Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 20 de noviembre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 110. Revitalización de la labor de la Asamblea General

 

Señor Presidente:

Antes que nada, permítame, en nombre de mi delegación, saludarlo y destacar la manera eficaz en que esta conduciendo nuestras labores.

La Asamblea General es el único órgano universal de las Naciones Unidas y principal órgano de deliberación, elaboración de políticas y participación. El mandato de la Asamblea es comprensivo. Incluye los asuntos relativos al desarme y al mantenimiento de la paz y la seguridad, así como asuntos económicos, sociales, políticos y de cooperación. En ese contexto, mi delegación asigna gran importancia al proceso de revitalización de la Asamblea General y lo considera un componente esencial para la reforma y el fortalecimiento de la Organización.

Deseo expresar el aprecio de Colombia a los Embajadores de Paraguay y Polonia, por la labor realizada en su capacidad como facilitadores del Grupo de Trabajo Ad-Hoc sobre Revitalización de la Asamblea General. Gracias a su enfoque práctico, hoy tenemos un cuadro que refleja el estado de implementación de las disposiciones operativas contenidas en las resoluciones sobre revitalización de la Asamblea, que debería servir como modelo para ser incluido en futuros informes sobre este tema. Asimismo, mi delegación se complace con la forma en que el informe del Grupo de Trabajo refleja la diversidad de las discusiones en esta materia durante el anterior período de sesiones. Sus aportes son un importante punto de partida para continuar la consideración de este asunto.

Consideramos que para obtener resultados positivos y tangibles debemos mantener la visión pragmática y realista de los facilitadores. Como lo indicara el Presidente de la Asamblea, nuestras labores deben tener como norte el ejercicio pleno de la autoridad de la Asamblea, así como lograr una mayor eficacia y eficiencia en sus labores.

Al mismo tiempo, mi delegación se lamenta al observar que no existe una mayor voluntad de los Estados Miembros para lograr avances, tangibles y substanciales, en el proceso de revitalización de la Asamblea. Debemos reconocer, que a pesar de los progresos puntuales logrados en los últimos años, el balance general sobre la revitalización sigue siendo precario. Notamos con preocupación que año tras año repetimos los mismos temas en nuestras intervenciones sin que esto resulte en una reforma efectiva de la Asamblea.

Por tratarse de un tema cuyo objetivo principal es el fortalecimiento de este órgano central de nuestra Organización, desearíamos ver una lista de oradores tan extensa para este tema, como aquella del debate conjunto sobre el informe del Consejo de Seguridad y la expansión de su membresía. De igual manera, la asistencia a las reuniones del Grupo de Trabajo sobre Revitalización, no puede, desafortunadamente, ser comparada con las nutridas reuniones del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre reforma del Consejo de Seguridad. El desequilibrio sobre la voluntad y el interés mostrados por ambos procesos habla por sí solo.

Señor Presidente:

Con relación a las recomendaciones incluidas en el informe del Grupo de Trabajo, me permito hacer referencia a dos temas en particular. Frente al uso de nuevas tecnologías en el sistema de votación de la Asamblea General, mi delegación nota con interés las recomendaciones presentadas en el informe y apoya que se profundice el examen de ese tema con el fin de lograr resultados tangibles. Consideramos importante que la Asamblea General cuente con los medios necesarios para tramitar con mayor eficiencia el conteo de votos en las elecciones realizadas en este órgano.

Asimismo, apoyamos la idea de crear un documento de trabajo que recoja las disposiciones sobre revitalización relevantes para las actividades diarias de la Organización. Este tipo de documento sería una importante guía para nuestras labores dentro de la Asamblea General y serviría como recordatorio de la necesidad de implementar a cabalidad las resoluciones adoptadas.

Señor Presidente:

Colombia continúa viendo con preocupación el desbalance que existe en las relaciones entre los órganos principales de la Organización y la apropiación de temas de la Asamblea por parte del Consejo de Seguridad. A la Asamblea le corresponde, según la Carta de las Naciones Unidas, tener un papel más activo en la consideración de asuntos relacionados con paz y seguridad. Asimismo, el tratamiento de temas como los derechos humanos y el derecho humanitario son de la competencia única y exclusiva de la Asamblea General.

Los puntos de vista expresados por los Estados Miembros durante el debate sobre el informe del Consejo de Seguridad reflejan una cierta frustración frente a la relación y la comunicación que existe entre ese órgano y la Asamblea General. Como lo expresó mi delegación el pasado martes, reconocemos los esfuerzos realizados para mejorar la comunicación entre el Consejo y el resto de la membresía. Sin embargo, esta mejora en la comunicación no debería depender de la buena voluntad del Presidente de turno sino ser institucionalizada como uno de los métodos de trabajo del Consejo.

Señor Presidente:

Colombia considera positiva la extensión del mandato del Grupo de Trabajo Ad Hoc para continuar la consideración de la revitalización de la Asamblea General. Hemos logrado avances significativos al identificar algunas de las áreas en las que debemos focalizar nuestros esfuerzos. Resulta de gran importancia aprovechar el progreso realizado, para que durante esta sesión de la Asamblea podamos registrar resultados tangibles en materia de revitalización.

Colombia cree firmemente en el papel central de la Asamblea General como el órgano principal de nuestra Organización. Mi país reitera su compromiso de seguir contribuyendo a su revitalización y hace un llamado a todos los Estados Miembros para demostrar la voluntad política necesaria para lograr nuestro objetivo. La plena implementación de todas las resoluciones relativas a revitalización, como lo señalara el Presidente de la Asamblea, es una necesidad. Mi delegación continuará apoyando todos los esfuerzos encaminados a revigorizar el papel de la Asamblea en función de los grandes desafíos que enfrenta nuestra Organización.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63