Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 13 de octubre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 56: Adelanto de la Mujer

 

Señor Presidente:

Mi delegación se suma a la declaración realizada por Antigua y Barbuda en nombre del Grupo de los 77 y China, y por México en representación del Grupo de Río.

Colombia considera la promoción del adelanto de la mujer como un factor determinante en la realización de los derechos humanos y del desarrollo social y económico. Agradecemos los informes presentados a esta Asamblea que enfatizan en la eliminación de la violencia contra la mujer. Reconocemos positivamente el proceso consultivo desarrollado por la Secretaría, que le permitió conocer avances, retos y prácticas exitosas y formular importantes recomendaciones. El Gobierno de Colombia presentó datos relevantes a la Secretaría durante la elaboración de estos informes.

Señor Presidente:

Mi delegación coincide con la visión del Secretario General, sobre la necesidad de incorporar una perspectiva integral en la prevención y respuesta frente a la violencia contra la mujer. Este enfoque debe incluir la promoción de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer en los marcos legales, planes y políticas aplicados por los Estados.

Apoyada en esta visión, Colombia ha incorporado de manera transversal el enfoque de género en los distintos componentes del Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010, incluidas las estrategias de empleo, equidad social y reducción de la pobreza. También, se ha fortalecido la legislación que promueve el empoderamiento de la mujer en diversos ámbitos. Estas acciones son determinantes para reducir factores de vulnerabilidad frente a la violencia.

Así mismo, la Política de Seguridad Democrática aplicada desde 2002 ha reducido progresivamente la violencia terrorista y todas las formas de criminalidad, consolidando un nuevo panorama de confianza y estabilidad en Colombia. La desmovilización de más de 48 mil ex integrantes de grupos armados ilegales, es otro factor positivo en la disminución de la violencia. Se continúa fortaleciendo la política de atención a desplazados internos, que recibe un presupuesto de 500 millones de dólares anuales, y aplica un enfoque diferencial de género en la protección, asistencia y estabilización socioeconómica de las personas afectadas. Y avanza, así mismo, la formulación participativa del Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos, con perspectiva de género, que permitirá consolidar estrategias de protección a la vida e integridad personal.

Como lo reconoce el Secretario General, es también fundamental fortalecer leyes y planes de acción específicos para enfrentar la violencia contra la mujer. En Colombia existen desarrollos recientes en esta línea, que han sido posibles gracias al compromiso de las distintas ramas y entidades del Estado y la sociedad civil.

Entre ellos, la ley que eleva la sanción para la violencia intrafamiliar. Contempla incluso una pena mayor cuando la víctima es mujer, y asegura que el enjuiciamiento de este delito procede aunque no exista denuncia del afectado.

La legislación para prevenir la trata de personas, fortalecer la acción judicial contra este nefasto crimen y proteger a sus víctimas, ha permitido consolidar la capacidad estratégica de respuesta de las instituciones nacionales y locales.

El Código de Infancia y Adolescencia, formulado igualmente con perspectiva de género, contempla medidas de protección integral, prevención, sanción estricta a la violencia contra niños y niñas, y restitución de los derechos vulnerados.

Otro ejemplo de las acciones afirmativas corresponde a la política "Mujeres Constructoras de Paz y Desarrollo" liderada por la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer. Una de sus áreas de intervención es la prevención de la violencia contra las mujeres. El Plan para la Defensa de los Derechos de la Mujer ante la Justicia, las redes comunitarias de mujeres contra la violencia, y diversas estrategias de sensibilización también han contribuido a impulsar la agenda nacional en este tema.

La lucha contra la impunidad ha recibido especial atención en los informes del Secretario General. En este aspecto, además de penas rigurosas y de medidas legales de reparación, es fundamental fortalecer la capacidad de las instituciones responsables de la aplicación de la ley.

En el caso de Colombia, en los últimos tres años se ha implementado el nuevo sistema acusatorio, que genera mayor celeridad y eficacia en los procesos penales, y ofrece mejores garantías a las víctimas. El Poder Judicial realiza además capacitación a sus funcionarios en temas de género y promueve el acceso más efectivo de las mujeres a la justicia.

Adicionalmente, la legislación especial de Justicia y Paz que se aplica en la desmovilización de grupos armados ilegales, ha permitido avances significativos en el conocimiento de la verdad y en reparación a víctimas, atendiendo necesidades especiales de mujeres y niñas.

La información sobre violencia de género es también decisiva para el diseño de respuestas. Así lo ha demostrado el Observatorio de Asuntos de Género que hace seguimiento a la aplicación de leyes y políticas nacionales, y que incluye la investigación y sistematización de datos relacionados con la violencia.

Señor Presidente:

La cooperación internacional resulta particularmente valiosa para apoyar las acciones nacionales de prevención de la violencia contra la mujer, atención integral y reparación a las víctimas, y para fortalecer las capacidades de los Estados en la lucha contra la impunidad. Las Naciones Unidas pueden jugar un papel central en este campo.

Las decisiones que se adopten en las resoluciones de la Asamblea General, en los temas de adelanto de la mujer y coherencia del sistema, deben encaminarse a fortalecer esa capacidad de cooperación. La contribución de las Naciones Unidas, de manera acorde con las prioridades nacionales, se traduciría en un apoyo cada vez más tangible a las acciones en favor de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer. Colombia da la bienvenida a la continuación de estos esfuerzos conjuntos de cooperación y coordinación.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63