones en las que debemos dejarlo. Es cuestión de responsabilidad con las generaciones futuras.

Los efectos del calentamiento global nos afectan a todos por igual. Es cierto que los países industrializados tienen una mayor responsabilidad por lo que sucede. Sin embargo, las soluciones nos corresponden a todos con un compromiso que debemos asumir con equidad y de manera diferenciada. Dentro de esta lógica, la transferencia de tecnologías limpias, la necesidad de conservar paraísos de biodiversidad y de mitigar y adaptar los efectos del cambio climático, hacen parte de las responsabilidades compartidas que tenemos todos en nuestro compromiso por salvar la vida en nuestro planeta.

De acuerdo con la organización Footprint Network mientras Colombia tiene un superávit de 2.3 hectáreas por persona, hectárea requerida para regenerar los daños producidos por la contaminación, un promedio entre los países desarrollados nos refleja un déficit de -2.9 hectáreas por persona. Aunque Colombia contribuye sólo con el 0.26% de las emisiones globales, nuestro país es vulnerable al calentamiento global por sus extensas zonas costeras e insulares, por sus asentamientos humanos en estas zonas y por la fragilidad de sus ecosistemas, incluyendo los de alta montaña. El daño ya está hecho. El IV Informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático así lo ha estimado. Aún con reducciones significativas de las actuales emisiones de gases efecto invernadero, los efectos del calentamiento global, tales como el descongelamiento de los polos, el aumento en el nivel del mar y la incidencia más frecuente de desastres naturales, se continuarán produciendo por años e, incluso, siglos.

Incrementos en la temperatura y cambios en la precipitación ya comienzan a dejar huella en nuestro país. Colombia ha perdido el 50% de su área glaciar en los últimos 50 años. Los ecosistemas de páramo y, por lo tanto, la oferta hídrica se han afectado a tal punto que para el año 2050 es muy probable que el 56% de los páramos colombianos estén destinados a desaparecer y con ellos el 50% de este tipo de ecosistemas en el mundo. Nuestro reto es desarrollar procesos cada vez más enfocados en la sostenibilidad ambiental definidos bajo los parámetros de equidad, reducción de emisiones y responsabilidad social. Señor Presidente, Debemos sumar nuestros esfuerzos y asumir un compromiso global en la transformación de los procesos productivos a tecnologías más limpias. Para lograrlo, la cooperación y transferencia de esta tecnología son elementos fundamentales.

Uno de los compromisos más importantes de la Cumbre de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo, la cual tuvo desarrollos adicionales en la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y el Protocolo de Kioto, fue la transferencia de tecnología ambientalmente sana en términos preferenciales y concesionales para los países en desarrollo. La transferencia de tecnología abarca el conocimiento práctico, la experiencia y los equipos para mitigar el cambio climático producido, en su mayor parte, por los gases invernadero. En la transferencia de tecnología están involucrados compañías privadas y públicas, clientes individuales, propietarios, financistas, gobiernos, organismos multilaterales y organizaciones no gubernamentales, entre otros actores. Con este contexto, la transferencia efectiva de tecnología es fundamental para cumplir con los objetivos que nos hemos trazado a nivel internacional para la mitigación del cambio climático. Los países en desarrollo necesitan de estas tecnologías para adaptarse a los efectos adversos del cambio climático. Para lograrlo, la cooperación y la responsabilidad compartida en la mitigación y adaptación son fundamentales y requieren del esfuerzo de todos. Para Colombia es de especial importancia conservar la biodiversidad como medida de adaptación al cambio climático. Con ello se incrementa la capacidad de resistencia de los ecosistemas y de los pueblos a los efectos adversos del calentamiento global.

Colombia, tiene una extensión de más de un millón de kilómetros cuadrados, con 38 millones de hectáreas de selva amazónica con bosque húmedo tropical. Esta área posee el 10% de la biodiversidad mundial y representa el 0,7% de la superficie terrestre. En esta región se encuentran el 70% de mamíferos, el 35% de aves, el 51% de reptiles, el 40% de anfibios y el 70 % de peces continentales. Respecto a la flora, se estima que esta región alberga más de 25.000 especies Es una zona que está en riesgo. Quiero compartir con ustedes esta cifra que es muy preocupante. Tenemos una tasa de pérdida de bosques en Colombia de 360 a 600 mil hectáreas al año por efecto del problema mundial de las drogas ilícitas.

En consecuencia, para que se detenga la destrucción del bosque, es primordial el reconocimiento de los esfuerzos que hacen países como Colombia para conservar los bosques tropicales. En ese sentido las agencias internacionales, la banca y los países desarrollados, se deben comprometer a cubrir los costos que le representan al país conservar la selva amazónica. Un mecanismo puede enfocarse en la actividad de "deforestación evitada" que reconoce la conservación como una actividad elegible bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio en el periodo Post Kyoto 2012.

Colombia ha recibido recursos del GEF, del Banco Mundial y del Gobierno de Japón en apoyo a sus esfuerzos para mitigar y adaptar los efectos del cambio climático. Estudios internacionales recientes han estimado que el costo de la adaptación al cambio climático en países en desarrollo está en el orden de 50 billones de dólares por año. En el marco de la Convención de Cambio Climático los fondos asignados para la adaptación son de 200 millones de dólares. Claramente, se observa que no son suficientes.

Con esta realidad, es preciso buscar soluciones creativas. Por ejemplo, en materia de reducción de emisiones por deforestación, Colombia apoya el desarrollo de nuevos mecanismos que financien proyectos para la conservación de bosques y parques naturales. Estos proyectos deben desarrollarse dentro de un mecanismo que tenga en cuenta las circunstancias nacionales de los países en desarrollo, mientras se adquiere mayor capacidad, información y experiencia para ampliar dichos esfuerzos. Los invito a estudiar esta iniciativa.

Señor Presidente:

En cuanto al período post-Kioto, consideramos que algunos componentes fundamentales para definir su estructura son los siguientes:

· Un régimen justo y equitativo basado en el principio de responsabilidades comunes y diferenciadas;

· Un compromiso más significativo por parte de los países industrializados para la reducción de emisiones de gases efecto invernadero.

· Canalizar recursos financieros y tecnológicos para que los países en desarrollo obtengan tecnologías más limpias y procedimientos más eficientes en consumo de energía.

Señor Presidente:

Colombia se compromete a trabajar para que todos alcancemos los objetivos definidos en la Convención Marco de Cambio Climático. Nuestro objetivo es dejarles a nuestros hijos un legado que permita un desarrollo próspero y sostenible.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 62