Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 26 de noviembre de 2007)

Intervención de S.E. Sra. Claudia Blum, Embajadora, Representante Permanente, Revitalización de la labor de la Asamblea General [Tema 121]

 

Señor Presidente:

Permítame destacar su liderazgo y la manera eficaz en que esta conduciendo nuestras labores en la consideración del tema que hoy nos ocupa. Igualmente, deseo expresar el reconocimiento de mi delegación a los Embajadores de San Marino y Senegal por su labor, como facilitadores sobre revitalización de la Asamblea General, durante el anterior período de sesiones. Sus aportes son un importante punto de partida para continuar la consideración de este asunto en el actual período de sesiones. Adicionalmente, mi delegación se asocia a la intervención pronunciada por el Embajador de Argelia en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

Señor Presidente:

La Asamblea General de las Naciones Unidas fue creada como único órgano universal de la Organización, con un mandato amplio que incluye, entre otros, asuntos económicos, sociales, políticos, de cooperación y también aquellos relativos al desarme y al mantenimiento de la paz y la seguridad. La Asamblea tiene la autoridad para discutir cualquier asunto de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas y para formular las recomendaciones que considere pertinentes.

Como Miembro fundador de las Naciones Unidas, Colombia le asigna gran importancia a la revitalización de la Asamblea General, principal órgano de deliberación, elaboración de políticas y participación, y considera que este proceso es esencial para la reforma y fortalecimiento de la Organización.

El proceso de revitalización ha sido largo y lento. Sin embargo, se han registrado avances importantes dentro de los que resaltamos el mejoramiento del diálogo entre el Presidente de la Asamblea y los Estados Miembros, la racionalización de los trabajos de las Comisiones Principales y la realización de debates temáticos que han contribuido de forma positiva a las labores de este órgano.

En este sentido, consideramos que aún se pueden lograr mayores avances en estas áreas, mediante la realización de nuevos debates temáticos y a través de un trabajo interactivo más estructurado entre el Presidente de la Asamblea y los Estados Miembros, que podría empezar un mes antes del inicio de cada período de sesiones. Resulta necesario continuar la racionalización de la agenda de la Asamblea y la reducción del número de temas, para que delegaciones pequeñas, como la mayoría de delegaciones aquí representadas, puedan cumplir plenamente con sus responsabilidades y dar cubrimiento a los temas de interés nacional.

Deberían evaluarse alternativas para convertir los debates de la Asamblea General en un verdadero intercambio de ideas, donde exista una interacción entre los Estados Miembros y sea posible comentar de manera positiva y constructiva sobre las intervenciones presentadas.

Existen también varios temas en los que las resoluciones de la Asamblea podrían ser más cortas y orientadas a la acción. Con este fin, las Comisiones Principales podrían mejorar la organización de sus labores para tener discusiones más focalizadas.

Es igualmente importante que las Comisiones dediquen mayores esfuerzos a introducir valor agregado a sus deliberaciones y resoluciones para minimizar el uso de lenguajes repetitivos que han sido negociados en sesiones anteriores. En este sentido, los informes y recomendaciones del Secretario General pueden jugar un importante papel. Estos deberían concentrarse en desarrollos recientes y en formular nuevas sugerencias orientadas a la acción. Las recomendaciones en esos informes deben ser evaluadas con base en su contribución a la revitalización de la Asamblea.

Se necesita, por otro lado, una adecuada coordinación entre el proceso de revitalización y el de revisión de mandatos, toda vez que ambos están relacionados con la agenda de la Asamblea General. En este sentido, es necesario que exista claridad sobre el alcance de esos dos procesos para evitar duplicación y lograr mejores resultados.

Señor Presidente:

Colombia ve con preocupación el desbalance que existe en las relaciones entre los órganos principales de la Organización y resalta la necesidad de que el equilibrio sea reestablecido de la manera estipulada en la Carta de las Naciones Unidas. La Asamblea General debe tener un papel más activo en la consideración de temas relacionados con paz y seguridad, de acuerdo con las responsabilidades que le corresponden. Asimismo, se debe evitar el apoderamiento de temas de su competencia por parte de otros órganos. La consideración de temas como los derechos humanos y el derecho humanitario corresponde única y exclusivamente a la Asamblea General.

El debate sobre el informe del Consejo de Seguridad que tuvo lugar en esta sala hace dos semanas dejó claro que la relación y la comunicación entre ese órgano y la Asamblea debe mejorar. La realización de reuniones periódicas entre los Presidentes de la Asamblea General, el ECOSOC y el Consejo de Seguridad, y la presentación de informes analíticos por parte del Consejo a la Asamblea son algunas formas de lograr este objetivo. Resulta, además, necesario que las presentaciones y sesiones informativas del Secretario General a la Asamblea ocurran con mayor frecuencia.

Señor Presidente:

La implementación de las resoluciones de la Asamblea General es otra área donde se deben realizar mayores esfuerzos. Se requiere un mayor compromiso por parte los Estados Miembros para implementar las resoluciones que han sido adoptadas por este órgano. Sería útil la presentación de un informe por parte del Secretario General sobre el estado de esa implementación.

En el área específica de la implementación de resoluciones sobre revitalización, lamentamos no poder referirnos al informe del Secretario General, toda vez que este no fue publicado a tiempo para ser tenido en cuenta durante nuestro debate el día de hoy.

El proceso de revitalización debe incluir también una mayor participación de la Asamblea General en las elecciones del Presidente de este órgano y del Secretario General. En la elección de este último, se podrían evaluar diferentes alternativas. Los candidatos podrían ser presentados un año antes de la elección y los Estados Miembros podrían votar, de manera abierta o secreta, para expresar su preferencia.

Mi delegación, por otra parte, apoya el establecimiento de un Grupo de Trabajo Ad Hoc para continuar la consideración de la revitalización de la Asamblea General. Es importante que durante esta sesión se registren resultados tangibles en esta materia y que éstos se vean reflejados posteriormente en una resolución que incluya aspectos sustantivos para el avance del proceso.

Señor Presidente:

Colombia mantiene el compromiso de seguir contribuyendo a la revitalización de la Asamblea General para fortalecer su papel y autoridad. Mi delegación continuará apoyando todos los esfuerzos para lograr que este órgano cumpla a cabalidad las funciones a su cargo contenidas en la Carta de las Naciones Unidas. Sólo de esa manera podremos cumplir con los própositos de mayor democracia, representatividad y eficacia en las tareas de nuestra Organización.

Permítame concluir felicitando y expresando el apoyo de mi delegación a los Embajadores de Paraguay y Polonia por su nombramiento como facilitadores del Grupo de Trabajo sobre revitalización de la Asamblea General.

Gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 62