Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 18 de noviembre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Informe del Consejo de Seguridad (Tema 9) y Cuestión de la representación equitativa en el Consejo de Seguridad y del aumento del número de sus miembros y cuestiones conexas (Tema 111)

 

Señor Presidente:

Permítame expresar nuestro agradecimiento al Embajador de Costa Rica por su presentación del informe del Consejo de Seguridad a la Asamblea General, correspondiente al período agosto de 2007 a julio de 2008. Asimismo, mi delegación se asocia a la intervención realizada por la Embajadora de Cuba, en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

Mi delegación desea subrayar la importancia que asigna al informe que rinde anualmente el Consejo de Seguridad a la Asamblea General, órgano y autoridad central del sistema de Naciones Unidas. Este informe coadyuva a la transparencia en las labores del Consejo.

El seguimiento de de estas labores demanda la atención permanente de los países miembros. Para el efecto, resulta conveniente que el Consejo mantenga y profundice la práctica de organizar sesiones informativas que permitan a los países no miembros estar al tanto de las labores, tanto del Consejo, como de sus órganos subsidiarios. Contribuiría a ese objetivo, un ejercicio más frecuente de presentación de informes especiales por parte del Consejo de Seguridad.

En relación con el contenido del informe presentado en esta oportunidad, quisiéramos destacar el trabajo de Viet Nam, en su calidad de Presidente del Consejo durante el mes de Julio de 2008, en la elaboración de la parte inicial del documento, en la que se brinda orientación sobre la organización de los trabajos del Consejo. Igualmente, celebramos la iniciativa de esa delegación, de informar a los países no miembros del Consejo sobre el proceso de preparación del informe anual a la Asamblea General. Instamos a que se adopte regularmente esta práctica.

Colombia destaca la importancia de que el informe del Consejo de Seguridad a la Asamblea General trascienda la compilación enumerativa, e incluya mayores elementos de información cualitativa y analítica, tales como los criterios que utiliza el Consejo para la toma de decisiones.

Mi delegación observa con interés el incremento en la interacción de los países que asumen la Presidencia del Consejo con los países miembros. Las sesiones informativas de principio de cada mes, además de suministrar una guía indispensable para el seguimiento de los asuntos que se incluyen en el programa mensual de trabajo de ese órgano, constituyen una oportunidad para establecer un diálogo y formular inquietudes al país que ejerce la Presidencia.

En este sentido, encontramos también útiles los intercambios que sostiene el Representante Permanente del país que asume la Presidencia con representantes de la prensa, así como la difusión de estas sesiones a través de la Internet.

Señor Presidente:

Nos encontramos a puertas de un momento de gran importancia en la historia de nuestra Organización. Después de varios años de discusiones, el próximo mes de febrero, de acuerdo con la decisión 62/557 adoptada por esta Asamblea, daremos inicio a un proceso de negociaciones intergubernamentales para reformar el Consejo de Seguridad. Ha sido posible llegar a este punto gracias a la labor continua del Grupo de Trabajo de Composición Abierta y de los varios Presidentes de la Asamblea General que lo han liderado. Debemos aprovechar esta oportunidad y seguir avanzando, sobre la base del progreso realizado. El proceso de reforma, se ha convertido en una necesidad en la perspectiva de corregir las inequidades e ineficiencias que afectan el funcionamiento del Consejo.

Nuestro objetivo debe ser una reforma de carácter integral que convierta al Consejo en un órgano más democrático, representativo y transparente, con mayor eficacia y mejor rendición de cuentas. En su configuración actual, el Consejo no se ajusta a las realidades contemporáneas. Por lo tanto, en la reforma debemos tener en cuenta no solo la expansión y composición de la membresía, sino el mejoramiento de sus métodos de trabajo. A pesar de la importancia de este proceso, no podemos olvidar que la reforma del Consejo es un complemento a la reforma integral de la Organización, que debe seguir siendo prioridad para esta Asamblea.

