Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 6 de octubre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Memoria del Secretario General sobre la Labor de la Organización (A/63/1)

 

Señor Presidente:

Siendo esta la primera vez que me dirijo a la plenaria de la Asamblea en su 63° período de sesiones, permítame felicitarlo por su elección y desearle todos los éxitos durante su gestión. Asimismo, deseo expresar mi reconocimiento al Secretario General por la elaboración y presentación de su Memoria sobre la Labor de la Organización, y por su acertada gestión al frente de las Naciones Unidas.

Señor Presidente:

Notamos con interés el enfoque planteado por el Secretario General de orientar los esfuerzos de la Organización en tres ámbitos fundamentales: producir resultados para las personas más necesitadas, proteger los bienes públicos mundiales y crear unas Naciones Unidas más fuertes a través de la rendición de cuentas.

Los desafíos que afronta la Organización son enormes. Entre ellos, las dificultades que se enfrentan para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la necesidad de fortalecer las acciones para la erradicación de la pobreza, el crecimiento económico sostenido y el desarrollo sostenible. Estos desafíos adquieren una dimensión especial en el caso de los países de renta media. A pesar de los avances realizados en estos países en términos de crecimiento, existen factores limitantes para la implementación de programas de crecimiento sostenido de largo plazo. Las prioridades y necesidades de los países de renta media deben ser objeto de atención de las Naciones Unidas y la comunidad internacional, más aún en un contexto de crisis financiera mundial como el actual.

Señor Presidente:

El diálogo sobre la crisis mundial de alimentos debe continuar siendo una prioridad para las Naciones Unidas. En este sentido, reiteramos nuestra satisfacción por la creación del Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la crisis mundial de la seguridad alimentaria, así como por el resto de actividades que viene desempeñando la organización para afrontar esta problemática.

Coincidimos con el Secretario General en la urgencia de salir del estancamiento en lo relativo a la liberalización del comercio de productos agrícolas. Los desequilibrios en los mercados internacionales deben ser afrontados para mejorar las condiciones de inversión y desarrollo agrícola en los países en desarrollo. La relación existente entre la crisis mundial de alimentos, la demanda energética mundial y el cambio climático debe seguir siendo abordada como paso necesario para proponer acciones eficaces en los tres frentes.

Como lo señalara el Presidente Álvaro Uribe Vélez durante su intervención en el debate general hace dos semanas, Colombia se encuentra en una posición privilegiada para contribuir de manera efectiva, y con responsabilidad, a la protección del medio ambiente y al fomento de energías alternativas. Colombia cuenta con un área superior a los 43 millones de hectáreas de sabanas, gran parte de ellas subutilizadas, en las que es posible aumentar la producción agrícola y desarrollar la industria de biocombustibles, a través de la siembra de caña de azúcar y palma africana, sin afectar la producción de alimentos. Esta nueva industria ha brindado importantes beneficios al país. Se ha reflejado en una mayor dinámica del sector agropecuario, la generación de miles de nuevos empleos rurales y el estímulo a la inversión, así como a la investigación y el desarrollo tecnológico.

Señor Presidente:

Colombia mantiene firme su compromiso en la lucha mundial contra el terrorismo. En este sentido, mi país rechaza todas las formas y manifestaciones de este flagelo, y apoya las iniciativas dirigidas a acabar de una vez por todas con este terrible crimen.

Gracias a la política de seguridad democrática y a su enfoque integral en la lucha contra el terrorismo, Colombia ha logrado grandes avances en la contención y eliminación de esta amenaza, así como en la reducción de los índices de criminalidad. Se ha restablecido la seguridad en todo el territorio nacional, y al mismo tiempo se ha consolidado el Estado de Derecho y se han fortalecido las instituciones democráticas. Asimismo, se ha logrado la desmovilización y reintegración de cerca de 48.000 personas que pertenecían a grupos armados ilegales.

Colombia asigna gran importancia al cumplimiento de los compromisos asumidos en el marco de la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo. Somos concientes de que el mundo nunca podrá superar este flagelo sin que exista un compromiso pleno por parte de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas para condenar las acciones terroristas en todas sus formas y aumentar la cooperación y el intercambio de información entre los Estados. Igualmente, para luchar contra todos los delitos conexos como el lavado de activos y el tráfico de drogas ilícitas, fuente principal de financiación del terrorismo.

Señor Presidente:

Mi delegación quisiera destacar la iniciativa del Secretario General para lograr una mayor rendición de cuentas dentro de la Secretaría. Nos unimos a su llamado para que los Estados Miembros cumplan con las obligaciones adquiridas, que permitan implementar los mandatos establecidos. El fortalecimiento, la relevancia y la efectividad de la Organización dependen del compromiso pleno de todos aquellos que la integran.

Reforzar el trabajo de las Naciones Unidas y contribuir a la búsqueda de soluciones eficaces es un trabajo común. En este sentido, vemos positivamente el afianzamiento de los vínculos entre la Organización y la sociedad civil, así como con la comunidad empresarial. Para lograr avances frente a los desafíos que enfrentamos, resulta esencial involucrar a un amplio segmento de la sociedad. Una mayor participación de estos sectores, puede contribuir al logro de las metas que nos hemos propuesto, en armonía con el papel central de los Estados en la coordinación e implementación de las actividades en el terreno.

Señor Presidente:

Nos encontramos a más de la mitad del camino hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los desafíos son cada vez mayores. El mundo necesita del pleno compromiso de las Naciones Unidas y de cada uno de sus Estados Miembros para superar los nuevos retos que enfrenta nuestra Organización, y para lograr las metas acordadas por nuestros Jefes de Estado y de Gobierno hace ocho años. Permítame reiterar nuestro respaldo a la labor del Secretario General y a su determinación para liderar a las Naciones Unidas con dedicación, concentración y compromiso, así como nuestra disposición para trabajar juntos en procura de un mundo mejor.

Muchas gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63