Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 19 de enero de 2009)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Junta Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)

 

Señor Presidente:

1. Permítame, en primer lugar, agradecer la declaración inicial del Administrador. Sus consideraciones resultan de gran pertinencia como punto de partida para las discusiones que adelanta esta Junta Ejecutiva.

2. Adicionalmente, señor Administrador, sus palabras tienen un significado especial en este período de sesiones. La noticia de su retiro lleva a mi delegación a aprovechar esta intervención para realizar un reconocimiento de los diversos procesos positivos, impulsados durante su Administración. Con miras a dar continuidad y fortalecer las acciones encaminadas a mejorar la eficacia de la misión del PNUD, Colombia considera fundamental que esta Junta tome en cuenta los importantes avances realizados en los últimos años, así como los retos más significativos que persisten.

3. En este contexto, los esfuerzos de la Administración por contribuir a concretar la voluntad intergubernamental de lograr mayor armonía y alcance en la orientación estratégica y programática del PNUD, han resultado fructíferos. Estos esfuerzos se vieron reflejados, por ejemplo, en la elaboración del Plan Estratégico 2008-2011, así como en su revisión y posterior alineación con la revisión trienal amplia de la política relativa a las actividades operacionales para el desarrollo.

4. Confiamos, señor Administrador, en que el PNUD demostrará el mismo nivel de compromiso con la ejecución efectiva de esos instrumentos. Ahora que la Asamblea General ha decido extender el período de la revisión trienal amplia y que ha determinado la armonización de los ciclos de planificación de los programas, fondos y agencias, contamos con un espacio adecuado de tiempo para avanzar decididamente en las acciones de implementación y proyectar una mayor coherencia de las políticas en los próximos años. Podría ser conveniente, entonces, que la Junta comience a discutir opciones para brindar lineamientos adicionales, con miras a asegurar una ejecución más sistemática de los mandatos que se derivan para el PNUD de la revisión trienal vigente.

5. También hemos sido testigos de los esfuerzos del PNUD por aumentar su capacidad de respuesta a las necesidades particulares de los países en desarrollo, profundizando la búsqueda de una mayor alineación de los programas de país con las prioridades, políticas y estrategias nacionales. Es fundamental, en ese sentido, que sigamos apuntando al perfeccionamiento en la aplicación de herramientas como el Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDAF).

6. La experiencia de Colombia en la concertación del UNDAF y del programa de país del PNUD, aprobado el año pasado por esta Junta, resultó muy positiva. Se logró una mayor armonización de estos documentos con nuestro Plan Nacional de Desarrollo y la Estrategia de Cooperación Internacional del Gobierno. Sin embargo, creemos en la necesidad de que se avance con mayor decisión en la definición y aplicación de indicadores, que permitan un seguimiento periódico del impacto de la cooperación del sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo.

7. Esa circunstancia, identificada en el terreno, refleja también uno de los mayores desafíos en el nivel central, para seguir avanzando hacia un PNUD cada vez más moderno y en sintonía con criterios para la eficacia de la cooperación internacional. Esto es, consolidar la cultura de resultados, transparencia y rendición de cuentas.

8. De otra parte, destacamos las acciones que ha promovido la actual Administración para asegurar una mayor coordinación del PNUD con los Gobiernos de países receptores. El reconocimiento del liderazgo nacional y de la contribución que puede brindar el sistema de Coordinador Residente deberán seguirse promoviendo en esta área.

9. No queremos dejar pasar la oportunidad, señor Administrador, para reconocer el mayor compromiso que se ha tenido con el impulso de la Cooperación Sur-Sur. El proceso de evaluación sobre el tema y el Cuarto Marco de Cooperación adoptado en septiembre, constituyen, sin duda, aportes fundamentales para aumentar la contribución del PNUD en este campo, así como el cumplimiento del mandato de la Unidad Especial. Esperamos que la Junta realice un seguimiento constante de este tema y respalde las medidas para la implementación efectiva de ese Marco.

Señor Presidente:

La actual gestión del PNUD deja importantes cimientos para seguir fortaleciendo el impacto internacional del Programa en el campo del desarrollo y en el avance hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En su calidad de órgano encargado de la misión de supervisión intergubernamental de las actividades del PNUD, será fundamental que la Junta Ejecutiva preste atención prioritaria a asegurar la continuidad y ampliación de los procesos que han demostrado buenos resultados.

No será un tarea fácil, en la medida en que también debemos cumplir con el nutrido plan de trabajo previsto para 2009, que incluye asuntos tan relevantes como el Informe de Desarrollo Humano, el examen de las políticas de evaluación y la revisión de medio término de los arreglos de programación. Colombia quisiera reiterar a esta Junta, su permanente compromiso con la realización conjunta de estas labores.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63