Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 4 de noviembre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados

 

Señor Presidente:

Colombia reconoce la importancia de la labor del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ACNUR, en el apoyo a las acciones nacionales para la protección de los refugiados, solicitantes de asilo, apátridas, desplazados internos y retornados. Hemos tomado nota de su informe y de las consideraciones relacionadas con los retos de su mandato.

Entre ellas, resultan de interés las evaluaciones sobre la seguridad del personal humanitario y el efecto de la crisis de precios de los alimentos en la asistencia humanitaria en distintas regiones del mundo.

También, el impacto directo o indirecto del cambio climático, y los posibles desplazamientos internacionales atribuibles a este fenómeno. Este es un asunto que amerita un análisis adicional, a la luz de los instrumentos jurídicos internacionales existentes y del mandato de las entidades que desarrollan funciones de asistencia humanitaria.

En relación con los esquemas de colaboración y las alianzas del ACNUR, el informe menciona la participación de esta agencia en los esquemas de trabajo por grupos temáticos aplicados en determinados contextos y en el modelo Unidos en la Acción. Es importante reiterar que estos enfoques se aplican en algunos países y no existe un modelo de coordinación único aplicable en todos los contextos.

Para Colombia, reviste importancia el acompañamiento que el ACNUR ha ofrecido al Estado en la atención del problema del desplazamiento y en actividades relacionadas con el refugio.

Es de señalar, en ese sentido, que han existido diferencias en relación con los criterios utilizados entre el Gobierno y la oficina del ACNUR al definir las cifras de población colombiana refugiada y de desplazados internos.

Las estimaciones sobre desplazamiento interno incluidas en el documento A/63/12 abarcan datos acumulados de más de 11 años. Esta cifra acumulada no permite considerar los retornos ni los casos exitosos de integración social; tampoco, la significativa reducción anual de nuevos desplazamientos desde 2002, como resultado de la recuperación de la seguridad en el país. Es importante, en consecuencia, unificar criterios en las mediciones del desplazamiento y de los flujos de refugio, para diseñar respuestas cada vez más adecuadas a las necesidades existentes.

Señor Presidente:

La Asamblea General ha reconocido la responsabilidad y el papel primario de los Estados afectados, en la iniciación, coordinación e implementación de la asistencia humanitaria en sus territorios, incluida la atención y protección a personas internamente desplazadas.

En cumplimiento de su responsabilidad, el Estado colombiano ha desarrollado legislación, jurisprudencia y políticas para la protección y asistencia de la población desplazada.

Estas políticas, de carácter integral, incorporan componentes de prevención, atención humanitaria de emergencia, estabilización e integración social y económica de los hogares en los lugares de origen, o en los lugares de reubicación. En desarrollo de las mencionadas políticas, las acciones incluyen, entre otras, asistencia alimentaria, acceso prioritario a servicios de salud y educación, subsidios para vivienda, proyectos productivos y de generación de ingresos, e inclusión en programas sociales del Estado.

El presupuesto para los programas ejecutados por las quince entidades que conforman el Sistema Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada asciende a un valor cercano a los 500 millones de dólares anuales.

Actualmente, 260 mil familias desplazadas hacen parte del programa Familias en Acción que asigna un subsidio estatal, en función de requisitos de educación y nutrición infantil; Este año, 83 mil familias han sido vinculadas a proyectos de generación de ingresos y 288 mil niños son atendidos por el sistema educativo estatal. En el período 2006-2008, 557 mil desplazados se han afiliado al sistema de salud.

La Agencia Presidencial para la Acción Social, lidera la coordinación del programa y trabaja de forma permanente para proporcionar una mejor respuesta, conforme a las necesidades específicas y atendiendo lineamientos legales y decisiones de la Corte Constitucional.

Para este efecto, existe articulación de las instituciones del Estado, incluidas las gobernaciones y alcaldías de departamentos y municipios, y participación de las organizaciones de población desplazada. Además, el Gobierno lidera un mecanismo de coordinación llamado Plenaria Nacional Humanitaria. En este mecanismo, participan actores relevantes que ofrecen asistencia humanitaria, incluidos gobiernos locales, organismos internacionales y organizaciones de la sociedad civil. Se busca así fortalecer los lazos y la coordinación con entidades cooperantes, como requisito esencial para asegurar coherencia, evitar duplicidad y dispersión en las acciones, y promover un uso eficiente de los recursos.

Señor Presidente:

Colombia comparte la visión del Alto Comisionado sobre la necesidad de hacer realidad medidas que promuevan la sostenibilidad de las soluciones de integración local, retorno o reasentamiento de las personas.

Es importante ofrecer posibilidades para la estabilización socioeconómica duradera y sostenible de los refugiados, asilados, desplazados, retornados, y demás personas en necesidad de protección. En ese contexto, cobra especial importancia el fortalecimiento de la cooperación entre las agencias del sistema de las Naciones Unidas y los Estados, especialmente en la etapa de transición del socorro al desarrollo de las poblaciones afectadas. El objetivo debe ser la creación de condiciones para que estas personas puedan valerse por sus propios medios y reconstruir sus proyectos de vida con dignidad y con garantías para la plena realización de sus derechos humanos.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63