Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 23 de octubre de 2009)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 60: Desarrollo agrícola y seguridad alimentaria

 

Señor Presidente:

Mi delegación se asocia a la declaración presentada por Sudán en nombre del Grupo de los 77 y China, así como a la intervención realizada por México en nombre de los países del Grupo de Río.

1. Como lo indica el informe del Secretario General, la situación provocada por los elevados precios de los alimentos en 2008, evidenció la necesidad de abordar el problema de la seguridad alimentaria global de una manera sistemática, estratégica y eficaz. El preocupante panorama de un mundo con más de mil millones de personas con hambre, muestra la necesidad de una acción urgente para aliviar la situación.

2. Esta urgencia se fundamenta, además, ante las perspectivas del impacto que generan en la producción de alimentos, la situación económica mundial y las diversas presiones ambientales de nuestro tiempo, en particular, las derivadas del cambio climático.

3. En el campo macroeconómico, Colombia subraya la necesidad de proyectar sólidas estrategias que permitan avanzar hacia un sistema de comercio multilateral libre y justo, así como promover mayor inversión en la agricultura y el desarrollo rural. Comercio e inversión son dos áreas que se refuerzan mutuamente, como factores vitales para superar la actual crisis. Los desequilibrios y distorsiones existentes en el comercio mundial afectan el acceso de los productos agrícolas de los países en desarrollo a los mercados internacionales y la estabilidad de precios, y en consecuencia, desestimulan la inversión pública y privada en el sector agrícola.

4. En materia ambiental, se requiere profundizar las estrategias colectivas para fortalecer el apoyo a las acciones nacionales encaminadas al aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, con aumento de la productividad. Así mismo, resulta imperioso otorgar prioridad a la atención de las necesidades de adaptación al cambio climático de los países en desarrollo. Especialmente, aquellos que por sus condiciones geográficas particulares son más vulnerables, como es el caso de Colombia, que presenta en Latinoamérica el promedio más alto de incidencia de desastres naturales relacionados con eventos climáticos.

5. Pero atender los diversos desafíos económicos y ambientales no bastará para fortalecer la seguridad alimentaria. Teniendo en cuenta que existe producción suficiente para alimentar a toda la población mundial, las estrategias deben ir más allá del aumento sostenido de la oferta. Se requieren acciones en todos los niveles para mejorar el acceso de las personas a los alimentos y la atención prioritaria de los sectores más vulnerables, incluidos los niños y adultos mayores. Adicionalmente, se debe mantener y reforzar la cooperación internacional, en coordinación con los gobiernos de los países afectados, para la provisión de alimentos en el contexto de la asistencia humanitaria ante todo tipo de emergencias.

Señor Presidente:

6. Colombia está plenamente comprometida con el continuo fortalecimiento de la seguridad alimentaria de sus ciudadanos. Nuestra política se centra en el objetivo de asegurar una oferta suficiente y estable, así como el acceso, consumo y aprovechamiento de alimentos de calidad por todos los sectores de la población. Este objetivo se concreta con metas específicas en distintas áreas, como el aumento de la cobertura en alimentación escolar, la reducción de la desnutrición y la anemia, el incremento de la duración de lactancia materna, el aumento de la superficie agrícola cosechada y la disminución a la vulnerabilidad en la producción agroalimentaria ante eventos climáticos adversos.

7. Esta política está apoyada por varios principios:

La realización del derecho a la alimentación, como factor para el ejercicio de otros derechos y libertades.

La equidad social.

La sostenibilidad y la consideración de circunstancias ambientales que comprometen la seguridad alimentaria y la supervivencia de futuras generaciones.

Y el respeto a la identidad y diversidad cultural en relación con los modos de producción, consumo y comercialización de alimentos propios de cada población.

8. Colombia dispone de una oferta alimentaria suficiente, con tendencia creciente desde los años 90. Esta tendencia no se ha visto afectada por el positivo avance en la producción de biocombustibles a partir de caña de azúcar y palma africana, que ha estimulado la inversión y el desarrollo rural. Así mismo, el Gobierno sigue firme en su propósito de alcanzar el Objetivo del Milenio relativo a la reducción de personas con hambre en el país.

Señor Presidente:

Permítame, al finalizar, asegurarle la activa participación de mi delegación en las discusiones relativas a las estrategias y acciones colectivas para fortalecer la seguridad alimentaria mundial, así como el papel de las Naciones Unidas en el logro de este objetivo vital.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 64