Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 27 de octubre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 49:Desarrollo Sostenible

 

Señora Presidenta:

Mi delegación se asocia a la declaración presentada por Antigua y Barbuda en nombre del Grupo de los 77 y China, así como a la declaración realizada por México en nombre de los países del Grupo de Río.

1. En su intervención ante la Asamblea General, el Presidente Álvaro Uribe enfatizó la seriedad de los riegos ambientales que enfrenta el mundo, y ratificó el firme compromiso de Colombia en materia de desarrollo sostenible.

2. El cambio climático constituye un problema mundial que debe ser enfrentado de manera urgente y bajo una perspectiva justa y equitativa por parte de la comunidad internacional. El principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas recoge esa perspectiva. Se requiere un compromiso más decidido de los países desarrollados, consistente con su responsabilidad histórica. Es indispensable un mayor apoyo a los países en desarrollo, más vulnerables al calentamiento global y a sus impactos en la subsistencia y el bienestar económico y social de las personas.

3. Mi país, pese a que sólo contribuye con el 0.35% de las emisiones de gases de efecto invernadero, es altamente vulnerable a los impactos negativos del cambio climático. Colombia presenta el nivel de ocurrencia de desastres más alto de América Latina durante los últimos 30 años, con un promedio de 597.7 eventos al año. Las inundaciones, los deslizamientos de tierra y los incendios urbanos son los fenómenos más recurrentes. Estos desastres han costado miles de vidas, así como pérdidas materiales que implican retrasos en materia de desarrollo. Es indispensable profundizar las acciones internacionales en respaldo a los esfuerzos de adaptación al clima cambiante.

4. Colombia ratifica su compromiso con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, como el principal proceso donde se deben tratar los diversos aspectos relacionados con este tema. La Segunda Comisión debe centrar sus esfuerzos en impulsar la prevalencia, autonomía e independencia de la Convención. Después de las importantes decisiones alcanzadas en Bali, que establecieron una hoja de ruta clara, no nos podemos permitir el lujo de crear agendas paralelas.

Señora Presidenta:

5. Colombia es un país megadiverso, privilegiado por la riqueza natural. Con una extensión equivalente al 0.7% de la superficie continental mundial, hospeda cerca del 14% de la biodiversidad existente en el planeta. Contamos con 578.000 kilómetros cuadrados de selva y estamos comprometidos con la protección de este patrimonio, como contribución significativa al bienestar ambiental mundial. En los últimos años hemos venido trabajando en la conservación, restauración y manejo de la diversidad biológica a nivel de ecosistemas, con la implementación de estrategias como la consolidación del Sistema de Áreas Protegidas y el desarrollo de alternativas productivas sostenibles. El Índice de Desempeño Ambiental de 2008 (elaborado por las Universidades de Columbia y Yale), ubicó a nuestro país en el noveno lugar en todo en el mundo.

6. Se requiere un mayor respaldo internacional a los enormes esfuerzos humanos y financieros que países como Colombia realizan para proteger el ambiente. Por ejemplo, hoy implementamos programas de erradicación de cultivos ilícitos y desarrollo rural alternativo, que son también prioridad para entidades de Naciones Unidas como la Oficina contra la Droga y el Delito. Los cultivos ilícitos ocasionan deforestación, desertificación, destrucción de ecosistemas valiosos y agotamiento de los recursos hídricos. La comunidad internacional debe honrar el principio de la responsabilidad compartida frente al problema mundial de las drogas. Por cada gramo de cocaína consumido, se destruyen 4 metros cuadrados de nuestra selva.

7. En materia de biodiversidad, para Colombia es crucial el avance en el proceso de negociación del régimen internacional sobre acceso y distribución de beneficios (ABS), en el marco del Convenio sobre Diversidad Biológica. La decisión sobre el tema, adoptada por la Conferencia de las Partes en Bonn, constituye un paso importante en ese sentido. Se necesita un régimen claro, con énfasis fundamental en la distribución de beneficios y una reglamentación de acceso sujeta a las legislaciones nacionales.

Señora Presidenta:

8. Permítame reiterar el reconocimiento de Colombia al importante papel del sistema de Naciones Unidas en materia ambiental. Estamos convencidos de la importancia de una gobernanza internacional mejor coordinada y eficiente en este campo. En ese sentido, el trabajo que pueda realizar la Asamblea para promover el fortalecimiento del PNUMA resulta prioritario.

9. Al finalizar, Colombia reafirma su disposición a aportar constructivamente hacia este objetivo, teniendo en cuenta siempre, el imperativo de asegurar un adecuado balance entre los aspectos económicos, sociales y ambientales, como pilares del desarrollo sostenible. Esta perspectiva resulta esencial para producir resultados que redunden en el bienestar de las presentes y futuras generaciones, y contribuyan efectivamente al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63