Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Primera Comisión

(Nueva York, 6 de octubre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Debate General

 

Gracias señor Presidente:

Quisiera primero felicitarlo y darle la bienvenida, así como a los demás miembros de la Mesa, por su elección para conducir las tareas de esta Comisión. Sea también la oportunidad para agradecer al Presidente saliente por los esfuerzos y dedicación con que dirigió nuestros trabajos en el pasado período de sesiones.

Colombia se une a las intervenciones realizadas por la delegación de México, en nombre del Grupo de Río y por la delegación de Indonesia, en nombre del Movimiento de Países No Alineados.

Señor Presidente:

El tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos representa para mi país un grave problema que amenaza la seguridad ciudadana, incrementa los índices de criminalidad y causa la muerte de miles de personas o las deja con incapacidades permanentes. Este flagelo cobra anualmente un gran número de vidas y compromete importantes recursos que podrían ser destinados al desarrollo. Por esto, avanzar en el establecimiento de controles eficaces debe ser una prioridad de la comunidad internacional.

En este contexto, Colombia otorga gran importancia al Programa de Acción de las Naciones Unidas para Prevenir, Combatir y Erradicar el Tráfico Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras en todos sus aspectos, instrumento fundamental de carácter global y punto de referencia para la adopción de medidas encaminadas a la lucha contra este fenómeno.

Consideramos necesario continuar trabajando a nivel multilateral en ese marco, avanzando en la adopción de nuevos compromisos y en la aplicación de los ya adquiridos, con el objetivo de concertar instrumentos jurídicamente vinculantes en la materia. La amplia participación de los Estados, en el desarrollo del Programa de Acción es requisito esencial para este propósito.

La realización de la Tercera Reunión Bienal de Estados en el marco del Programa de Acción, llevada a cabo el pasado mes de julio en esta ciudad y el Documento adoptado al final de la misma constituyen un aporte positivo a esos esfuerzos. Colombia tuvo el honor de ser anfitrión de la reunión regional de América Latina y el Caribe, como parte del proceso preparatorio de la Tercera Reunión Bienal de Estados y coordinó la adopción del documento que presentó nuestra región como contribución a ese proceso. Además, nuestro país coordinó el Grupo de Trabajo sobre cooperación, asistencia internacional y fomento de capacidades nacionales como un tema independiente y de carácter transversal.

Ofrecemos, desde ya, nuestro concurso para trabajar de manera mancomunada en la aplicación de las recomendaciones aprobadas en la Tercera Reunión Bienal y destacamos la importancia de que se establezca un mecanismo de seguimiento del Programa de Acción.

Participaremos activamente en todos los niveles, en las iniciativas que coadyuven a una acción coordinada y eficaz frente al tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos. La lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y la delincuencia organizada transnacional sólo será efectiva si va acompañada de acciones decididas para eliminar el comercio ilegal de armas pequeñas y ligeras.

Como uno de los co-autores, junto a Japón y Sudáfrica, del proyecto de resolución sobre armas pequeñas y ligeras, solicitamos el respaldo de todos los países para su adopción al término de este período de sesiones. Reconocemos los esfuerzos realizados por Japón para presentar un texto sólido e integral que refleja la necesidad de fortalecer el Programa de Acción.

Señor Presidente:

Consciente de la importancia de contar con un instrumento jurídicamente vinculante para regular el comercio de armas y controlar el desvío de las mismas hacia el tráfico ilícito, en particular de las armas pequeñas y ligeras, Colombia participó en el Grupo de Expertos Gubernamentales establecido con esa finalidad. Si bien es cierto, mi delegación está satisfecha con la labor cumplida, esperaba mayor flexibilidad por parte de algunos de los miembros del Grupo, lo que habría permitido un resultado más amplio.

Como país que ha sido víctima de este tráfico mortal, Colombia ha venido desarrollando una institucionalidad y capacidad técnica de control significativas. Gracias a ello ha logrado convertirse en uno de los países más avanzados en marcación de armas y municiones, control de exportaciones y rastreo. Ofrecemos nuestra disposición a compartir la experiencia y los logros alcanzados, como parte adicional de nuestra contribución al proceso que confiamos culmine con la adopción de un tratado sobre el comercio de armas.

Por otro lado, como Estado del Anexo II del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, mi país, que siempre ha estado consciente de su responsabilidad con la entrada en vigor del mismo, depositó el 30 de enero de 2008, el instrumento de ratificación.

Colombia reafirma su voluntad política y compromiso con este Tratado. Igualmente, hace un llamado a ratificarlo a los Estados del Anexo II, que aún no lo han hecho. Su entrada en vigor es una necesidad para la paz y seguridad internacionales.

Desde el año 2002, cuando Colombia presidió el Grupo de Expertos Gubernamentales establecido por la Asamblea General para evaluar la relación entre desarme y desarrollo en el contexto contemporáneo y el papel de la Organización en esta área, mi delegación ha presentado la resolución sobre la "Relación entre Desarme y Desarrollo". Esperamos que en el presente período de sesiones, el proyecto cuente con el respaldo de todos los Estados miembros.

La delegación de Colombia también ha participado de manera flexible y constructiva en los trabajos de la Conferencia de Desarme. Uno de los temas a los que atribuímos especial importancia es el inicio de las negociaciones sobre la prohibición de material fisionable para armas nucleares. Debemos asignar a esta tarea la prioridad que amerita.

Señor Presidente:

Este período de sesiones de la Asamblea General nos presenta importantes retos. Mi delegación confía en que se lograrán resultados positivos en los distintos temas que serán objeto de consideración. Esperamos que esto se traduzca en un avance sustantivo en la agenda del desarme. Colombia participará activamente en todas esas tareas y reitera su disposición para colaborar en el logro de ese obejtivo.

Gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63