Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 12 de noviembre de 2007)

Intervención de S.E. Sra. Claudia Blum, Embajadora, Representante Permanente, Debate Conjunto: Informe del Consejo de Seguridad [Tema 9] y Cuestión de la representación equitativa en el Consejo de Seguridad y del aumento del número de sus miembros y cuestiones conexas [Tema 122]

 

Señor Presidente:

Permítame expresar nuestro agradecimiento al Embajador de Indonesia por su presentación sobre el informe del Consejo de Seguridad a la Asamblea General, correspondiente al período agosto de 2006 a julio de 2007. Asimismo, mi delegación se asocia a la intervención hecha por el Embajador de Cuba en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

Notamos con interés la inclusión de una breve introducción elaborada por China, en su calidad de Presidente del Consejo para el mes de Julio de 2007, que resume la labor realizada, incluida la organización de los trabajos del Consejo. Agradecemos el esfuerzo por suministrar información cualitativa que le permita a la Asamblea General efectuar una mejor evaluación de las labores del Consejo. No obstante, es indispensable profundizar en la elaboración de un informe que trascienda la compilación enumerativa y aborde asuntos sustantivos, tales como los criterios que utiliza el Consejo para la toma de decisiones. Ello contribuirá a aumentar la transparencia del trabajo del Consejo de Seguridad y los elementos de análisis de la Asamblea General, órgano y autoridad central del sistema de Naciones Unidas.

Contribuiría de la misma manera a ese objetivo que el ejercicio de rendición de informes especiales por parte del Consejo de Seguridad se realizara con más frecuencia.

Son claros los retos y oportunidades que la realidad mundial le plantea al Consejo de Seguridad. En ese sentido, sin perjuicio de la capacidad del Consejo para informarse sobre asuntos de su interés, registramos con preocupación la tendencia por parte de este órgano a ocuparse de temas ajenos a la competencia que le asigna la Carta de las Naciones Unidas.

Año tras año, al recibir este informe, hemos tenido noticia del constante incremento en el volumen de trabajo del Consejo, lo que constituye una razón adicional para que, en aras de una mayor eficiencia, este órgano cese de ocuparse de asuntos que resultan de la competencia de otros órganos del sistema de Naciones Unidas.

Quisiera destacar por otro lado, los avances que se registran en el informe sobre la situación en Haití. En este sentido, reconocemos la labor del Consejo, y en particular la extensión por un año del mandato de MINUSTAH. Confiamos en que la gestión de esa Misión logrará el propósito de consolidar el proceso constitucional y político que tiene lugar en ese país.

Señor Presidente:

La reforma del Consejo del Seguridad es un complemento del proceso de reforma de la Organización y debe continuar siendo una prioridad para esta Asamblea. El Consejo de Seguridad, en su configuración actual, no se ajusta a las realidades contemporáneas, ni en su representatividad, ni en sus métodos de trabajo. El status quo no resulta apropiado. Es necesaria una reforma que transforme al Consejo en un órgano más democrático, más representativo y con mayor transparencia a la hora de rendir cuentas.

Mi delegación reconoce el importante progreso realizado dentro del Grupo de Trabajo de Composición Abierta durante el anterior periodo de sesiones de la Asamblea General, y resalta la gestión y el liderazgo de la anterior Presidenta de la Asamblea, la señora Haya Rashed Al Khalifa. Asimismo, Colombia agradece a los facilitadores por sus esfuerzos y la presentación de sus informes, que deben servir como un punto de partida para la siguiente etapa en la consideración de este tema.

Resulta innegable el momentum generado por la labor del Grupo de Trabajo, en particular la identificación de alternativas de ampliación de la membresía, como el enfoque de transición, que sirve de base para buscar el más amplio acuerdo posible. El Informe del Grupo de Trabajo, y en especial los informes de los facilitadores, sirven también de fundamento para dar cumplimiento a la decisión de la Asamblea General de examinar este tema en su sexagésimo segundo período de sesiones, con el objetivo de lograr nuevos resultados, incluso mediante negociaciones intergubernamentales.

A pesar del consenso registrado, el ambiente dentro del que se adoptaron el Informe del Grupo de Trabajo y la decisión de la Asamblea, dejó varias incógnitas. Es necesario recobrar la confianza y crear condiciones positivas de transparencia y buena voluntad. Lograr este objetivo será posible si la consideración de la reforma del Consejo de Seguridad ocurre en un foro abierto y participativo, donde todos los Estados contribuyan con sus puntos de vista.

En este sentido, mi delegación reafirma el papel del Grupo de Trabajo como el principal y único foro para la consideración de este tema. La creación de instancias que puedan menoscabar el mandato y el alcance del Grupo de Trabajo resultarían perjudiciales para el proceso de reforma. Cualquier alternativa adicional respecto de este tema debe estar dirigida a apoyar las labores del Grupo y a construir sobre la base del progreso logrado en este último.

Señor Presidente:

En este contexto, el Grupo de Trabajo debe dedicar atención inicial a la definición del formato, parámetros y elementos de una eventual negociación intergubernamental. Esta primera etapa debe ocurrir de manera consensuada y sin la imposición de límites de tiempo artificiales. Los aspectos sustantivos solo deben ser considerados una vez exista claridad sobre el marco, las modalidades y los componentes de la negociación.

Aunque no se debe prejuzgar el resultado del proceso, debemos mantener como objetivo la configuración de un Consejo de Seguridad más democrático, con mayor representación y donde no se perpetúen los privilegios actuales. Mi delegación reafirma su apoyo al enfoque de transición, con un aumento en el número de puestos no permanentes, con la posibilidad de reelección, siempre que ésta no lleve a una membresía permanente de facto a través de reelecciones repetidas.

La consideración del aumento de la membresía del Consejo de Seguridad no debe eclipsar la prioridad de continuar la revisión y adaptación de sus métodos de trabajo, para lograr un órgano más democrático y transparente, donde exista una mejor rendición de cuentas. Como en ocasiones anteriores, mi delegación reafirma la necesidad de aumentar la participación de Estados no miembros, con el fin de que dentro de este órgano se tomen decisiones que reflejen de mejor manera las realidades nacionales y regionales, a partir del reconocimiento de las particularidades de cada situación.

Adicionalmente, mi delegación considera que la rendición de cuentas del Consejo de Seguridad ante la Asamblea General es la única manera de lograr una verdadera transparencia en sus acciones y de reforzar el papel de la Asamblea como único órgano universal de deliberación y toma de decisiones dentro de la Organización.

Señor Presidente:

Colombia, como país integrante del movimiento Unidos por el Consenso, reitera su voluntad de contribuir a un proceso abierto y constructivo en el desarrollo de este tema y expresa su disponibilidad a estudiar propuestas que lleven al más amplio acuerdo posible entre los miembros de la Organización. Invitamos al resto de los Estados a mantener un enfoque abierto y flexible en favor de este proceso.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 62