Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 5 de noviembre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 47: Cuestiones de política macroeconómica a) Comercio internacional y desarrollo

 

Señora Presidenta:

Mi delegación se asocia a la declaración realizada por Antigua y Barbuda en nombre del Grupo de los 77 y China.

1. La caracterización del comercio como motor de desarrollo aporta el fundamento de los principales procesos y acuerdos multilaterales sobre la materia. Esta caracterización está en el corazón de las negociaciones iniciadas en 2001 en el contexto de la Organización Mundial de Comercio que, en efecto, se conocen como la Ronda de Desarrollo de Doha. Así mismo, el tema se enfatizó y abordó específicamente en el aparte II (C) del Consenso de Monterrey, cuyo seguimiento representa una de las más desafiantes tareas de la Asamblea General en 2008.

2. El espíritu de estos procesos indica, entonces, que la evolución del sistema multilateral de comercio debe medirse y orientarse en función de su capacidad de promover el avance del mundo en desarrollo. En esta perspectiva, la búsqueda de un sistema comercial cada vez más equitativo, no discriminatorio, basado en normas y efectivamente abierto, debe trascender consideraciones limitadas de mercado, que obstaculizan la realización de propósitos superiores con los que todos los Estados miembros nos hemos comprometido.

3. Colombia destaca en este punto, el informe del Secretario General (A/63/324), que señala el comercio como un componente indispensable para la consolidación de la alianza mundial acordada para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El comercio constituye, en esa perspectiva, un componente tan importante como la asistencia, la financiación, la inversión y la tecnología para el desarrollo.

Señora Presidenta:

4. Han transcurrido ya siete años desde el inicio de la Ronda de Doha y nos encontramos ante uno de sus momentos más difíciles, luego de que la llamada "mini-reunión ministerial", realizada en julio de este año, no lograra los resultados esperados. Colombia, como miembro activo de la OMC, expresa su preocupación frente al estancamiento de este proceso y reitera su compromiso de participar constructivamente en la búsqueda de un resultado pronto y equilibrado de las negociaciones. Un resultado que se traduzca, principalmente, en la mejora de las condiciones de acceso de los bienes y servicios de exportación de los países en desarrollo.

5. La crítica situación actual de la economía mundial evidencia aún más la necesidad de avanzar en esa dirección y, concretamente, la importancia de afrontar los desequilibrios del sistema multilateral de comercio.

6. Con miras a enfrentar el problema alimentario mundial, la reducción de medidas proteccionistas y subsidios agrícolas por parte de los países desarrollados, adquiere hoy un sentido de urgencia. Estas distorsiones han desestimulado notoriamente la inversión y el crecimiento de los sectores agrícolas en los países en desarrollo. En sentido similar, el establecimiento de subsidios internos y restricciones a las exportaciones de alimentos en respuesta a la problemática actual, podría generar ineficiencias adicionales en el comercio internacional, que pueden resultar aún más costosas en el largo plazo.

7. Asegurar un mejor acceso a los productos provenientes de los países en desarrollo, también debe entenderse como un componente fundamental de las estrategias internacionales para mitigar los efectos multiplicadores de la crisis financiera, que pueden reflejarse en una reducción del volumen mundial de importaciones. Los acuerdos comerciales, incluidos aquellos de carácter interregional pueden jugar un papel clave en este contexto.

Señora Presidenta:

8. Mi delegación quisiera concluir subrayando la relevancia de la Conferencia Internacional de Seguimiento sobre la Financiación para el Desarrollo, a realizarse en tres semanas en Qatar. Como ocasión para reafirmar de manera integral los compromisos adquiridos en Monterrey, ese encuentro también resulta oportuno para ratificar la importancia de la liberalización comercial como un elemento primordial de las estrategias nacionales de desarrollo, crecimiento económico y generación de empleo.

9. En esa perspectiva, el documento de resultados de Doha, que actualmente es objeto de negociación, debe abordar los obstáculos que han impedido el logro de los objetivos acordados 2002 en materia de comercio internacional. Es prioritario para todos, aprovechar la Conferencia con el fin de reafirmar esos propósitos, e impulsar las acciones que permitan avanzar hacia un sistema comercial internacional al servicio del desarrollo.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63