Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 10 de octubre de 2007)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 106: Prevención del delito y justicia penal;Tema 107: Fiscalización Internacional de Drogas

 

Señor Presidente:

Permítame unirme a quienes me han antecedido en el uso de la palabra para felicitarlo por su elección como Presidente de la tercera comisión. Le deseo éxitos en la conducción de los trabajos asignados. Puede usted contar en esta tarea con el apoyo y cooperación de mi delegación.

Señor Presidente:

El Informe Mundial sobre drogas 2007 de la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Delito -ONUDD- reitera la importancia de mantener y profundizar la lucha contra este flagelo tanto a nivel nacional, como regional y multilateral. También nos recuerda que, dentro del principio de la responsabilidad compartida, la meta es pasar de la contención del problema a su reducción generalizada.

Colombia ha asumido con la mayor seriedad la lucha contra el problema mundial de las drogas. Muestra de ello son los resultados que año tras año hemos puesto en conocimiento de la comunidad internacional. En el mencionado Informe de ONUDD, se subrayan los avances alcanzados en Colombia, entre otras, en el área de erradicación.

Allí se destaca que "el área total erradicada en 2006 fue 2.7 veces superior al área neta cultivada, lo cual indica una intensidad en las actividades de erradicación nunca antes alcanzada". Con respecto al año 2000, hemos logrado una reducción del 52% en las hectáreas de cultivo de arbusto de coca.

Señor Presidente:

El Presidente Alvaro Uribe, en su reciente intervención ante la Asamblea General de la Naciones Unidas, expresó un reconocimiento a la labor adelantada por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en Colombia, cuyo trabajo se ha caracterizado por una aproximación integral a la lucha contra el problema mundial de las drogas. Un especial énfasis se ha puesto en aspectos como el restablecimiento del tejido humano, la construcción de comunidad, el fortalecimiento institucional, la recuperación ambiental y el fomento de proyectos productivos.

Los alentadores resultados obtenidos en mi país a través del Programa de Familias Guardabosques, que en corto tiempo vinculará 80 mil familias, son ejemplo elocuente del espíritu de cooperación al que me refiero. La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ha sido la garante y supervisora de este programa, a través del cual se lleva a cabo, por cuenta de la erradicación manual voluntaria, la eliminación de una parte significativa de los arbustos de coca.

Igualmente importante es haberle devuelto la esperanza de bienestar y calidad de vida a las familias participantes, que se comprometen a abandonar las drogas ilícitas y a recuperar el bosque destruido.

El desarrollo alternativo es un elemento esencial para consolidar en el largo plazo la sostenibilidad de las zonas que se han rescatado de la influencia del narcotráfico . El Gobierno, a través de la cooperación internacional y la alianza con el sector privado, ha incorporado un componente económico productivo al Programa de Familias Guardabosques, con el fin de asegurar la sostenibilidad y desarrollo de las comunidades beneficiarias. Colombia quisiera insistir en la necesidad de que a los productos provenientes de esas comunidades, denominados "Productos de Paz", se les garantice un acceso preferencial a los mercados.

Señor Presidente

Uno de los ejes de la "Estrategia para el Fortalecimiento de la Democracia y el Desarrollo Social" que orienta la política de cooperación internacional en mi país, es la lucha contra las drogas. Quiero agradecer el apoyo recibido de la comunidad internacional a las acciones en este campo.

Reconocemos, asimismo, el respaldo brindado a la Política de Seguridad Democrática, que ha permitido avanzar hacia las metas establecidas en la Declaración y el Plan de Acción adoptadas durante el Vigésimo Período Extraordinario de Sesiones de la Asamblea General, como parte de los compromisos en la lucha contra el problema mundial de las drogas.

Recientemente se ha producido en mi país la captura de importantes capos del narcotráfico. Entre ellos, quien era hasta hace poco el líder principal requerido internacionalmente y a quien se consideraba responsable de cerca del 70% del envío de cocaína hacia los Estados Unidos y Europa. Adicionalmente , en una operación militar, se dió de baja a quien era responsable de las operaciones de narcotráfico, tráfico de armas, municiones y explosivos, y de la estructura financiera de uno de los frentes de las FARC.

Ninguno de estos esfuerzos tendría sentido en ausencia del principio de responsabilidad compartida que orienta la cooperación internacional en la lucha contra el problema mundial de las drogas. Tampoco habrían sido posibles sin el decidido concurso de la comunidad internacional.

No obstante, es necesario insistir en la naturaleza dinámica de este problema. Quienes participan en esta actividad hacen uso de todos los espacios libres que pone a su disposición la globalización para amenazar el bienestar, la salud pública, el desarrollo sostenible, y aún la soberanía de las naciones. Es cada vez más evidente, en ese sentido, el vínculo entre el terrorismo internacional y el tráfico ilícito de drogas. Los recursos asociados al narcotráfico contribuyen a financiar los grupos responsables de actos terroristas.

Colombia reitera su disposición indeclinable a continuar trabajando a nivel bilateral, regional y multilateral, mediante acciones eficaces de coordinación y cooperación que atiendan la naturaleza dinámica y cambiante de esta amenaza global.

Señor Presidente:

Colombia registra con inquietud la observación contenida en el informe sobre drogas de 2007 en el sentido de que " en ausencia de un incremento en los esfuerzos de prevención, podría continuar la tendencia al incremento (del consumo de cocaína) en Europa". Esta observación nos recuerda la importancia del entendimiento alcanzado en el Vigésimo Período Extraordinario de Sesiones, en el que se enfatizó que el problema mundial de las drogas sólo podría resolverse de manera efectiva atacando tanto la demanda como la oferta.

Por esta razón, mi país apoya la recomendación de dicho informe para que la asistencia, las aproximaciones y las políticas en este campo sean integrales y continuas, como manera de dar sostenibilidad a los progresos alcanzados y de avanzar hacia una solución duradera a este problema.

Una política estratégica basada en el conocimiento acumulado sobre la dinámica del mercado mundial de las drogas debe servir como herramienta efectiva, no sólo para mantener la tendencia de estabilización de ese mercado, sino para impulsar una reducción sostenida del mismo. No debemos limitarnos a contener el problema. Nuestro propósito debe ser el de doblegar las actividades criminales que le sirven de sustento.

Quiero, por último, subrayar la importancia de mantener la discusión sobre el tema de drogas en la tercera comisión con una periodicidad anual. La experiencia alcanzada durante casi diez años, desde cuando se realizara el Vigésimo período Extraordinario de Sesiones Sobre Drogas, justifica, entre otras razones, mantener el tratamiento anual de este tema.

Señor Presidente:

Mi Delegación reitera su disposición a participar constructivamente en las tareas encomendadas a la comisión sobre este importante tema, así como en las discusiones del proyecto de resolución que ha sido elaborado con ese propósito.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 62