Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 28 de octubre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Promoción y Protección de los Derechos Humanos

 

Señor Presidente:

En línea con la Constitución Política y los instrumentos internacionales ratificados por el Estado, Colombia ha asumido al más alto nivel del Gobierno y de todas las autoridades públicas su compromiso con la garantía y protección de los derechos humanos.

Mi delegación quisiera destacar las medidas y acciones relevantes en este campo, que han sido posibles gracias al trabajo coordinado de todas las instituciones, en cooperación con la sociedad civil.

La perspectiva de derechos humanos se ha incorporado progresivamente en el país, en los planes de desarrollo de todos los niveles territoriales. Estos planes constituyen el marco de las distintas políticas públicas del Estado y resultan esenciales en la realización de los derechos humanos.

Otro avance importante se refiere a la formulación del nuevo Plan Nacional de Acción de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario DIH, dentro de un proceso participativo y con el apoyo de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Sus cinco ejes temáticos se relacionan con el fortalecimiento de una cultura de derechos humanos, protección a la vida y la integridad personal, lucha contra la discriminación, diversas políticas sociales y administración de justicia.

Una de las prioridades del Gobierno ha sido la implementación de la Política de Seguridad Democrática, que ha contribuido a consolidar un entorno propicio para el ejercicio de los derechos y el funcionamiento de las instituciones democráticas.

El proceso de desmovilización y reintegración de miembros de grupos armados ilegales, es otro factor decisivo en este sentido. En el marco de la Ley de Justicia y Paz, que incluye compromisos de verdad, justicia y reparación, las víctimas de los grupos armados ilegales han dejado atrás el temor, y hoy encuentran garantías para reclamar el restablecimiento y reparación de derechos vulnerados.

Se implementa, así mismo, la Política Integral de Derechos Humanos y DIH para la Fuerza Pública, elaborada por el Ministerio de Defensa, en línea con recomendaciones de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos. A esta política se suma la modernización de la legislación penal militar, el desarrollo de investigaciones en todo tipo de denuncias y la consolidación de las atribuciones propias de la jurisdicción ordinaria. El respeto de las libertades en medio de la lucha contra el terrorismo es principio esencial en la observancia de los derechos humanos.

El fortalecimiento institucional y presupuestal de la justicia es otro esfuerzo notable, que resulta decisivo en la lucha contra la impunidad. En seis años, los recursos destinados a la rama judicial han aumentado más del 66%. Se han consolidado los programas de protección a víctimas, testigos y funcionarios judiciales en los procesos penales. Por otro lado, el nuevo sistema penal oral acusatorio que se ha implementado desde 2005, permite avanzar hacia una justicia garantista, más eficiente y eficaz, protectora de los derechos de las víctimas.

En Colombia se aplican igualmente, estrategias de prevención a las violaciones de los derechos humanos, que incluyen sistemas de alertas tempranas y programas de protección. Se ha reforzado la protección de líderes sindicales, maestros y periodistas. El Gobierno brinda seguridad individual a más de 8.600 ciudadanos; de ellos, cerca de 1.500 están vinculados a sindicatos.

Quisiera reiterar el compromiso del Estado en la lucha contra la impunidad en crímenes que han afectado a sindicalistas. Entre 1991 y 2001, sólo hubo 2 condenas en este campo. Gracias a los esfuerzos de los años recientes en materia de presupuesto y fortalecimiento de la justicia, 199 personas han sido condenadas por asesinato de trabajadores. De las 123 sentencias ejecutoriadas 85 se realizaron en los últimos 3 años.

De otra parte, el Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos busca, mediante la educación formal e informal, asegurar que el ejercicio de los derechos sea una práctica cotidiana en todos los ámbitos. La ejecución de este Plan, liderado por el Ministerio de Educación, comenzó en 2006 con un plan piloto en 7 departamentos del país.

Una muestra del compromiso en esta área fue la realización de la Conferencia Regional "Medios, Educación y Cultura en Derechos Humanos", celebrada en Colombia, con el apoyo de UNESCO para conmemorar el 60º Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Señor Presidente:

Colombia es un país abierto en el contexto nacional e internacional a la vigilancia, la crítica y el debate, en materia de derechos humanos. El país se encuentra al día en la presentación de informes ante los distintos Comités de Tratados Internacionales de Derechos Humanos.

Respaldamos la nueva institucionalidad de Naciones Unidas en este campo. En particular, el Examen Periódico Universal al que Colombia se ha presentado en forma voluntaria. El informe nacional que será analizado en el Consejo de Derechos Humanos en diciembre próximo, se preparó dentro de un enfoque participativo, con importante cooperación entre las tres ramas del Estado, los organismos autónomos de control y la sociedad civil.

La cooperación de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos en el país se ha extendido nuevamente hasta octubre de 2010. La interlocución abierta y constructiva con esta Oficina, y su apoyo técnico, contribuyen a fortalecer las capacidades nacionales para avanzar en este frente.

Las Naciones Unidas y la comunidad internacional tienen un papel significativo en el afianzamiento de la cooperación con los Estados para la promoción y protección de los derechos humanos. Una cooperación objetiva, sustentada en el reconocimiento de las realidades nacionales, los retos y dificultades, así como los avances y los compromisos de los Gobiernos, resulta decisiva para la realización plena de los derechos y libertades, uno de los propósitos fundamentales de la Organización.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63