Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 31 de octubre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas,Tema 58. Informe del Consejo de Derechos Humanos

 

Señor Presidente:

Mi delegación reconoce positivamente que la Plenaria haya permitido una vez más a la Tercera Comisión considerar el resultado del trabajo temático del Consejo de Derechos Humanos y evaluar las recomendaciones sustantivas que este órgano ha formulado a la Asamblea General.

Colombia quiere igualmente destacar el conjunto de resoluciones y decisiones sustantivas adoptadas por el Consejo durante el período cubierto por el informe presentado ante esta Asamblea, así como la puesta en marcha del mecanismo periódico de examen universal en derechos humanos.

Las resoluciones adoptadas han permitido avanzar en el proceso de construcción institucional. Los mandatos contenidos en esas resoluciones cubren temas de particular relevancia en la agenda de derechos humanos. Es indispensable que el cumplimiento de las funciones asignadas a los distintos procedimientos especiales, incluidas las de examen, seguimiento, asesoría y presentación de informes, se enmarque en el código de conducta que rige esas actividades. Podremos, de este modo, promover un diálogo objetivo, constructivo y transparente, así como una mayor eficacia en la labor desarrollada por el Consejo.

Las resoluciones temáticas adoptadas durante los cuatro períodos ordinarios que abarca el informe, ofrecen un significativo marco de estándares y disposiciones que sirven de guía para las acciones nacionales y la cooperación internacional. Son también relevantes las recomendaciones para que esta Asamblea adopte decisiones intergubernamentales de carácter universal que permitan el avance del derecho internacional en este campo.

Señor Presidente:

Mi delegación observa con interés el progreso en la implementación del mecanismo de examen periódico universal. Guardamos la expectativa de que los compromisos asumidos por los Estados en el marco de este instrumento permitan avances concretos en la situación de los derechos humanos en el mundo.

En una manifestación clara de transparencia, voluntad política y cooperación con el sistema de Naciones Unidas, Colombia se ha presentado de manera voluntaria al mecanismo de examen universal. El país será objeto de su aplicación en el próximo mes de diciembre. En septiembre pasado se presentó el informe nacional requerido para el efecto, incluida la lista de compromisos voluntarios.

El informe nacional fue el resultado de un amplio proceso de consultas internas y de divulgación, con importante cooperación entre las tres ramas del Poder Público, los órganos autónomos de control y la sociedad civil. Así mismo, se promovieron consultas con los Estados que integran el grupo de países cooperantes con Colombia G-24 que apoya diversas iniciativas nacionales en derechos humanos. La Oficina en Colombia de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos también fue consultada.

Para mi país, el proceso de preparación para el examen periódico universal ha dejado una experiencia importante, tanto por el marco de evaluación internacional en el que se ha realizado, como por la oportunidad que ha representado para la autorreflexión. El proceso ha contribuido a identificar, a partir de análisis internos, nuevas acciones y compromisos que permitan avanzar en el cumplimiento de la misión fundamental del Estado en la promoción y protección de los derechos humanos.

Esos compromisos y acciones complementarán las políticas nacionales que se impulsan desde los más altos niveles del Estado para la realización y defensa de los derechos humanos. Incluidas, entre otras, las relacionadas con el desarrollo social y la reducción de la pobreza, la consolidación de la seguridad para enfrentar todas las formas de violencia, el fortalecimiento de la justicia y las instituciones democráticas, la atención a víctimas de situaciones humanitarias y la promoción de derechos de poblaciones vulnerables, así como la educación y formación en derechos humanos.

En este contexto, es también oportuno destacar los resultados, sin precedentes, alcanzados por el Gobierno Nacional, durante los seis años de aplicación de la política de seguridad democrática. Esta política ha estado fundamentada en principios de eficacia, con transparencia y juridicidad, así como de cero tolerancia frente a las violaciones de derechos humanos.

Con total decisión, el Presidente de la República y sus Ministros, continúan adoptando las órdenes y directivas que permitan asegurar la integridad, moralidad y legitimidad de las instituciones. En esa perspectiva, el apoyo a la labor de las autoridades judiciales y órganos autónomos de control, y al ejercicio de su mandato constitucional, resulta también esencial como contribución a la protección y defensa de los derechos humanos.

Las medidas para la prevención de las violaciones de los derechos humanos, la acción institucional contra la impunidad, y la protección y reparación a las víctimas, son prioridades adicionales en el compromiso del Estado colombiano en este campo.

Señor Presidente:

Colombia otorga especial importancia al propósito de las Naciones Unidas de promover el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales. El diálogo constructivo y la cooperación internacional son los medios idóneos para apoyar y promover avances significativos en el nivel nacional, como complemento de las políticas gubernamentales.

El Consejo de Derechos Humanos ha sido creado con esta visión, que también consulta la Carta de la Organización. Colombia ha respaldado al Consejo desde su creación, con la expectativa de que su funcionamiento, orientado por los principios de universalidad, imparcialidad, objetividad y no selectividad, permita fortalecer la acción de las Naciones Unidas en la promoción de los derechos humanos en todas las regiones del mundo. Mi país se mantendrá fiel a ese enfoque y a estos principios.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63