Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Sexta Comisión

(Nueva York, 4 de septiembre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, referente a la Estrategia Global contra el Terrorismo

 

Señor Presidente:

La Delegación de Colombia agradece a Usted y al Secretario General, la convocatoria y preparación de esta reunión, que da la oportunidad de exponer los avances en la lucha contra el terrorismo. Quisiera destacar, igualmente, la importancia de examinar los progresos realizados en la implementación de la Estrategia Global.

Esta revisión constituye un valioso ejercicio, no solo para evaluar los progresos hechos durante los primeros dos años, sino para dar impulso a la implementación de este instrumento a través de nuevas acciones y medidas.

Señor Presidente:

El Estado colombiano aplica una política integral de lucha contra el terrorismo. En Colombia el terrorismo es el método que han elegido los grupos armados ilegales para atentar contra la estabilidad del Estado. Como resultado de sus actos criminales, esas organizaciones han convertido a los civiles en uno de sus blancos principales. Así acaba de evidenciarse en dos hechos aislados ocurridos en días recientes mediante actos de ataques indiscriminados con bombas en los que varias personas civiles perdieron la vida y más de un centenar resultaron heridas.

Desde el inicio de su aplicación en el año 2002, la Política de Seguridad Democrática establecida en Colombia, identificó el terrorismo como una de las amenazas graves que debía enfrentar el Estado.

Durante los años recientes, Colombia ha tenido un avance sin precedentes en la lucha contra esa amenaza y en la implementación de medidas para hacer frente a las condiciones que propician su propagación. A las acciones para restablecer las condiciones de seguridad en todo el territorio, se ha agregado la consolidación del Estado de Derecho y el fortalecimiento de la capacidad de negociación pacífica de conflictos, uno de los aspectos destacados en la Estrategia Global. En este sentido, se han capacitado a más de 1 millón de colombianos en resolución pacífica de conflictos.

La política exterior de Colombia se ha sumado al rechazo global y frontal en contra del terrorismo. Apoyamos las iniciativas de cooperación hemisférica y mundial para la prevención, el combate y la eliminación de esta amenaza. Por ello, hemos participado en la definición de los mandatos y compromisos políticos acordados en las Cumbres de las Américas, el Grupo de Río, la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas, entre otras instancias internacionales.

En ese contexto, también rechazamos conductas como el secuestro o el asesinato de civiles, la destrucción de la infraestructura y el uso de explosivos contra la población, que han sido calificados por la comunidad internacional como actos de terrorismo.

De igual manera, Colombia se ha empeñado en aplicar las resoluciones de la ONU sobre medidas para combatir el terrorismo. En concordancia con los compromisos adquiridos, hemos ratificado 10 de los 13 convenios internacionales adoptados en el marco de las Naciones Unidas en este campo y estudiamos la adopción de los 3 restantes.

Señor Presidente:

En su estrategia, Colombia ha adecuado la legislación interna mediante mecanismos que permiten la coordinación interinstitucional y el fortalecimiento de la capacidad de recolección de información de inteligencia, tanto para prevenir actos terroristas como para desarticular redes terroristas y estructuras de apoyo.

En esa lucha, las acciones del Estado han sido contundentes. Los recientes éxitos militares y policiales reflejan los esfuerzos de nuestras Fuerzas Armadas contra el terrorismo y el crimen organizado. Se ha desarticulado parte importante de las estructuras de los grupos armados ilegales, que han perdido no solamente mando y control, sino también a varios de sus principales cabecillas. Cerca de 48.000 miembros de esos grupos se han desmovilizado. Por otra parte, la movilidad de quienes insisten en la acción armada ilegal se ha limitado enormemente.

En el 2007 se presentó en Colombia la cifra más baja de homicidios en los últimos 20 años; esta tendencia se ha mantenido en lo corrido de 2008. Igualmente, el número de actos terroristas perpetrados en 2007 fue el más bajo en 18 años; en el año 2008 no se han registrado ataques a poblaciones. El número de municipios afectados por actos terroristas se redujo de 551 en 2002 a 210 en 2007. La gobernabilidad regional y local se ha recuperado en todo el territorio nacional. El secuestro, un delito conexo al terrorismo, ha disminuido en un 81%.

Señor Presidente:

En la acción con otros países, las autoridades de Colombia han ampliado los canales de cooperación e intercambio de información que permitan identificar, congelar y decomisar los bienes y recursos que nutren a las organizaciones terroristas.

Para armonizar nuestra legislación con las normas internacionales, en el 2006 se expidió la Ley 1121 que tipificó como delito la financiación del terrorismo y la administración de recursos relacionados con actividades terroristas. Desde ese mismo año, la Unidad de Información y Análisis Financiero -UIAF-, entidad nacional con la función de prevenir y detectar posibles operaciones de lavado de activos y financiación del terrorismo, ha trabajado en el intercambio de información con otras unidades de inteligencia financiera del mundo.

