Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 5 de noviembre de 2007)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 65: Informe del Consejo de Derechos Humanos

 

Señor Presidente:

Colombia reconoce positivamente la decisión de la Asamblea General de asignar a la tercera comisión la consideración del informe del Consejo de Derechos Humanos, incluida la decisión sobre las recomendaciones formuladas por ese órgano. Es importante que el informe del Consejo sea analizado en esta comisión de la Asamblea, en la que se asegura la representación universal y la experticia debida para el análisis especializado en materia de derechos humanos.

Señor Presidente:

Colombia toma nota del trabajo del Consejo de Derechos Humanos en el último año. En particular, mi delegación expresa su reconocimiento positivo a decisiones de particular importancia que forman parte del conjunto de acuerdos logrados por el Consejo. Entre ellas, destacamos el Examen Periódico Universal que hace parte del conjunto de medidas de construcción institucional del Consejo, y el Código de Conducta para los procedimientos especiales.

En el marco del proyecto de resolución sobre construcción institucional recomendado por el Consejo, Colombia resalta al Mecanismo de Examen Periódico Universal como pieza fundamental de la nueva arquitectura del Consejo y como un notable valor agregado. Colombia apoya este tipo de mecanismos intergubernamentales de revisión universal, que se utilizan en forma eficaz, en otras instituciones como la Organización Mundial de Comercio y la Organización de los Estados Americanos.

El Examen Periódico Universal está llamado a generar avances significativos en la promoción y protección de los derechos humanos. A partir de un examen sustentado en la cobertura universal, la igualdad de trato entre los Estados, la objetividad y la transparencia, se podrá contar con mayor confianza y eficacia en la labor del Consejo. Se contará con un enfoque sin selectividad, basado en el diálogo y la cooperación y no en la politización o la confrontación. Y se podrá consolidar así un camino distinto al que siguió la antigua Comisión de Derechos Humanos.

El Examen Periódico debe convertirse en un espacio productivo en el que todos los Estados cuenten con la oportunidad de presentar los lineamientos y resultados de las políticas públicas frente a los derechos humanos. Un espacio apoyado en un diálogo constructivo sobre las metas, dificultades, logros y retos en este campo; que considere adecuadamente las situaciones particulares de cada Estado; y que no pretenda duplicar ni sustituir el trabajo de órganos de los Tratados ni el de las Cortes Regionales de derechos humanos.

Con el Examen Periódico, las Naciones Unidas podrán contribuir de manera más eficaz a detectar las necesidades de los Estados, que son los llamados a garantizar el ejercicio de los derechos humanos en su territorio. Y podrán promover de manera franca la cooperación en derechos humanos, el fortalecimiento de las capacidades nacionales institucionales, y el intercambio de mejores prácticas, metas que deben guiar al Consejo en su labor.

Mi delegación reconoce positivamente que el Consejo haya culminado el delicado proceso de análisis y consultas que le permitió cumplir con el mandato conferido por la Asamblea para establecer este Mecanismo. Colombia se ha ofrecido desde ya voluntariamente para la primera ronda de aplicación del examen. A partir de esta decisión nacional, Colombia será examinada por el Consejo en el tercer período de aplicación del Mecanismo en 2008. Señor Presidente:

Entre las decisiones incluidas en el informe, mi delegación resalta la adopción del código de conducta para los titulares de mandatos de los procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos. Colombia reconoce el significado del trabajo de estos procedimientos, ha estado abierta al escrutinio, y ha recibido, con voluntad y transparencia, visitas de varios titulares de mandatos. Tomando en cuenta algunas experiencias, consideramos que la aplicación del nuevo código de conducta ofrece oportunidades para corregir irregularidades que se han presentado en el ejercicio de algunos mandatos.

Resulta de especial importancia contar con este código, que permitirá a los Estados exigir a los titulares de mandatos concentrar sus tareas exclusivamente en la realización de sus mandatos. Se evitará así que incurran en temas ajenos que, además de duplicar la labor de otros mecanismos, requieren una experticia específica. Con este código, se podrá fortalecer el análisis y se propiciarán conclusiones fundamentadas en información objetiva y fidedigna y en evidencias científicas. Tales análisis deben otorgar una debida consideración a la información que suministren los Estados, y deben ser conocidos y examinados por estos últimos de manera oportuna. En otras palabras, con el código se fortalecerá el trabajo objetivo, imparcial, equitativo, eficaz y constructivo de los procedimientos especiales, sin afectar su independencia.

Señor Presidente:

Colombia también otorga especial valor al examen, racionalización y perfeccionamiento de mandatos. El marco general para esta revisión hace parte del proyecto de resolución de construcción institucional. Es importante que el Consejo avance en ese examen sin dilaciones, de acuerdo con su plan de trabajo. No sería conveniente prolongar períodos de transición, o que se generen percepciones de incertidumbre frente al futuro de algunos mandatos.

Mi delegación confía en que el Consejo establecerá un esquema de procedimientos con mandatos precisos y diferenciados. Que abarque los temas centrales en los que se requieren avances sustanciales en derechos humanos. Y que evite la duplicidad, dispersión, o fragmentación temática innecesaria a su interior, y frente a otros mecanismos que trabajan en campos relacionados.

Señor Presidente:

Colombia está dispuesta a respaldar en la Asamblea el acuerdo logrado en el Consejo de Derechos Humanos frente a la Construcción Institucional. Mi delegación entiende que los elementos que integran el marco de la Construcción Institucional son el resultado de un acuerdo intergubernamental que se logró con un claro sentido de compromiso al interior del Consejo. Por esa razón, es importante que la Asamblea preserve ese acuerdo e impulse la construcción de un esquema justo, equitativo y constructivo como el que se persigue. El respaldo de la Asamblea es fundamental para comenzar a implementar todas esas medidas con eficacia. Y para permitir al Consejo y a las Naciones Unidas consolidar un trabajo acorde con los desafíos del mundo de hoy en materia de derechos humanos, y enmarcado en los principios y propósitos de la Carta de la Organización.

Muchas gracias señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 62