Señor Presidente:

Colombia no puede apoyar que se aumente el número de miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Una reforma de éste tipo iría en contra del ideal de transformar al Consejo en un órgano más democrático, representativo y transparente. La extensión de la membresía permanente, y de los privilegios que ésta conlleva, a unos pocos países, ocurriría en detrimento de la participación de pequeños y medianos Estados, quienes, en principio, deberían con igualdad de derechos a la hora de ejercer influencia sobre las decisiones y las acciones del Consejo.

No podemos hablar de democratización o de igualdad soberana y al mismo tiempo extender privilegios arbitrarios a unos cuantos Estados. No podemos exigir mayor transparencia y a la vez eximir a unos pocos de la responsabilidad de rendir cuentas ante el resto de la membresía.

Colombia apoya una reforma balanceada y justa del Consejo de Seguridad. Nos imaginamos un Consejo más equitativo en términos de representación geográfica, en el que todos los Estados, grandes medianos o pequeños, y especialmente, aquellos cuyos intereses y aspiraciones han estado subrepresentados, tengan las mismas oportunidades para llegar a ser miembros y donde se encuentren en igualdad de condiciones al momento de tomar decisiones.

Señor Presidente:

Mi delegación considera de gran importancia el continuo mejoramiento de los métodos de trabajo del Consejo. Consideramos que cualquier avance en esa área debe estar encaminado hacia una mayor transparencia y participación de los Estados Miembros en las actividades y decisiones del Consejo. Éste debería, más a menudo, operar de manera abierta, es decir disminuir el número de reuniones cerradas y de negociaciones informales, y permitir mayor acceso a aquellos Estados que no son miembros, de participar en reuniones sobre temas que los afectan directamente.

Igualmente, un proceso claro y justo de toma de decisiones es esencial para garantizar la transparencia y la legitimidad de las acciones del Consejo de Seguridad. Colombia considera que este órgano debe contar con mecanismos más democráticos en su toma de decisiones. Mi país reitera su oposición histórica al veto y considera que cualquier reforma del Consejo de Seguridad no estaría completa sin que se realice un cuidadoso examen de las alternativas para limitar su uso arbitrario, con miras a su eventual eliminación. En este sentido, se podrían considerar como opciones limitar su uso solamente a situaciones relativas al Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, la creación de mecanismos para revertir o neutralizar su aplicación, o aumentar el umbral para que éste tenga efecto.

Señor Presidente:

Las semanas que se aproximan serán de gran importancia para el éxito del proceso intergubernamental que se iniciará en febrero próximo. En este sentido, acogemos con beneplácito la decisión del día de ayer de mantener las funciones del Grupo de Trabajo acorde con la letra y el espíritu de la decisión 62/557. Permítame también reiterarle el apoyo y plena confianza de mi delegación en sus labores a cargo del Grupo de Trabajo. Igualmente, deseo expresarle mis felicitaciones y el total compromiso de Colombia al Embajador Zahir Tanin, Representante Permanente de Afganistán, a quien corresponderá liderar las tareas de la Plenaria informal de la Asamblea General una vez iniciada la fase de negociación.

Para tener éxito estos procesos deben ocurrir de manera abierta e incluyente. Debemos aprovechar al máximo las sesiones del Grupo de Trabajo entre hoy y febrero para emprender una elaboración detallada, que incluya los objetivos de la reforma, los principios que deben orientar el proceso y los términos o procedimientos a ser aplicados. Esta elaboración debe incluir, asimismo, un acuerdo sobre las reglas de juego para las negociaciones, en las que se garantice un proceso de discusiones abierto, transparente y participativo. Como conclusión de las labores del Grupo de Trabajo durante esta fase, consideramos importante la adopción de un documento por parte de la Asamblea General que sirva de referencia para nuestras labores.

Tenga la seguridad que Colombia continuará promoviendo una reforma justa y equitativa del Consejo de Seguridad y cuyo resultado final refleje los intereses y aspiraciones de los diferentes países y regiones. Una vez más, señor Presidente, cuente Usted con nuestra continua participación y apoyo para el logro de ese propósito.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63