Se ha intensificado el intercambio de información con un importante número de países, con el fin de contrarrestar acciones derivadas del terrorismo y del narcotráfico, a través de Foros, Seminarios y talleres, promovidos por Colombia al más alto nivel.

Señor Presidente:

La implementación de medidas para asegurar el respeto de los derechos humanos y el imperio de la Ley como base fundamental en la lucha contra el terrorismo, es también un elemento clave en la política adoptada por Colombia en esta área.

Esas medidas se inscriben en una política de Estado que se aplica en concordancia con los Tratados internacionales suscritos por Colombia y están afianzadas en las normas que soportan el respeto a los derechos humanos y el apoyo a las víctimas.

Ejemplo de esto son las disposiciones adoptadas para la indemnización a las víctimas del terrorismo por la vía administrativa, que permitirá la rápida reparación a las víctimas y sus familias, sin recurrir a procesos judiciales que anteriormente tardaban años.

De igual manera, por parte de la Fiscalía General se ha fortalecido la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, como cuerpo especializado que se encarga de investigar los delitos que atentan contra los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

El Gobierno nacional viene trabajando en la elaboración del Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Se fortalecerá y consolidará el Sistema de Alertas Tempranas y el Comité Interinstitucional, como mecanismos de prevención de la violación masiva de derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario. Se continuará con los programas de protección de derechos humanos, la atención de personas desmovilizadas o reinsertadas, y su reincorporación a la vida civil.

Por su parte, el Ministerio de Defensa Nacional ha implementado una política de protección integral de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, como elemento legitimador de la acción de las Fuerzas Militares. Un hecho reciente, la exitosa liberación de la ex-candidata presidencial Ingrid Betancourt, tres ciudadanos norteamericanos y once miembros de la Fuerza Pública que se encontraban en poder de las Farc, refleja la eficacia de esa política integral.

Esta estrategia se articula con la Política de Integridad Policial y Seguridad Operacional de la Policía Nacional, como una política intrínseca y esencial de derechos humanos que establece una serie de estrategias internas para garantizar la eficiencia, eficacia y calidad del servicio policial.

Señor Presidente:

El Plan de Acción de la Estrategia Global contra el Terrorismo es una herramienta sin parangón en el contexto internacional, que debe ser fortalecida de forma permanente, a través de medidas efectivas que permitan un progreso real hacia la erradicación de este fenómeno criminal. Es por este motivo que Colombia exhorta una vez más a los Estados Miembros y al sistema de las Naciones Unidas a aplicar las medidas operativas plasmadas en este Plan de Acción.

Colombia considera prioritario, en el marco de la implementación de la Estrategia Global, dar cumplimiento al compromiso de no brindar apoyo, refugio ni asilo a personas involucradas en actos terroristas, como aparece establecido en el Plan de Acción y en las resoluciones pertinentes de Naciones Unidas. La comunidad internacional debe continuar estudiando medidas frente a los incumplimientos de este compromiso.

En la misma perspectiva, una particular atención debe darse a las medidas para combatir las fuentes de financiación del terrorismo en todas sus formas, mejorando el control de las fronteras y las aduanas, y reprimiendo efectivamente el tráfico de drogas ilícitas y el lavado de activos.

Las medidas de cooperación deben incluir también la activación de mecanismos que permitan una efectiva coordinación internacional y el fortalecimiento de la capacidad de recolección y procesamiento de información, tanto para prevenir actos terroristas como para desarticular las redes terroristas y sus estructuras de apoyo.

De otro lado, resulta fundamental hacer frente a los vínculos que existen entre el terrorismo y otras formas de delincuencia transnacional, en particular el negocio de las drogas ilícitas, el trafico ilícito de armas, municiones y explosivos, el secuestro y la extorsión, y el homicidio. Por ello se requiere una estrategia internacional comprensiva para enfrentar los vínculos de este fenómeno con otras manifestaciones delincuenciales.

Colombia quisiera destacar la importancia de que la comunidad internacional avance hacia el reconocimiento, protección y promoción de los derechos de las víctimas del terrorismo. Mientras la lucha contra los actos terroristas cuenta ya con un trabajo mancomunado internacional, el tema de las víctimas del terrorismo y sus derechos no dispone de los suficientes mecanismos legales de apoyo en el ámbito internacional.

Por último Señor Presidente, quisiera reiterar el llamado de Colombia a la Asamblea General y a todos los Estados miembros de las Naciones Unidas para que se dé plena aplicación al principio de responsabilidad compartida que a todos nos compromete en la lucha contra el terrorismo. Esta es una amenaza global que no respeta fronteras y amenaza la estabilidad de todos los Estados. Ningún argumento justifica apartarse de la lucha contra ese flagelo.

Muchas Gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 62