Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Segunda Comisión

(Nueva York, 2 de noviembre de 2009)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 53. Desarrollo Sostenible

 

Mi delegación se asocia a la declaración realizada por Sudán en nombre del Grupo de los 77 y China, y a la intervención presentada por México en nombre de los países del Grupo de Río.

Señor Presidente:

1. Es difícil identificar otro momento de la historia como el presente, en el que la humanidad haya tenido que enfrentar desafíos tan numerosos y significativos derivados de su relación con el medio ambiente.

2. Entre ellos, la dependencia de recursos naturales escasos, el deterioro ambiental resultante de actividades encaminadas a asegurar el desarrollo, las consecuencias negativas de escala global que conlleva, y la falta de capacidad para contrarrestar y asimilar esas consecuencias.

3. Sin duda, el cambio climático es el fenómeno que resume de forma más evidente los retos mencionados, así como la necesidad de generar soluciones oportunas, duraderas y colectivas, bajo el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

4. Para Colombia, con su altísimo grado de vulnerabilidad, la lucha contra el cambio climático constituye una prioridad nacional. El país presenta el promedio más alto de Latinoamérica en la incidencia de desastres naturales relacionados con el clima en los últimos 30 años. Tan sólo las tragedias invernales de 2008 dejaron más de un millón de personas afectadas y graves efectos productivos. La inversión que ha hecho el Estado en prevención y atención de desastres desde 2005 es superior a 1,8 billones de dólares.

5. Entre otros factores de vulnerabilidad, se incluyen el hecho de contar con 28 islas, con más de 100 mil habitantes en total, largas extensiones de litoral continental en el Caribe y el Pacífico, ecosistemas de alta montaña y la segunda reserva de biodiversidad del planeta.

Señor Presidente:

6. En contraste con la gravedad de la situación, la economía colombiana es relativamente limpia. Nuestro promedio de emisiones por punto del PIB es inferior al promedio Latinoamericano que, a su vez, es significativamente inferior al promedio mundial. Como lo afirmó el Presidente Álvaro Uribe en su discurso ante la Asamblea General "Colombia es productor neto de oxígeno y pequeño aportante de CO2".

7. En efecto, una de las mayores contribuciones a esta lucha mundial se refleja en la protección de más de 578 mil kilómetros cuadrados de selva, que es amazónica en gran extensión. Uno de nuestros programas insignias es "Familias Guardabosques", que ha vinculado a más de 90 mil familias rurales al trabajo colectivo de cuidar los bosques, mantenerlos libres del sembrado de cultivos ilícitos y vigilar su recuperación. En el programa, supervisado por Naciones Unidas, se han invertido más de 340 millones de dólares.

8. Consideramos que los incentivos para la reducción de emisiones por deforestación y degradación forestal en los países en desarrollo (REDD), deben reflejarse adecuadamente en el régimen bajo la Convención sobre Cambio Climático y el Protocolo de Kyoto. Se requiere un esquema flexible que permita un mayor reconocimiento de los enormes esfuerzos que realizan los países en los distintos niveles territoriales.

Señor Presidente:

9. Colombia confía en que la Asamblea será clara y creativa en la elaboración de un mensaje a la Conferencia de las Partes de Copenhague. Un mensaje alentador, que reafirme la necesidad de un acuerdo integral, justo y ambicioso.

10. Pero este no es el único mensaje positivo que esperamos de la Asamblea este año. De cara a la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica, a realizarse en Nagoya en 2010, es prioritario ratificar la necesidad de culminar y adoptar un régimen internacional sobre el acceso a recursos genéticos y distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de su uso. El régimen, que debe ser vinculante, es fundamental para combatir la biopiratería, proteger los conocimientos tradicionales y estimular la protección del patrimonio de biodiversidad con que cuentan países megadiversos como Colombia.

11. De otra parte, también esperamos que este período de sesiones sirva para alcanzar logros concretos en la discusión sobre la promoción de fuentes de energía nuevas y renovables. Es importante que la resolución sobre el tema vaya más allá de la repetición de redacciones acordadas y refleje adecuadamente los avances que se han dado en esta área en los niveles mundial, regional y nacional. La producción y uso sostenible de energías renovables representa un frente de acción fundamental para fomentar el desarrollo económico y social, así como para proteger el medio ambiente. En particular, como parte de las medidas para enfrentar el cambio climático. En el caso de mi país, el 87% de la energía se produce a partir de recursos hídricos y se han promovido políticas integrales para la producción y uso sostenible de biocombustibles. Actualmente, Colombia es el primer productor latinoamericano de biodiesel y el segundo de etanol. La producción se realiza a partir de caña de azúcar y palma africana, en armonía con la seguridad alimentaria.

Señor Presidente:

Permítame, al finalizar, reiterar el firme y constructivo compromiso de Colombia en las discusiones sobre desarrollo sostenible. El tratamiento integral del tema por parte de la Asamblea resulta vital para asegurar coherencia entre las medidas internacionales con miras a promover el bienestar ambiental mundial, así como la estabilización económica y avance social de los países. En especial, para recuperar el rumbo hacia el cumplimiento de los "Agenda del Milenio" y la reducción de la pobreza.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 64