Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate General

(Nueva York, 28 de septiembre de 2007)

Intervención de S.E. Sra. Adriana Mejía Hernández, Viceminstra de Asunto Multilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, en el Debate Interactivo de la Reunión Ministerial del Buró de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados. Tema: Medidas concretas para fortalecer la capacidad de acción del Movimiento No Alineado

 

Señor Presidente:

Quiero, ante todo, expresar el agradecimiento del Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Colombia, señor Fernando Araújo Perdomo, por la importante labor que desde hace un año viene adelantando Cuba como Presidente de nuestro Movimiento.

Desde antes de asumir la Presidencia de los NOAL el año pasado, Cuba adelantó importantes consultas con los países miembros con miras a recuperar el consenso respecto de los propósitos y principios del Movimiento, así como hacer más transparente y eficiente el proceso de toma de decisiones a su interior. Colombia, como ex Presidente de los NOAL entre 1994 y 1997, respaldó la iniciativa cubana en el convencimiento de que estamos llamados a jugar un papel protagónico en el escenario internacional. Los procesos de reforma de las Naciones Unidas, de su Consejo de Seguridad y su Consejo de Derechos Humanos, así como el de revitalización de su Asamblea General; las amenazas emergentes a la paz y la seguridad internacionales como el terrorismo; el peligro de que las armas de destrucción masiva caigan en manos de terroristas; la falta de avances en materia de desarme y no proliferación; la politización y selectividad en el tratamiento de los derechos humanos; el papel de la sociedad civil en los escenarios internacionales; y el surgimiento de nuevos conceptos como el de "seguridad humana" y "la responsabilidad de proteger" son temas todos que exigen una posición clara de parte del mayor grupo de concertación política que opera en Naciones Unidas. Por la responsabilidad histórica que tenemos con nuestros pueblos, hemos apoyado los esfuerzos emprendidos por la Presidencia para la reforma, la recuperación del consenso y la agilidad en la toma de decisiones dentro de los NOAL.

Dentro de estos esfuerzos debemos destacar dos documentos adoptados el año pasado en la Cumbre de La Habana: la Declaración sobre los Propósitos y Principios y el Papel del Movimiento de Países No Alineados en la Coyuntura Internacional Actual, y el Documento sobre Metodología del Movimiento de Países No Alineados. En la Declaración sobre los Propósitos y Principios no sólo reafirmamos nuestro compromiso con ideales fundacionales de nuestro Movimiento, como la creación de un orden mundial multipolar basado en el fortalecimiento del multilateralismo y el respeto al derecho internacional y a la Carta de las Naciones Unidas, sino que también nos comprometemos a fortalecer la acción concertada, la unidad y la solidaridad entre todos los países miembros sobre la base del respeto a la diversidad y soberanía de nuestros Estados. En el Documento sobre Metodología reafirmamos lo acordado en el Documento de Cartagena, así como las prácticas desarrolladas por el Movimiento a través de los años, para compilar los métodos de trabajo que nos permitan la toma de decisiones y la fijación de posiciones del Movimiento respecto de los principales asuntos que hacen parte de la agenda internacional.

El señor Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba nos ha pedido realizar en esta Reunión Ministerial un debate interactivo sobre "Medidas concretas para fortalecer la capacidad de acción del Movimiento No Alineado". Permítanme en primer lugar advertir que Colombia plantea que debemos concentrarnos en construir a nuestro interior un consenso sobre los temas donde tenemos identidad de intereses y posiciones. Entre ellos están los relacionados con derechos humanos y asuntos humanitarios, áreas donde recientemente se han presentado importantes desarrollos. Por eso Colombia ha venido insistiendo en la necesidad de reactivar el Grupo de Trabajo sobre Derechos Humanos que preside Malasia y ha celebrado la decisión de la pasada Cumbre del Movimiento de crear un Grupo de Contacto sobre Asuntos Humanitarios bajo la coordinación del Presidente de los NOAL.

El Vicepresidente de Colombia expresó en su intervención durante la pasada Cumbre de La Habana que nuestro país espera ver un Movimiento más solidario en el tema de los derechos humanos. Un Movimiento capaz de presentar y defender el compromiso del Sur con los derechos humanos, incluido el derecho al desarrollo, y de convertir sus propuestas en programas concretos del sistema internacional que nos ayuden a fortalecer las capacidades nacionales para garantizar la plena vigencia de los derechos humanos. Un Movimiento que proyecte la cooperación internacional como respuesta a la estrategia de examen que promueven importantes Estados de la comunidad internacional.

En cuanto se refiere a los asuntos humanitarios, si bien consideramos la creación de un Grupo de Contacto sobre Asuntos Humanitarios como un importante paso hacia adelante, creemos que su mandato no debe limitarse a movilizar recursos y asistencia para enfrentar la situación humanitaria en los países miembros, sino que debe además incluir la búsqueda de una posición clara en defensa de los principios de neutralidad, humanidad e imparcialidad que deben regir cualquier intervención humanitaria. Este Grupo, junto con el de Derechos Humanos, debe estar en capacidad además de realizar importantes aportes a la posición, ojalá única, que debemos tomar respecto de nuevos conceptos, como el de "seguridad humana" y el de "responsabilidad de proteger" que ya he mencionado, que pueden afectar principios básicos del Movimiento como la soberanía de los Estados, la libre determinación y la integridad territorial.

Este ejercicio que propone Colombia resulta además fundamental dentro del proceso de reforma de las Naciones Unidas, donde a juicio de mi país los No Alineados debemos mantener la naturaleza inter-gubernamental y de cooperación de la ONU. Los NOAL estamos en mora de construir nuestra posición sobre asuntos de tanta importancia en la agenda internacional, no para asumir una posición de confrontación y rechazo, sino una de concertación y diálogo, donde las posiciones e intereses de todos los Estados sean tenidas en cuenta. No debemos olvidar que los principios y propósitos enunciados en la Carta de la ONU son los mismos que adoptamos los No Alineados y que nuestra responsabilidad con las generaciones venideras es asegurarnos que continúen teniendo plena vigencia.

Al agradecer a Cuba, como Presidente del Movimiento, a su Canciller, Felipe Pérez Roque, y a todos mis colegas la oportunidad que nos brindan para expresar la visión de Colombia sobre el fortalecimiento de la capacidad de acción del Movimiento, quiero reiterar el compromiso de mi país con el proceso iniciado para que nuestro Movimiento desempeñe el papel protagónico que está llamado a ocupar en el escenario internacional de comienzos del siglo XXI.

Muchas Gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 62