Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 9 de octubre de 2008)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema98: Fiscalización Internacional de Drogas

 

Señor Presidente:

Mi Delegación agradece la presentación del Director Ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito, Sr. Antonio Maria Costa, y reconoce su importante labor al frente de esta Oficina.

El Informe Mundial sobre Drogas 2008 de la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Delito -ONUDD- confirma que las acciones desplegadas por la comunidad internacional para combatir el problema mundial de las drogas han logrado contener este flagelo en los últimos diez años. El Informe advierte, sin embargo, que para lograr una reducción generalizada del problema es necesario prestar mayor atención a la reducción de la demanda de drogas y, a la promoción del desarrollo y la seguridad en los países afectados por la producción.

Colombia comparte esta afirmación. Sólo en la medida en que se logre un equilibrio entre las acciones encaminadas a reducir tanto la oferta como la demanda de drogas, se podrá avanzar de manera más eficiente y progresiva en la lucha contra el problema.

Señor Presidente:

Pocos países como el nuestro han sido afectados por el fenómeno devastador de las drogas ilícitas, en materia social, ambiental y de seguridad. El Estado Colombiano invierte grandes recursos humanos y financieros para combatir este grave problema. Durante 2007, se erradicaron 153.000 hectáreas de cultivo de coca por aspersión aérea y 66.000 de forma manual. En ese mismo año, el 20% de las incautaciones de cocaína en el mundo se realizaron en mi país. Entre enero y agosto de 2008 se erradicaron cerca de 160.000 hectáreas. Esta cifra constituye un récord respecto de años anteriores.

Además del componente de erradicación forzosa, el desarrollo alternativo es otro pilar de la política de Colombia contra las drogas. El desarrollo alternativo es un elemento esencial para consolidar, en el largo plazo, la sostenibilidad de las zonas rescatadas de la influencia de los cultivos ilícitos. La estrategia en esta área incluye dos iniciativas: el Programa de Familias Guardabosques, que involucra comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes localizadas en ecosistemas ambientalmente estratégicos; y el Programa de Proyectos Productivos, que beneficia a comunidades que han tomado la decisión de erradicar voluntariamente los cultivos ilícitos.

Estos programas buscan la generación de alternativas productivas lícitas para el sustento familiar y de ingresos estables. Al mismo tiempo, mejora la seguridad alimentaria de los campesinos y comunidades, mediante el uso sostenible de los recursos naturales. Desde su creación en 2003, el Programa de Familias Guardabosques ha beneficiado a un total 97.500 familias.

Crear entornos sostenibles para la población que abandona los cultivos ilícitos, y generar desarrollo social y económico, requiere de inversión nacional y de cooperación internacional.

En su informe sobre el panorama general y los progresos logrados en el cumplimiento de las metas establecidas en la Declaración Política aprobada por la Asamblea General en su vigésimo período extraordinario de sesiones, el Director Ejecutivo de la ONUDD reporta una disminución en el número de Estados que prestan asistencia a programas de desarrollo alternativo. Informa también que uno de los mayores obstáculos para la aplicación de este tipo de programas es la ausencia de recursos. Colombia aboga por un mayor compromiso de los países donantes en los proyectos de desarrollo alternativo, incluyendo el acceso preferencial a los mercados para los productos provenientes de estas iniciativas.

Señor Presidente:

La política antidrogas de Colombia y los resultados obtenidos demuestran el compromiso con que hemos asumido la lucha contra el problema mundial de las drogas. Ninguno de estos esfuerzos logrará traducirse en una disminución real del problema sin la debida aplicación del principio de responsabilidad compartida.

Nuestro país quiere reafirmar que el Problema Mundial de las Drogas es un asunto con dimensiones globales que afecta a la comunidad internacional. Resulta fundamental hacer realidad, de forma concreta y eficiente, el principio de responsabilidad compartida y fortalecer la cooperación internacional para abordar, de modo sistémico, este problema que trasciende el ámbito nacional y regional.

Colombia reitera su disposición indeclinable a continuar trabajando a nivel bilateral, regional y multilateral, mediante acciones eficaces de coordinación y cooperación que atiendan la naturaleza dinámica y cambiante de esta amenaza global. En este sentido, mi país considera esencial que durante el seguimiento a la Vigésima Sesión Extraordinaria de la Asamblea General sobre el Problema Mundial de las Drogas, los Estados Miembros reafirmen la vigencia del principio de responsabilidad compartida y su compromiso con el tratamiento integral y equilibrado que debe darse al problema, en un marco de cooperación internacional.

En este ultimo aspecto, la labor de la ONUDD resulta esencial como órgano técnico encargado de asistir a los Estados miembros en el cumplimiento de sus compromisos internacionales. Es necesario que la Oficina mantenga interlocución directa y periódica con los Estados para que sus informes reflejen, desde una perspectiva más integral y coordinada, los esfuerzos y avances nacionales.

Señor Presidente:

La comunidad internacional no debe limitarse a contener el problema. El propósito debe ser doblegar este flagelo, así como las actividades criminales que le sirven de sustento, entre ellas el lavado de activos y el tráfico ilícito de armas de fuego.

Mi delegación reitera su disposición a participar constructivamente en las tareas encomendadas a la Tercera Comisión sobre este importante tema, y en las discusiones del proyecto de resolución que ha sido elaborado con ese propósito.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 63